que-es-la-irritacion-ocular-como-prevenirla-banoftal

Qué es la irritación ocular y cómo prevenirla

Qué es la irritación ocular y cómo prevenirla

La irritación ocular puede producirse cuando nuestros ojos entran en contacto con agentes externos que la producen. Las reacciones más comunes son el enrojecimiento y el lagrimeo del ojo, la sensación de quemazón y el picor. 

que-es-la-irritacion-ocular-como-prevenirla-banoftal

No obstante, a pesar de sus molestias, el ojo irritado es una de las afecciones más frecuentes de la salud ocular. Suele darse tras la exposición prolongada a las pantallas. 

Síntomas

Los síntomas más comunes de la irritación ocular son los siguientes:

  • Ojos rojos.
  • Lagrimeo.
  • Fatiga ocular. 
  • Sensación de arenilla bajo los ojos y necesidad de frotarnos los ojos. 

Causas

Las causas más comunes que provocan la irritación de los ojos son:

  • Las alergias.
  • Infecciones bacterianas o virales.
  • Agentes irritantes como los químicos que encontramos en productos como el maquillaje, o en el aire, como los agentes externos.
  • Sequedad ocular.

Como respuesta a estas causas, nuestros ojos se enrojecen, debido a que los vasos sanguíneos situados en la esclerótica (parte blanca del ojo) se hinchan y se dilatan. 

No obstante, la irritación ocular puede estar asociada a otras causas, como la alteración de las lágrimas. Por ejemplo, mayoritariamente en mujeres de mediana edad, se puede producir un fenómeno llamado el Síndrome del Ojo Seco, que reduce la calidad de las lágrimas y la cantidad. La sequedad ocular del Síndrome del Ojo Seco provoca irritación ocular. 

Cómo prevenir la irritación ocular

Algunos de las medidas que podemos tomar para reducir las posibilidades de contraer irritación ocular son:

  • Reducir el uso de la calefacción o el aire acondicionado.
  • Hidratarnos correctamente, bebiendo agua a menudo y aplicando gotas oftálmicas como Bañoftal Ojo Irritado.
  • Evitar la exposición al humo y al viento frío.
  • Tomar breves descansos durante el desempeño de actividades que requieran fijar la vista durante mucho tiempo (al menos tres minutos cada hora y media). Durante estos descansos, realizar ejercicios oculares (alternar el enfoque de la vista de cerca y de lejos).
  • No frotarnos los ojos. Hacerlo empeora los síntomas del ojo irritado.
  • Utilizar gafas de sol que protejan los ojos contra la exposición de los ojos a las radiaciones del sol. Exponernos al sol agrava las condiciones de irritación ocular.
  • Dormir regularmente, de 8 a 6 horas, el insomnio provoca irritación ocular y ojo seco, pues la falta de sueño hace que parpadeemos menos, y, por tanto, que los ojos reciban menos lubricación. 
  • Consumir alimentos que incluyan vitamina A.
  • En caso de trabajar con pantallas, mantenerlas a una distancia prudente y colocarlas a la altura de los ojos. Parar de vez en cuando para descansar los ojos.
  • Intentar contar siempre con luz natural cuando estemos trabajando o leyendo. El deslumbramiento de las pantallas puede afectar negativamente a la retina, hasta provocar el desprendimiento de esto. Debemos tener cuidado y no someter nuestros ojos a esfuerzos innecesarios. 

Dolencias asociadas a la irritación ocular:

Estas son algunas de las dolencias asociadas a la irritación ocular:

  • La blefaritis, que consiste en la inflamación del borde del párpado.
  • La conjuntivitis, que consiste en la inflamación o infección de la conjuntiva, causando así picor, escozor y el enrojecimiento del ojo.
  • Las úlceras corneales, como consecuencia de una infección bacteriana o viral.
  • La uveítis, que es la inflamación de la úvea (el iris, el coroides y el cuerpo ciliar).
  • Glaucoma: incremento de la presión ocular que provoca dolor extremo y, en los casos más graves, ceguera.

deshidratación-cómo-afecta-a-los-ojos-bañoftal

La deshidratación y cómo afecta a los ojos

La deshidratación y cómo afecta a los ojos

La deshidratación es un problema que afecta a todo el organismo. Durante el verano, debido al calor, sudamos más y perdemos más agua. Algunos de los efectos de la deshidratación son los dolores de cabeza, la somnolencia o los mareos. Sin embargo, la deshidratación también puede afectar nuestra salud ocular

deshidratación-cómo-afecta-a-los-ojos-bañoftal

Los síntomas suelen ser variados, desde la sequedad en la boca y la piel (a pesar del sudor), la sed y la alta presión arterial. En los ojos, la deshidratación se traduce en sequedad ocular, pues los ojos carecen de la lubricación suficiente en el lagrimal para mantenerse hidratados. Esto afecta también al funcionamiento de la vista. 

El Ojo Seco

La sequedad ocular u ojo seco ocurre cuando los conductos lagrimales no producen la suficiente cantidad de lubricación para mantener el ojo hidratado. También puede ocurrir que las lágrimas carezcan de algunos de los componentes que las conforman, causando que se sequen prematuramente. Esta sequedad ocular ocurre porque el cuerpo prioriza sus reservas de agua en función de la importancia de los órganos que la requieren. Si no contamos con la suficiente agua, los ojos son unos de las primeras partes del cuerpo que pierden la lubricación. 

El ojo seco causa sensación de arenilla tras el párpado, visión borrosa o enrojecimiento. 

A su vez, si utilizamos lentes de contacto, debemos tener en cuenta que estas también dependen de la hidratación de nuestros ojos, por lo que podrían secarse si sufrimos deshidratación ocular. No obstante, las lentillas con alto contenido de agua no solucionan el problema, ya que suelen ser más gruesas. La mejor opción es usar aquella que requiera menos agua. 

Visión Borrosa

La deshidratación también afecta a la visión. La fatiga ocular es una consecuencia de la falta de lubricación del párpado, que a su vez produce visión borrosa, dolores de cabeza y falta de rendimiento. La distorsión de la visión se debe a la falta de las lágrimas, ya sea por la deshidratación en sí o por estar mucho tiempo frente a las pantallas, lo que hace que parpadeamos menos. En ambos casos, es recomendable emplear gotas oftálmicas que hidraten nuestros ojos. En Bañoftal contamos con Bañoftal Ojo Seco.

No obstante, la visión borrosa no es solo un indicador de fatiga ocular, sino de otros problemas más graves, como el desprendimiento de la retina, las cataratas, la degeneración macular y la inflamación del nervio óptico, que pueden desembocar en la pérdida total de la visión. En caso de padecer visión borrosa repentina, sin ningún otro síntoma que indique deshidratación, es recomendable acudir al oftalmólogo lo más rápido posible. 

Manchas oculares

La deshidratación también puede provocar la aparición de manchas en el campo de visión, y ocurre cuando el humor vítreo (la sustancia que se encuentra dentro del ojo) se solidifica. Como la mayoría de su composición contiene agua, la deshidratación es, por tanto, una de las causas principales que provoca la aparición de las manchas en la visión, puesto que la sustancia empieza a cobrar forma sólida en algunas partes del ojo debido a la falta de agua.

Recomendaciones

  • Beber mucha agua, especialmente durante el verano. Beber agua previene las manchas oculares y elimina las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Descansar regularmente, especialmente de la exposición a las pantallas y a la luz azul.
  • Evitar el uso excesivo del aire acondicionado o los ventiladores.
  • Utilizar gotas oftálmicas para aliviar los síntomas de la deshidratación. 

cómo-afecta-insomnio-salud-ocular-bañoftal

¿Cómo afecta el insomnio a la salud ocular?

¿Cómo afecta el insomnio a la salud ocular?

Con el calor del verano a veces resulta imposible conciliar el sueño durante la noche, y la falta de sueño puede tener consecuencias graves para todo nuestro organismo. Sin embargo, una de los sentidos más afectados por el insomnio es la vista.

cómo-afecta-insomnio-salud-ocular-bañoftal

El sueño es una de las funciones básicas que nuestro cuerpo lleva a cabo para asegurar el funcionamiento de todo nuestro organismo. Si privamos nuestro cuerpo del descanso que le corresponde, es normal asumir que nuestro cuerpo, o algunos de sus órganos, no estén en perfectas condiciones los días en los que no hemos descansado bien, y menos aún si la falta de sueño se prolonga en el tiempo.

Las ojeras, la hinchazón de los párpados, el picor y el enrojecimiento son indicadores de la falta de sueño, tanto para nosotros como para los demás.

Afecciones debidas a la falta de sueño

Estas son algunas de las consecuencias de no dormir bien:

  • Ojo rojo y sequedad ocular. La irritación y la sequedad se deben a la falta de hidratación de los ojos, porque al no dormir los mantenemos abiertos durante más tiempo. Utilizar gotas oftálmicas de efecto hidratante como Bañoftal Ojo Seco pueden ayudarnos a calmar los efectos de la sequedad ocular y disminuir la sensación de fatiga visual.
  • Fatiga visual: suele venir acompañada de dolores de cabeza y se da cuando las personas con insomnio se dedican a ocupar su tiempo durante las noches, ya sea leyendo o delante de las pantallas. Esto provoca que al día siguiente no podamos fijar la vista con la misma facilidad que si estuviéramos descansados, y nos impide trabajar con normalidad. 
  • Visión borrosa: se debe de nuevo a la falta de hidratación del ojo. En días normales, la película del lagrimal es uniforme, pero en los días de insomnio, la falta de hidratación dificulta la vista en aquellas partes del ojo que no se han hidratado correctamente. Esta afección podría estar asociada a la vista cansada, por lo que requiere visitar a un oftalmólogo en caso de que los efectos se prolonguen en el tiempo.
  • Visión doble, o diplopía: también relacionada con la sequedad ocular y compatible con el estrabismo. 
  • Sensibilidad a la luz.
  • Mioquimias, o espasmos oculares: la falta de sueño puede afectar al sistema nervioso, que controla a los músculos. Estos, a su vez, se encargan de los movimientos de nuestros ojos, por lo que sí llevamos varios días sin descansar, no es de extrañar que se descontrolen. No obstante, los espasmos oculares no afectan a la visión, por lo que son más un inconveniente que un problema a largo plazo.
  • Glaucoma: es una dolencia que ocurre cuando se ejerce mucha presión en el ojo y que puede dar como resultado ceguera a largo plazo. La falta de calidad del sueño puede ser una de los factores de riesgo del glaucoma. 
  • Ojeras: aunque no sean una dolencia, sino un síntoma de la falta de sueño, son una señal para nosotros y para los demás de que no hemos descansado. En nuestras relaciones interpersonales, las ojeras proyectan una imagen de nosotros mismos que quizá no tendríamos si hubiéramos descansado. La falta de sueño se traduce en pocos niveles de energía, y en consecuencia, esto afecta a nuestras relaciones sociales. 

Para prevenir estas dolencias, es necesario dormir al menos 7 u 8 horas en total cada noche. En caso de sufrir de insomnio prolongado, es recomendable acudir a nuestro médico para discutir las posibles soluciones. El no descansar puede causarnos consecuencias graves a lo largo del tiempo.


como-cuidar-nuestra-salud-ocular-piscina-banoftal

Cómo cuidar nuestra salud ocular en la piscina

Cómo cuidar nuestra salud ocular en la piscina

Cuando llega el verano, también lo hace el calor, y preferimos pasar el día en la piscina o en la playa a tener que soportar las altas temperaturas. Sin embargo, el cloro y otras composiciones químicas que se encuentran en el agua de las piscinas pueden afectar negativamente a nuestra salud ocular.

como-cuidar-nuestra-salud-ocular-piscina-banoftal

Estas son algunas dolencias que pueden afectar a nuestros ojos en los días de piscina, y los consejos sobre cómo evitar que nos ocurran.

Irritación Ocular

Tener los ojos rojos tras bañarse es una de las consecuencias más comunes. Suele deberse al contacto de los ojos con el cloro. Utilizar gafas de piscina puede prevenir que los ojos entren en contacto directo con el agua, y así evitar la irritación ocular

Este enrojecimiento de la conjuntiva de los ojos suele durar unas pocas horas y suele desaparecer de forma natural. Sin embargo, en caso de que el enrojecimiento perdure, es recomendable emplear gotas oftálmicas para disminuir los efectos tóxicos del cloro e hidratar nuestros ojos. Es preferible usar aquellas cuyo efecto sea hidratante en lugar de antiinflamatorio, pues en estos casos, los antiinflamatorios, que se emplean para bajar la inflamación y devolver la conjuntiva a su color original, podrían enmascarar una lesión ocular, en caso de haberla. 

Conjuntivitis 

No obstante, las piscinas no solo provocan irritación ocular. Debido a la cantidad de gente que las frecuenta todos los días, es normal contraer conjuntivitis.

La conjuntivitis, ya sea vírica o bacteriana, es una infección de la conjuntiva (membrana transparente que recubre toda la parte blanca del ojo). Cuando la infección ocurre, los vasos sanguíneos del ojo se inflaman, y es por esto por lo que el ojo se enrojece. Puede que durante las primeras horas pensemos que simplemente se trata del enrojecimiento común debido al cloro, pero la conjuntivitis se prolonga más en el tiempo (durante días) y presenta síntomas más graves, como escozor, enrojecimiento extremo, lagrimeo e hinchazón de los párpados. En caso de contraer conjuntivitis, es recomendable visitar al oftalmólogo. 

Las conjuntivitis con más carga vírica pueden llegar a durar semanas.

Quemaduras

La presencia del viento y las altas temperaturas no solo nos afecta a la piel, puesto que las quemaduras son tan comunes en verano, sino también a la superficie ocular. El viento trae consigo agentes externos que pueden afectar negativamente a los ojos y traducirse en síntomas como la sequedad ocular o la irritación. A su vez, el sol puede provocarnos quemaduras en los ojos, por lo que es recomendable el uso de unas gafas de sol, especialmente aquellas con filtros polarizados, que nos protegen de los reflejos del sol en el agua. 

Si utilizamos lentes de contacto en nuestro día a día, desaconsejamos llevarlas puestas en la piscina. Podemos perderlas, o podrían secarse (debido a los componentes químicos del agua). En caso de que se sequen, las lentillas pueden ocasionar queratitis, que puede derivar en la infección de la córnea de no ser tratada a tiempo. 

Recomendaciones

Algunos consejos que pueden ser de ayuda:

  • Al nadar, utilizar gafas de buceo que protejan nuestros ojos del agua.
  • Usar gafas de sol con filtros polarizados para permanecer fuera del agua.
  • Evitar la utilización de lentes de contacto.
  • En caso de tener los ojos rojos, emplear gotas oftálmicas que los hidraten.
  • Si el enrojecimiento dura varios días y tenemos los párpados hinchados, es recomendable visitar a un oftalmólogo.  

los-rayos-uv-y-como-afectan-a-nuestra-salud-ocular-banoftal

Los rayos UV y cómo afectan a nuestra salud ocular

Los rayos UV y cómo afectan a nuestra salud ocular

En verano, estamos constantemente expuestos a la luz solar, y con la subida de las temperaturas, los rayos UV que desprende el sol en verano nos afectan con más intensidad durante ciertas horas del día. 

los-rayos-uv-y-como-afectan-a-nuestra-salud-ocular-banoftal

Nuestra exposición depende en su mayoría a las actividades de ocio que decidimos hacer fuera de casa, que aumentan en duración y frecuencia con la llegada del verano y, a pesar de que la atmósfera filtra la mayoría de las radiaciones solares, los rayos ultravioleta siempre consiguen pasar a través de la capa de ozono y nos ocasionan malestar en la piel y en los ojos. 

Existen distintos tipos de rayos UV. Los rayos ultravioleta tipo C son los que se quedan en la capa de ozono, y los tipos B son los que nos afectan en mayor medida, dependiendo normalmente del clima y el estado de la atmósfera. Aunque el sol aporta vitamina D y favorezca al sistema circulatorio, nunca debemos olvidar que es nocivo cuando nos exponemos a él más tiempo del que se precisa.

La gravedad de la exposición dependerá de la cantidad de tiempo que pasemos al sol, y afectará a nuestros ojos en función de que tomemos las debidas medidas de precaución. Llevar gafas de sol es esencial para proteger nuestros ojos de los rayos UV. 

¿Por qué debemos proteger nuestros ojos de los rayos UV?

Los efectos nocivos del sol y la radiación ultravioleta son factores que pueden causarnos lesiones graves en los ojos. Utilizar gafas de sol puede ayudarnos a sobrellevar los efectos durante la mayor parte del año, pero en verano y debido al incremento de las temperaturas, la cantidad de radiación solar que se cuela por la capa de ozono es mayor que la que recibimos el resto del año. 

Las lesiones oculares que podemos recibir debido a la exposición a los rayos UV varían, pero, en su mayoría, suelen afectar a la córnea, el cristalino y la retina. El daño es acumulativo, y supone un rápido desgaste para las células de los ojos, que van poco a poco entrando en un proceso de oxidación y envejecimiento. 

La continua exposición a la radiación solar puede ser la causa de afecciones como la pinguécula, la fotoqueratitis, las cataratas o el pterigión ocular. Además, es una de las causas de la sequedad ocular más frecuentes durante el verano, además del aire acondicionado. 

Consejos para cuidar nuestros ojos ante la radiación solar

  • Es importante utilizar gafas de sol aunque el día esté nublado. Las nubes dejan pasar la mayoría de los rayos UV, por lo que llevar las gafas puestas nos ahorra el ocasionarnos lesiones oculares durante las horas más fuertes de sol. 
  • Evitar la exposición durante las horas más calurosas del día (desde el mediodía hasta la puesta de sol), no solo debido al calor y las posibles insolaciones, sino también porque es el momento donde el sol emite más rayos UV. 
  • Usar gafas de sol con lentes polarizadas en caso de ir a la playa, montaña o la nieve. Además, procurar no llevar lentillas puestas en esos momentos, puesto que pueden agravar los efectos de la radiación. 
  • Emplear lágrimas de origen natural como Bañoftal Ojo Seco, puede aliviar las molestias de la sequedad ocular.

sequedad-ocular-menopausia-bañoftal

La sequedad ocular en la menopausia

La sequedad ocular en la menopausia

Los desajustes hormonales que sufren las mujeres durante la menopausia pueden traer consigo el trastorno del ojo seco. Las hormonas desempeñan un papel considerable en la lubricación de los ojos, o lo que es semejante, en la producción de las lágrimas. Por esto, al llegar a la menopausia o la perimenopausia (el tiempo de transición hacia la menopausia), que es una época donde desciende claramente la producción de hormonas en el organismo femenino, muchas mujeres tienen que lidiar con una serie de síntomas, el trastorno del “ojo seco” entre ellas.

Esta falta de lubricación ocular coincide con otros signos de sequedad propios de la menopausia, como la que perjudica a la piel o a los órganos genitales. Concretamente, hasta a un 60% por ciento de las mujeres sufren ojo seco a lo largo de la menopausia, según indican diversos estudios. La forma más común de tratar el ojo seco es a través del uso de las gotas oftalmológicas.

sequedad-ocular-menopausia-bañoftal

Consecuencias de la sequedad ocular

El ojo seco puede originarse por dos razones: una producción insuficiente de grasa de parte de unas glándulas ubicadas en el interior de los párpados, o una excesiva evaporación del líquido que compone la lágrima, aunque comúnmente hablamos de una combinación de los dos componentes. Cuando la sequedad ocular dura un largo tiempo, se produce una inflamación. Es una respuesta inmune que provoca que el ojo libere toda clase de sustancias inflamatorias que causan enrojecimiento, picor e hinchazón. Si esta sequedad no se rectifica, la córnea puede dañarse o desarrollar úlceras, lo cual puede perjudicar a la visión. También incrementa el peligro de infección, porque al carecer de bastante lágrima, el ojo no posee un sistema natural que se encargue de limpiar el área de los desechos que él mismo produce, así como de cualquier factor externo que entre en él.

Entre las dolencias que acompañan al ojo seco, se encuentran:

  • Picor.
  • Visión borrosa.
  • Irritación por el viento, el humo o el aire acondicionado.
  • Sensación arenosa.
  • Gran producción de lágrimas en un momento determinado como respuesta del sistema inmune.
  • Fotosensibilidad.
  • Cansancio ocular.

Tratamiento

El tratamiento más común para la sequedad ocular son las gotas oftalmológicas y las lágrimas artificiales, que restauran el fluido ocular momentáneamente. Sin embargo, aunque las gotas son muy útiles, dado que hacen que enseguida resulte más cómodo parpadear, no previenen que el inconveniente vuelva a manifestarse. Por consiguiente, es preferible que nos hagamos una revisión con un experto si sufrimos este inconveniente de manera recurrente. En Bañoftal  ofrecemos Bañoftal Ojo Seco, unas gotas oftalmológicas diseñadas para este tipo de situaciones.

Manteniendo algunos hábitos sanos para nuestros ojos podríamos impedir o, por lo menos, postergar la sequedad ocular. Estos son los más importantes:

  1. Parpadear frecuentemente cuando se lee o se está frente a la pantalla del ordenador. Hay que acostumbrarse a parpadear, incluso cuando la luz azul de las pantallas nos invita a no hacerlo.
  2. Evitar la sequedad ambiental (en casa, en el trabajo, en el coche…) evadiendo tener encendida la calefacción a alta temperatura durante mucho tiempo o el aire acondicionado. Usar un humidificador de agua si es absolutamente necesario.
  3. Consumir una alimentación rica en ácidos grasos fundamentales (omega 3 y omega 6). La dieta es uno de los factores que más afecta en los procesos hormonales.
  4. Consultar al oftalmólogo o al óptico-optometrista en caso de sufrir anomalías de la salud como diabetes, artritis reumatoide, patología tiroidea autoinmune, lupus o síndrome de Sjögren, así como alergias u otros inconvenientes que causen inflamación en la mucosa de los ojos. En estas ocasiones, puede que la menopausia no haya sido el factor que haya causado la sequedad ocular, sino un agravante.

como-aplicarnos-gotas-ojos-nosotros-mismos-banoftal

Cómo aplicarnos las gotas oftálmicas a nosotros mismos

Cómo aplicarnos las gotas oftálmicas a nosotros mismos

Si tras echarnos las gotas oftálmicas varios días no notamos mejoría en los ojos, probablemente se deba a que no las estemos administrando correctamente. La orientación de la cabeza, la posición del párpado inferior y aguardar el tiempo necesario son las claves de una aplicación precisa. En este artículo explicaremos cómo administrar las gotas a uno mismo en caso de que no contemos con la ayudar de terceros. Estos son algunos consejos que podrían ayudarnos a solucionar el problema.

como-aplicarnos-gotas-ojos-nosotros-mismos-banoftal

 

Las gotas oftálmicas son extremadamente útiles para eliminar ciertas molestias comunes que nuestros ojos presentan en el día a día. Estas sirven para combatir la sequedad ocular, la irritación ocular causada por la exposición constante a las pantallas o los dispositivos electrónicos, y los ojos rojos.

Todas las gotas se aplican de la misma manera. Ante la duda, es conveniente tumbarse, Si hay inquietudes sobre cómo tirarse gotas en los ojos es conveniente tumbarse, o sentarse con la cabeza recostada y echada hacia atrás. He aquí los pasos a seguir para su correcta aplicación:

  • Con el dedo índice, debemos bajar el párpado inferior, de modo que formamos una especie de bolsa. Las gotas caen ahí y se distribuyen a lo largo del ojo al parpadear. 
  • Con la otra mano cogeremos el envase y apretaremos para dejar caer las gotas en el interior del párpado inferior. Es preferible mirar hacia arriba, sin centrarnos en el envase o en las gotas, puesto que cabe la posibilidad de que los párpados se cierren por acto reflejo. 
  • Cuando la gota haya caído, todavía en la misma posición, parpadeamos varias veces para que la solución se reparta por todo el ojo. 
  • Soltaremos el párpado inferior y cerramos los ojos, dejándolos reposar un momento. Con el dedo índice, presionamos ligeramente el ángulo externo del ojo para evitar que el lagrimal expulse el producto.

Cómo echar las gotas a los niños

Para los bebés y los niños las gotas en los ojos pueden ser extremadamente irritantes. La aplicación es la misma pero debemos ser pacientes y utilizar un tono más relajado. Es conveniente que estén tumbados y cuando la gota haya caído en el ojo, mantenerlos en esa posición unos minutos. Así las gotas penetrarán aunque tengan los ojos abiertos. No obstante, lo más importante es aplicar la solución con precisión y sin titubear. 

Consejos adicionales

Cuando ya entendemos cómo echar gotas en los ojos, asegúrese de seguir las siguientes recomendaciones: 

  • Consultar la caducidad y el prospecto. Varias gotas oftálmicas caducan al mes después de abrirse. 
  • Nunca compartir las gotas con otras personas. De esta manera evitamos contagios de cualquier patología ocular.
  • Lavarse las manos antes y después de la aplicación.
  • Si requerimos poner más de una gota, aguardar 5-10 minutos entre cada una. Si las ponemos juntas, el ojo expulsará el exceso.

En cualquier situación, si hay inquietudes sobre cómo aplicarse las gotas en los ojos podemos ver a nuestro médico u oftalmólogo si tenemos dificultades. Es recomendable entrenar con lágrimas artificiales antes de seguir con las gotas oftálmicas.

 


cómo-afecta-la luz-solar-a-nuestros-ojos-banoftal

¿Cómo afecta la luz solar a nuestros ojos?

¿Cómo afecta la luz solar a nuestros ojos?

A lo largo del verano pasamos más tiempo al aire libre, y los estudios detallan que la exposición a la luz del sol puede aumentar el peligro de desarrollar cataratas, degeneración macular y tumores en el ojo. La exposición continua a la radiación solar puede afectar a nuestra salud ocular a largo plazo, por eso es necesario cuidarnos contra la luz solar.

cómo-afecta-la luz-solar-a-nuestros-ojos-banoftal

Los rayos UVA, UVB y UVC son tipos de rayos ultravioleta, un tipo de radiación invisible emitida por el sol. La mayoría se quedan en la capa de ozono, pero debido al rápido deterioro de la misma, cada vez se van colando más dentro de la atmósfera. Aun así, los rayos UVA constituyen el 95% de los rayos que consiguen atravesar la capa de ozono, por lo que es de ellos de los que debemos cuidarnos más. La exposición excesiva puede dañar significativamente la parte delantera del ojo, de la misma forma en la que nos quemamos la piel tomando el sol. 

La exposición excesiva a los rayos UV y UVA puede causarnos una o varias de las siguientes dolencias:

  • Cataratas: se empaña el cristalino del ojo.
  • Queratitis, si sentimos que nos arde la zona de la córnea. Es una dolencia intensa, pero temporal.
  • Pterigión: ocurre cuando se desarrolla una masa de piel no cancerígena en el ángulo del ojo, que puede obstruir la córnea. Por tanto, esta dolencia afecta a la visión.
  • Tumores de la piel alrededor de los párpados.

Recomendaciones para proteger nuestros ojos del sol:

  • Utilice gafas de sol que cubran toda el área de los ojos. Además, asegúrese de que sus gafas sean aptas para bloquear los rayos UVA y UVB.
  • Si utiliza lentillas, estas han de ofrecer siempre protección contra los rayos UVA y UVB. Aun así, recomendamos usar gafas de sol de todas formas. 
  • Si el día está nublado, utilice las gafas de sol de todas maneras. Los rayos UVA pueden atravesar la neblina y las nubes de poco espesor. El daño en los ojos causado por el sol puede suceder en alguna época del año, no solo en verano. 
  • Nunca mire de manera directa hacia el sol, porque la radiación de este puede provocar daños en la retina. 
  • Cuídese de exponerse al sol durante las horas en las que deslumbra más (entre las 10:00h y las 15:00). 
  • No se olvide de los niños ni de las personas mayores de la familia. Es recomendable que ellos también utilicen gafas de sol.

 


fotosensibilidad-hipersensibilidad-a-la-luz-banoftal

Fotosensibilidad, la hipersensibilidad a la luz

Fotosensibilidad, la hipersensibilidad a la luz

La fotosensibilidad es un síntoma causado por otras patologías oculares o neurológicas que puede ocasionar otras afecciones en los ojos frente condiciones de luz intensa. Es más común de lo que aparenta. Hablamos de una hipersensibilidad ocular a la luz y se muestra como síntoma de otras patologías oculares o neuronales. Este síntoma tiende a estar ocasionado por otros inconvenientes oculares o por causas neurológicas. Sin embargo, sufrir fotosensibilidad puede mermar la calidad de vida. Más allá de la extrañeza de su nombre, la sensibilidad es una condición por la que varios pacientes sienten mal o incapacidad de abrir los ojos cuando estos están expuestos a condiciones de luz intensa. Es imposible decir que esta afección sea una patología. Es más probable en la mayoría de los casos que sea un síntoma causado por otras patologías.

Nuestra recomendación para los que sufren esta clase de síntomas es que acudan a la consulta de su oftalmólogo para localizar el causante de la afección. Tratar la patología asociada es la manera más óptima de solventar este síntoma.

fotosensibilidad-hipersensibilidad-a-la-luz-banoftal

¿Cómo sabemos que somos fotosensibles?

Lo más común es que quienes sufren de esta característica sufran algunas afecciones en los ojos cuando tienen frente a ellos una luz intensa y brillante. Las condiciones lumínicas acostumbran a influir mucho en las afecciones oculares similares con la fotosensibilidad. El lagrimeo constante, la imposibilidad de abrir los ojos y el dolor en las órbitas oculares son los indicadores más recurrentes de que sufrimos fotosensibilidad. Por supuesto, esto sucede porque el ojo activa su mecanismo de defensa para protegerse frente las condiciones que, por situaciones, le resultan nocivas.

Actualmente no se conocen con claridad los argumentos fisiopatológicos que ocasionan este síntoma, pero sí que se conoce que tiende a ser una respuesta a algunos inconvenientes oculares o neurológicos. En este sentido, la gente que tienen los ojos más claros cuentan con una predisposición más grande a sufrir fotosensibilidad. Lo que sucede en el ojo es que el exceso de luz estimula rápidamente los receptores del mal que se ubican en el nervio trigémino. Este nervio se encuentra dentro de los que más sensibilidad tiene en todo el cuerpo. Entonces, si se presenta una patología inflamatoria ocular es viable que presente como síntoma la fotosensibilidad. 

No obstante, las causas neurológicas de este síntoma están asociadas al padecimiento de las migrañas. El tálamo trata la luz en el cerebro, provocando la dolencia al encender los fotorreceptores. 

¿Cuál es el tratamiento para la fotosensibilidad?

El tratamiento que nos puede ayudar a disminuir la fotosensibilidad en nuestros ojos pasa por tratar la patología que subyace y la origina.  El oftalmólogo podría distribuir gotas anestésicas en los ojos para hacer una exploración óptima, dado que la fotosensibilidad puede estar ocasionada por distintos componentes. Por otro lado, determinados medicamentos de uso común como los antihistamínicos, algunos antibióticos o anticonceptivos y también el consumo de drogas puede ocasionar fotosensibilidad, debido a que provocan la dilatación de la pupila. Al tener las pupilas dilatadas, la retina recibe un exceso de luz y así causar los síntomas propios de la fotosensibilidad. 

A los pacientes que sufren fotosensibilidad se les suele recomendar el uso de gafas de sol que cubran toda la zona ocular, para que la luz no tenga ninguna vía libre por la que pasar. En el hogar es preferible no encender las luces o tenerlas a máxima potencia.


por-qué-se-producen-los-ojos-rojos-bañoftal

¿Por qué se producen los ojos rojos?

¿Por qué se producen los ojos rojos?

Los ojos rojos aparecen cuando los vasos sanguíneos de la esclera -la parte blanca del globo ocular– se hinchan y dilatan, provocando una irritación. Normalmente, es síntoma de dolencias recurrentes, como la conjuntivitis, pero también puede ser una señal de que padecemos patologías más serias.

Cuando los vasos sanguíneos del ojo se empiezan a ver a través de la esclera, sabemos que tenemos los ojos rojos. La afección puede ocurrir tanto en uno solo como en los dos. A veces, en lugar de los vasos sanguíneos, todo el conjunto de la esclera se pondrá rojo o rosa y, en algunas ocasiones, los ojos rojos quizás no muestren síntomas, a excepción del propio enrojecimiento. Sin embargo, normalmente, suele venir acompañado de distintos síntomas: dolor, picazón, secreción, irritación, sensibilidad a la luz, visión borrosa, etc.

Esta afección puede ser el indicador de varios factores, desde una pequeña irritación debido a la exposición de nuestros ojos a las pantallas, hasta una enfermedad ocular como el glaucoma

por-qué-se-producen-los-ojos-rojos-bañoftal

Causas más comunes

Las razones por las que podemos tener los ojos rojos son muy variadas. Las más recurrentes se deben a una reacción alérgica o por contacto con un agente químico como el champú o la contaminación. Estos agentes externos provocan la irritación del ojo porque provocan que los vasos sanguíneos acumulen más sangre y se dilaten, provocando así el enrojecimiento de nuestros ojos, tanto en la esclera como en la membrana que la recubre.

El nivel de enrojecimiento no es directamente proporcional a la gravedad de la patología que causa la irritación, pero es conveniente prestar atención en caso de que afecte a la vista. También puede ser una respuesta a males menores como la sensibilidad o la sequedad ocular. Sin embargo, también puede tener relaciones con patologías que revisten enorme gravedad. Recomendamos siempre acudir a un profesional, especialmente en caso de que el enrojecimiento venga acompañado de dolor o picazón, puesto que podría deberse a algo más grave.

Otros factores que pueden provocarnos ojos rojos son:

  • Síndrome del ojo seco, que se manifiesta cuando nuestros ojos no generan suficientes lágrimas. Si es crónica, la irritación es recurrente. Las gotas oftalmológicas ayudan a bajar el enrojecimiento. En Bañoftal ofrecemos Bañoftal Ojo Seco.
  • La conjuntivitis<span style="font-weight: 400;"> se origina cuando la membrana que recubre la esclera, conocida como la conjuntiva, está infectada. Es una de las patologías oculares más frecuentes y contagiosas.
  • Fatiga visual. Los ojos tienden a parpadear menos cuando nos encontramos frente a un monitor y la luz azulada de las pantallas provoca que los ojos se sequen, escuezan o se irriten.

La pérdida de visión son señales que nos indican la necesidad de un examen médico para descartar otras patologías graves como el glaucoma –aumento de la presión intraocular que puede perjudicar al nervio óptico– o uveítis que puede llegar a deteriorar otras partes del ojo, como el iris.  En ocasiones, incluso si los ojos no presentan dolor alguno, hay casos que sorprenden. El hiposfagma, por ejemplo, es una hemorragia superficial que no interfiere al interior del ojo y que suele presentarse súbitamente. Está comúnmente relacionada con aumentos puntuales de la tensión arterial.

Cómo tratar los ojos rojos

Si los ojos rojos están causados por una afección común, las gotas oftalmológicas ayudarán a que disminuya la sequedad, el escozor y la inflamación. Además, en caso de que la afección se deba al uso prolongado de las pantallas, es recomendable reposar los ojos al menos cada dos horas, además de parpadear varias veces. También debemos intentar no tocarnos los ojos bajo ningún concepto y acudir al oftalmólogo de vez en cuando en caso de que el enrojecimiento sea usual.

En caso de que la dolencia persista, incluso después de seguir estos consejos, y tras la utilización de las gotas, necesitaremos la opinión por parte del experto para descartar una patología más grave.