como-hacer-un-bano-ocular-banoftal

Cómo hacer un baño ocular

Cómo hacer un baño ocular

A lo largo del día, puedes notar que tus ojos empiezan a sufrir molestias oculares, pero es completamente normal. Los ojos están expuestos a factores ambientales que son muy perjudiciales para ellos. Entre estos factores encontramos la polución, el humo de los coches, la sequedad ambiental y la entrada de cuerpos extraños en el ojo.  Las partículas se  introducen en ellos y pueden resecar, e incluso irritar, el ojo. Para evitarlo, existen los baños oculares. ¿Alguna vez has dedicado tiempo limpiar tus ojos? Si la respuesta es no, ¡debería tomar esa rutina!

 

como-hacer-un-bano-ocular-banoftal

 

¿Qué es un baño ocular?

Los expertos definen el baño ocular como aquella disolución acuosa, y también estéril, que está dedicada a limpiar o bañar el ojo. Esta solución está compuesta por activos, sobre todo antisépticos y suero fisiológico, pero también por ingredientes refrescantes y astringentes.

En este sentido, el uso de un baño ocular se tendrá que realizar de manera rutinaria si se padecen una serie de patologías. Te lo contamos en el siguiente apartado

 

¿Cuándo se debe realizar un baño ocular?

Como adelantamos, se debe hacer un baño ocular cuando sufras alguna de las siguientes molestias oculares. ¡Atento a esta lista!

No olvides que los baños oculares pueden realizarse entre una y tres veces al día, aunque el proceso para hacerlo te lo contamos un poco más adelante.

  • Cansancio ocular
  • Quemazón y picor de ojos
  • Irritación ocular
  • Ojos rojos
  • Estrés visual
  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Enrojecimiento por el cloro
  • Presencia de cuerpos extraños
  • Intolerancia a las lentillas o lentes de contacto
  • Alergias
  • Ojos secos o pegados (por ambientes secos o por polución)
  • Cansancio ocular

 

El paso a paso para hacer un baño ocular

Estos son los 6 pasos a seguir para hacer un baño o una limpieza ocular. Sin duda, es la mejor forma de calmar unos ojos congestionados, así que, presta atención.

  • En primer lugar, lavarse bien las manos. El primer paso para hacerse un baño ocular es limpiarse bien las manos para eliminar cualquier resto de bacterias que pueden existir en ellas.
  • En segundo lugar, limpiar la bañerita en cada aplicación con agua caliente ( mínimo 40º).
  • En tercer lugar, limpiar la zona de los párpados. Es importante utilizar un poco del líquido del baño ocular en un algodón y limpiar tus párpados, así como las pestañas. De esta forma, eliminarás cualquier resto de polvo o residuo.
  • En cuarto lugar, vaciar la bañera ocular y llenarla con la solución ocular. Con la bañera ocular pasada por agua hirviendo, tendrás que rellenarla con el líquido. Después tendrás que meter la cabeza hasta cubrir los ojos con agua. ¡Los ojos tienen que estar abiertos!
  • En quinto lugar, mantener el ojo abierto y en movimiento. Después de lavarte el ojo en esta solución líquida, tendrás que inclinar la cabeza hacia atrás y mover el ojo en todas las direcciones. El objetivo es empapar, así, toda la superficie del ojo. ¡Este proceso durará entre 15  y 30 segundos!
  • Por último, eliminar el líquido que sobra. Para terminar, solo tiene que eliminar cualquier resto de líquido que quede en el ojo con un algodón  y limpiar la bañerita con agua caliente para eliminar cualquier presencia de virus o suciedad.

Es más fácil de lo que parece, ¿verdad? Pues existe otra variante mucho más sencilla: hacer un baño ocular con gotas. Estas gotas (entre 3 y 4) se echan directamente en el ojo.


luz-azul-irritacion-ocular-ojo-seco-fatiga-digital-bañoftal

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

Aunque también aporta beneficios a la visión, la luz azul puede ser nociva para nuestra salud ocular, sobre todo si uno se expone demasiado a ella. No obstante, es imposible no estar expuesto de alguna manera, ya que se encuentra en todas partes (el sol, por ejemplo, la emite constantemente).

El tipo de iluminación que emiten los distintos dispositivos electrónicos es, hoy en día, una de las fuentes de luz azul a la que más nos exponemos. Aun así, el problema no es que sea dañina por sí misma, sino que no es recomendable estar expuestos a ella durante largos periodos de tiempo.

A continuación enumeramos algunas de las formas en las que la luz azul afecta a tu visión:

Luz azul y pantallas

En realidad, la luz azul emitida por las pantallas es bastante menor en comparación a la que emana el sol. El problema no es la cantidad de luz, sino el tiempo de exposición. 

Además, a día de hoy no es posible fabricar un dispositivo electrónico que no emita en mayor o menor medida, pues un tercio de toda la iluminación a la que nos exponemos diariamente (natural y no natural) es luz azul.

afecta-luz-azul-pantallas-a-ojos

Cómo afecta la alta exposición a pantallas

Para empezar, el condicionante principal es el tiempo de exposición. Aunque no nos demos cuenta, estar delante de una pantalla insta a los ojos a parpadear menos. Esto quiere decir que nuestros ojos lubricarán menos, favoreciendo la sequedad ocular.

Además, las mismas pantallas sugieren que miremos a un mismo punto (el cuál además está a una distancia relativamente corta) durante mucho tiempo. Esto a la larga genera fatiga visual. 

¿Entonces la luz azul no es peligrosa? La verdad es que, aunque uno se proteja los ojos, la luz azul sí es capaz de traspasar la córnea y el cristalino. Por eso, con el tiempo puede ser un factor determinante en la degeneración macular de nuestros ojos y afectar a la capacidad visual a medio-largo plazo. Aunque, de nuevo, solo en casos de exposición prolongada.

Recomendaciones

Hoy, las pantallas forman parte de nuestro entorno, tanto a nivel profesional como personal. Sin ellas sería casi imposible realizar la mayoría de nuestras actividades cotidianas. De hecho, muchos necesitan de estas para trabajar.

Para minimizar el efecto de la luz azul existen ciertos filtros físicos para smartphones y tablets, así como para los diferentes equipos portátiles y monitores de diferentes tamaños. Estos se encargan de absorber la luz mientras los utilizamos. También es recomendable activar el modo nocturno en todas las aplicaciones.

Recordemos que los ojos trabajan mucho, es importante darles descanso y un merecido cuidado para mantenerlos sanos y productivos.

Estos son algunos consejos para a evitar la fatiga digital e incomodidad en la salud ocular:

  • Parpadea para hidratar y disminuir la sequedad
  • En caso de sequedad ocular, es recomendable utilizar gotas oftálmicas que protegen los ojos de la luz azul y UVA, además de aliviar el picor y lubricar los ojos, como Bañoftal Blue Light Protect.
  • Ajusta los niveles de brillo y contraste de tus dispositivos electrónicos.
  • Mantén la distancia adecuada con la pantalla.
  • Da descanso a los ojos con frecuencia.
  • Limita el tiempo que utilizas tus dispositivos en la medida de lo posible.
  • Incrementa el tamaño de la letra cuando leas en pantallas.
  • Trabaja reduciendo el brillo de tus pantallas.
  • Escoge fondos de pantalla que no sean muy brillantes.