VITAMINA A salud-ocular--1

La vitamina A y sus beneficios para la salud ocular

La vitamina A y sus beneficios para la salud ocular

“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde." El mantener una salud ocular adecuada, debido al gran valor que tiene nuestra vista, es sumamente importante. Para lograrlo, necesitamos la vitamina A como fuente de nutrición para nuestros ojos.

Muchos de los hábitos que tenemos en nuestro día a día (el permanecer durante mucho tiempo frente al ordenador, la televisión y el móvil, entre otros) hacen que nuestros ojos sufran de sequedad y fatiga ocular.

Por ello, mantener unos niveles normales de Vitamina-A en nuestro organismo ejerce una acción positiva sobre el estado de las membranas mucosas, especialmente las que conforman los ojos, ya que la humedad y lubricación son básicas para la salud ocular.

vitamina-a-a-1

¿Por qué es importante la vitamina A para los ojos?

La vitamina A participa en diversos procesos internos del organismo, pero, sobre todo, se le relaciona con el mantenimiento de las funciones visuales.

La vitamina A es liposoluble, siendo absorbida a través del intestino, y se encuentra de manera natural en los alimentos que consumimos. Desarrolla un papel en el sistema inmunitario y, sobre todo, favorece el buen funcionamiento de la vista. Una de las formas de esta vitamina es conocida por su denominación como retinol, que es parte de las estructuras del ojo y de su normal funcionamiento.

Para mantener una buena función visual es elemental la presencia de esta vitamina, por su rol en la nutrición de ciertas partes del ojo, como la córnea y la retina. La vitamina A tiene un gran papel dentro de la función de la visión, puesto que participa en la producción de los pigmentos que forman parte de la retina y que permiten ver el espectro de la luz. Así mismo, un nivel normal de vitamina A nos permite favorecer una buena visión, incluso cuando la luz es tenue.

La vitamina A también está implicada en la funcionalidad y adaptación de la visión cuando hay cambios repentinos de luz.

¿Dónde podemos encontrar la vitamina A?

Esta vitamina se encuentra presente de manera natural en los alimentos que consumimos. La podemos encontrar en el hígado de los animales, la leche entera y otros alimentos, así como en alimentos vegetales ricos en carotenoides que se convierten de forma activa en vitamina A. Los carotenoides son los pigmentos que dan color a algunas frutas y verduras, por lo que una buena elección para encontrar esta vitamina es en alimentos de colores naranjas y amarillos.

Por esto, los alimentos con mayor contenido en esta vitamina son las zanahorias, la lechuga, el bonito, los pimientos rojos y los huevos.

¿Qué efectos tiene la falta de vitamina A en los ojos?

La falta de vitamina A hace que la córnea se seque mucho, lo que provoca opacidad en la parte delantera del ojo, úlceras corneales y pérdida de visión. La falta de vitamina A también causa daños en la retina que pueden conducir a la ceguera prematura.


consejos-para-una-buena-salud-ocular-banoftal

Consejos para una buena salud ocular

Consejos para una buena salud ocular

Casi nunca nos detenemos a pensar en el valor que tienen los ojos para nosotros. Solo lo hacemos cuando su pérdida resulta ser muy grave. Sin embargo, las patologías oculares, como por ejemplo el glaucoma, no siempre presentan síntomas y, a menudo, sólo se acude al especialista cuando ya se ha producido el inicio del daño ocular. Es por esto que es necesario procurar tener buena salud ocular para prevenir más complicaciones y mejorar nuestra calidad de vida.

consejos-para-una-buena-salud-ocular-banoftal

¿Cuáles son los consejos para tener una buena salud ocular?

Tener una buena salud ocular mejora la calidad de vida y el rendimiento académico y laboral. Los ojos son uno de los órganos más complejos y delicados de nuestro cuerpo, y debemos saber cuidarlos como se merecen y necesitan:

  1. Cuidar la alimentación. Es necesario consumir alimentos ricos en vitamina A, que es fundamental para la vista. Además de la zanahoria, la contienen otros alimentos: los espárragos, los albaricoques, las nectarinas y la leche. Además, hay que tener especial cuidado en personas diabéticas, hipertensas o con problemas de colesterol.
  2. Mantener los ojos hidratados. Sobre todo cuando trabajamos delante del ordenador, es necesario parpadear a menudo. También es recomendable ventilar la estancia y, si es necesario, usar humidificadores. Si aún así tenemos sequedad ocular, podemos recurrir a soluciones individuales de lágrima artificial. Y, por supuesto, beber mucha agua a lo largo del día.
  3. Vigilar la iluminación. Es importante tener suficiente luz al leer, trabajar en el ordenador, ver la televisión o cuando realicemos cualquier otro esfuerzo visual a corta distancia, con el fin de prevenir la fatiga ocular. También es recomendable realizar breves pausas, para que la vista descanse.
  4. Ver la televisión siempre a distancia. Es recomendable no acercarnos demasiado –por ejemplo, un aparato de 32 pulgadas debe estar a unos dos metros de distancia y uno de 46, a unos dos y medio-. También es importante modular el tiempo de exposición.
  5. Protegernos del ordenador. Con el objetivo de evitar la fatiga visual, hay que mantener el monitor a una distancia de al menos cincuenta centímetros de nuestros ojos y formando un ángulo de noventa grados. Si es posible, usar un filtro o protector de pantalla y ajustar el brillo del monitor para rebajar su intensidad.
  6. No olvidar las gafas cuando conduzcamos. Además de evitar la fatiga visual, aumentará nuestra seguridad y la de los demás, sobre todo de noche.
  7. Procura usar gafas de sol. Las radiaciones solares pueden ser muy dañinas para los ojos, por lo que debemos protegerlos con unas gafas de sol homologadas que cuenten con filtro para los rayos ultravioleta. Estas nos protegerán también de otros agentes ambientales agresivos para los ojos como el viento o el humo. 
  8. Cuidar la higiene de nuestras lentillas. Guarda tus lentes de contacto en un estuche limpio y libre de bacterias, y sigue al pie de la letra las instrucciones de limpieza diaria.
  9. Aprender a relajar la vista. Los masajes realizados con leves presiones alrededor de los ojos o sobre ellos son muy útiles para rebajar la tensión que se acumula en los propios ojos y los músculos que los rodean. También la práctica de ejercicios de cambio de enfoque o de relajación muscular permiten aliviar la fatiga visual.
  10. Acudir al oftalmólogo de manera regular. Muchos problemas oculares no presentan síntomas, por lo que es conveniente acudir al especialista al menos una vez al año para que realice un examen de nuestros ojos y del estado de nuestra visión. Si, además, estamos corrigiendo problemas de refracción con gafas o lentillas, resulta especialmente importante verificar de manera regular que la graduación no ha cambiado.

conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

La conjuntivitis podría decirte si has contraído COVID-19

Tus ojos podrían decirte si has contraído COVID-19

La conjuntivitis leve es un síntoma del coronavirus en algunos casos. Así lo confirman estudios médicos basados en la cantidad de pacientes que acuden a consulta por ardor y enrojecimiento de los ojos. 

Investigaciones en Asia afirman que la conjuntivitis leve afecta solo a una de cada diez pacientes de COVID-19. Es una señal que ayuda a pronosticar reconocer y combatir a tiempo la infección.

conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

Tipos de conjuntivitis 

Existen dos tipos de conjuntivitis: adenovírica y folicular. Esta última tiende a ser de gravedad ligera o moderada. Por esa razón, algunos pacientes experimentan inflamación ocular, irritación, ardor, picazón o sensación de cuerpo extraño dentro de los ojos. 

En algunos casos, las conjuntivitis asociadas al coronavirus se resuelven solas. No obstante, si la molestia demanda atención médica, el tratamiento es similar al de la dolencia convencional. En este tipo de dolencia, lo prioritario es atacar la infección que produce el covid-19, ya que la irritación de los ojos es un daño colateral.

¿Cuál es la relación entre el Coronavirus y la conjuntivitis?

Estudios médicos avanzados sobre el Covid-19, señalan que los ojos y la mucosa son receptores del virus. Por eso, recomiendan el uso de gafas de seguridad y mascarillas en el exterior para evitar el contagio. 

En China, una investigación con pacientes infectados por coronavirus reveló que el enrojecimiento ocular estaba presente en 1 de cada 30 personas. La cifra representa una tasa baja pero no descartable si se pretende reforzar la prevención y el cuidado ocular en tiempos de pandemia.

La conjuntivitis por sí sola no es un síntoma de coronavirus. Esta debe ir acompañada de otras señales como fiebre, dolor de garganta o tos persistente para poder evidenciar que efectivamente el paciente ha contraído la infección. No obstante, saber la relación que existe entre el coronavirus y los ojos es muy importante en el momento de decidir si hacernos la prueba o no. 

En los niños hay que tener especial cuidado porque son más vulnerables al padecimiento de la conjuntivitis asociada al Covid-19.

¿Qué puedo hacer si tengo irritación ocular?

Antes de determinar si la irritación ocular se debe a una conjuntivitis derivada del coronavirus, puedes solicitar en la farmacia gotas para el ojo rojo, toallitas y baños oculares para garantizar la higiene ocular. Es importante buscar asesoría clínica para detener a tiempo el avance de la infección y recibir el tratamiento adecuado.

Aunque no tengas la certeza de que esta esté relacionada con el coronavirus, es pertinente que tomes medidas de protección. Antes de alarmarte por sospecha de coronavirus, observa el comportamiento de tus ojos y así descartar otras patologías como el ojo rojo, síndrome del ojo seco o la conjuntivitis convencional.

Recomendaciones en caso de sufrir conjuntivitis por coronavirus

  • Lavarse los ojos frecuentemente con solución fisiológica o agua, realizar baños oculares desechando la cantidad de líquido sobrante para cada ojo y limpiando la bañerita con agua caliente en cada aplicación y mantener una higiene apropiada.
  • Evitar frotarse los ojos en caso de sentir ardor o picazón. Esto es debido a que agrava la irritación de la mucosa.
  • No compartir maquillaje. La conjuntivitis es transmisible por medio de las brochas para delinear los ojos y cepillos para el rizado de pestañas.
  • Mantener una limpieza periódica de los lentes de contacto para prevenir la proliferación de bacterias que pueden ocasionar infecciones en la córnea.
  • Reforzar la higiene de las manos y evitar a toda costa tocarse los ojos con las manos sucias.
  • Usar mascarillas y gafas para cuidar los ojos de las amenazas externas.
  • Mantenerse en casa para no contagiar a las demás personas de coronavirus.

La prevención siempre será la principal medida para frenar la propagación del virus y favorecer la salud ocular.


complementos-alimenticios-cuidado-ojos-banoftal

Complementos alimenticios para el cuidado de tus ojos

Complementos alimenticios para el cuidado de tus ojos

¿Necesitas evitar la fatiga ocular y frenar la pérdida de visión? Entonces, te recomendamos que le prestes más atención a tu alimentación.

Una nutrición equilibrada garantiza la salud de nuestros ojos. Por eso, debemos consumir alimentos ricos en vitaminas A, B, C, D, E y minerales como el zinc y el selenio, así como ácidos grasos de tipo Omega 3.

No obstante, para garantizar los requerimientos diarios podemos recurrir también al consumo de complementos alimenticios que los contengan. De esta forma, sumamos así las cantidades necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

complementos-alimenticios-cuidado-ojos-banoftal

Las vitaminas y el cuidado de los ojos

Algunas vitaminas son de gran importancia para el cuidado de nuestros ojos. Por eso, es recomendable consumirlas en forma de complementos para evitar el deterioro ocular. Entre las más efectivas están:

  • Vitamina A: Esta vitamina actúa como antioxidante. Impide el efecto nocivo de los radicales libres (un tipo de molécula inestable y residual que ataca a otro tipo de moléculas en las células) sobre los tejidos del ojo. Varios estudios han comprobado que su consumo baja el riesgo de padecer degeneración macular. Por otra parte, su bajo consumo produce fatiga ocular y sequedad ocular.
  • Vitaminas del complejo B: Destacan la vitamina B1 (también llamada tiamina), la B2 o riboflavina, la B6, la vitamina B12 y el ácido fólico. Este grupo de nutrientes protegen contra los procesos degenerativos y contra las parálisis de los músculos oculares. Además, combaten el cansancio visual.
  • Vitamina C: Es un potente antioxidante que refuerza el sistema inmune protegiéndonos de infecciones y de úlceras corneales. También puede prevenir la aparición de glaucoma. La encontramos en frutas cítricas como el limón, la naranja y el pomelo.
  • Vitamina D y E: También protegen contra el estrés oxidativo, previniendo la degeneración macular y la visión borrosa. La vitamina D nuestro cuerpo la sintetiza cuando nos exponemos al sol.

Los minerales y ácidos grasos también te ayudan a proteger tus ojos

Los minerales y ácidos grasos también tienen un papel importante en la salud de tus ojos. Por eso, siempre será necesario incluir en tu dieta alimentos que los contengan, así como algún complemento en cápsulas o comprimidos. Entre los más indicados por los expertos están: 

  • El zinc y el selenio: Además de ser antioxidantes, estos minerales participan en la absorción de la vitamina A y de la vitamina E. Por eso, son fundamentales en nuestra dieta.
  • Omega 3: Este tipo de ácido graso es fundamental para la salud de nuestra retina y de los ojos en general. Múltiples estudios científicos han demostrado que su consumo diario puede evitar las retinopatías, así como la degeneración macular. También favorece la producción de lágrimas, por lo que es sumamente beneficioso para evitar la sequedad ocular.

Consejos adicionales para cuidado de tus ojos

Además de llevar un estilo de vida saludable,  tener una buena alimentación y en caso necesario y siempre por recomendación profesional, complementar con algunos complejos vitamínicos, también puedes incorporar una rutina de cuidado efectiva. Existen productos en el mercado que nos pueden ayudar a limpiar o refrescar nuestra vista al final de un día de trabajo, o cuando se encuentre agotada o irritada.

Dentro de estos productos se encuentra el baño ocular de Bañoftal. Esta es una solución elaborada a base de extractos de hamamelis y caléndula que garantizan la higiene y el confort de una vista cansada.

Es útil para la limpieza de ojos en caso de que estos estén expuestos a sustancias irritantes como humo, cloro, etc. Facilita el arrastre de sustancias que puedan haber entrado en el ojo, como polvo o cosméticos. También tiene un efecto desinflamante en los casos de conjuntivitis leves y proporciona alivio a la vista cansada después de pasar horas expuestos a la luz azul de las pantallas.

 


oxidacion-ocular-vision-borrosa-banoftal

Qué es la oxidación ocular y cómo prevenirla

Qué es la oxidación ocular y cómo prevenirla

Si bien todos los sentidos juegan un papel fundamental en el desarrollo de las actividades diarias, la vista es quizá el  más importante, pues nos permite percibir el entorno a la vez que ayuda al desarrollo individual.

De hecho, para el proceso visual, el cerebro dedica al menos la mitad de su energía. No obstante, no siempre le damos los cuidados que merece. Al contrario, diariamente le exigimos a nuestros ojos cada vez más bajo cualquier tipo de iluminación. Esta constante exposición es lo que nos lleva a la oxidación ocular.

La oxidación ocular

Los fotorreceptores de la retina son neuronas especializadas que son sensibles a la luz. Estos se encargan de convertirla en impulsos nerviosos que luego en el cerebro se transforman en imágenes.

Sin embargo, lo que pocos saben de estas neuronas es que resultan sensibles al estrés oxidativo. Esto es debido a la exposición prolongada y combinada al oxígeno y la luz, sumado a otros factores como la contaminación ambiental y el consumo de alcohol y tabaco en exceso.

La formación de radicales libres (un tipo de molécula inestable y residual que ataca a otro tipo de moléculas en las células) no solo contribuye a la propagación de células cancerígenas en el organismo, sino que además juega un papel fundamental en el desarrollo de diferentes patologías oculares sumamente comunes (cataratas, glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad, también conocida como DMAE).

En vista de la alta incidencia del proceso oxidativo de la visión en el desarrollo de estos trastornos, los antioxidantes se han convertido en un poderoso aliado. Estos ayudan a mantener la salud ocular en óptimas condiciones.

oxidacion-ocular-vsion-borrosa-banoftal
 

Prevenir la oxidación ocular

Puede que desde pequeños nos hayan hecho creer que consumir ciertos alimentos nos permitirá tener una buena visión. La zanahoria encabeza la lista de alimentos para cuidar la salud ocular, pero la realidad es que se necesita mucho más que eso para proteger nuestros ojos.

Es cierto que mantener una dieta equilibrada es fundamental, y que ingerir frutas y verduras y dejar de lado alimentos altamente procesados ayuda a prevenir la oxidación ocular. No obstante, también es necesario incluir una serie de hábitos que nos resulten favorables.

El ritmo de vida actual con la contaminación ambiental cada vez en aumento, la larga exposición a pantallas y dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles y tablets) afecta considerablemente a nuestra vista, provocando fatiga ocular.

La oxidación ocular es similar a la descomposición de las frutas al estar expuestas al medio ambiente. Ciertos complementos alimenticios y el uso de determinadas fórmulas especialmente diseñadas para el cuidado de la salud ocular deberían ayudar a prevenir la oxidación.

  • Complementos alimenticios: Existen ciertas vitaminas y minerales que pueden ayudar a proteger la vista. Los alimentos enriquecidos con vitamina A, C, E y del grupo B se encuentran entre los más favorables. Sin embargo, la cantidad que nuestro cuerpo necesita depende de cada persona. Es recomendable consumir complementos alimenticios que contribuyan a estos nutrientes, independientemente de los que ya recibimos de los propios alimentos.
  • Fórmulas para el cuidado ocular: Existen diferentes alternativas para mantener una salud ocular óptima. Los colirios oftalmológicos son un poderoso aliado, aunque debes tener presente que no todos los casos son iguales y que existen diferentes fórmulas especiales como las de Bañoftal Blue Light Protect para distintas afecciones.

Para evitar la oxidación ocular, se recomiendan aquellos alimentos o complementos que estén compuestos de luteína. Este es un poderoso antioxidante que en los ojos ejerce un papel muy importante como filtro de luz, protegiéndolos de los rayos del sol.

  • Actividad física: Estamos acostumbrados a leer en todos lados que una actividad física continua puede traer grandes beneficios a nivel de salud. Además de mejorar el estado de ánimo, previene otras dolencias y, en caso de la visión, también influye.

    Una vida sedentaria con altos niveles de estrés y malos hábitos alimenticios da paso a la formación de radicales libres. Estos desencadenan una serie de consecuencias, donde incluso la salud visual también se puede ver amenazada.

presbicia-fatiga-visual-banoftal

¿Qué es la presbicia?

¿Qué es la presbicia?

Es cada vez más frecuente que algunas personas al leer tengan que mantener el material de lectura a cierta distancia para ver con más claridad, y que después tengan visión borrosa y fatiga visual. Estos son los síntomas más frecuentes de la presbicia, una dolencia que afecta la percepción visual de los objetos.

La Presbicia

La presbicia, también llamada presbiopía, es una condición común que ocurre a medida que se envejece. Con frecuencia, se le refiere como vista cansada. La presbicia es la incapacidad de enfocar de cerca, un problema relacionado con la refracción del ojo.

La pérdida gradual de la capacidad de los ojos para enfocar objetos cercanos está asociada al envejecimiento. Por lo general, la presbicia empieza a notarse entre los 40 y 45 años y continúa empeorando hasta los 65 años aproximadamente.

presbicia-fatiga-visual-banoftal

¿Cuáles son los síntomas de la presbicia?

La presbicia se manifiesta de forma gradual. Es posible que después de los 40 años empiecen a aparecer los signos y síntomas por primera vez:

  • Tendencia a sostener el material de lectura más lejos para ver las letras con mayor claridad.
  • Visión borrosa a una distancia de lectura normal.
  • Cansancio ocular o dolores de cabeza después de leer o realizar trabajos minuciosos.

Es posible que estos síntomas empeoren si estamos cansados o en algún lugar con poca iluminación.

¿Cuáles son las causas de la presbicia?

Para formar una imagen, el ojo depende de la córnea y el cristalino para enfocar la luz que reflejan los objetos. Mientras más cerca esté el objeto, más se flexiona el cristalino.

La presbicia es causada por un endurecimiento del cristalino del ojo, que sucede con el envejecimiento. A medida que el cristalino se vuelve menos flexible, ya no puede cambiar de forma para enfocar imágenes cercanas. Por consecuencia, estas imágenes se ven fuera de foco.

¿Cuáles son los factores de riesgo en la Presbicia?

Ciertos factores pueden hacerte más propenso a padecer presbicia, entre ellos:

  • La edad. Casi todas las personas experimentan algún grado de presbicia después de los 40 años.
  • Otras afecciones: Tener hipermetropía o determinadas patologías, como diabetes, esclerosis múltiple o dolencias cardiovasculares, puede aumentar el riesgo de presbicia prematura, es decir, la que afecta a personas menores de 40 años.
  • Algunos medicamentos están asociados a síntomas de presbicia prematura, entre ellos, los antidepresivos, antihistamínicos y diuréticos.

¿Cómo se diagnostica la presbicia?

La presbicia se diagnostica mediante un examen ocular básico, que incluye una evaluación de la refracción y un examen de salud ocular.

La evaluación de la refracción determina si tienes miopía o hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

¿Cuál es el tratamiento de la presbicia?

Las opciones de tratamiento de la presbicia consisten en usar gafas o lentillas, someterse a cirugía refractiva o usar implantes de cristalino.

 


sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

El síndrome del ojo seco es uno de los más frecuentes que se presenta en el invierno. Debido a la baja humedad en el ambiente, se evapora con más facilidad la película lagrimal que lubrica la superficie ocular. Esta dolencia se ve empeorada por el aire expulsado por los sistemas de calefacción

A continuación, te presentamos recomendaciones relacionadas con la calefacción para prevenir la sequedad ocular 

sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco
La sequedad ocular se ve agravada con la calefacción en invierno.

Síntomas de la sequedad ocular

Cuando sientas las siguientes dolencias, es posible que la sequedad del ambiente esté ocasionando desequilibrios en la lubricación de tu ojo. 

  • Inflamación de los párpados
  • Sensación de sequedad y de arenilla 
  • Visión borrosa 
  • Picor
  • Fatiga visual 
  • Fotofobia
  • Dolor
  • Exceso de lagrimeo
  • Ojos rojos

El aire expulsado por el sistema de calefacción reduce la lubricación de las capas de la película lagrimal. Esta sustancia es secretada por las glándulas de meibomio en los párpados y aumenta la evaporación de la lágrima. El ojo queda expuesto, recibe el roce de los párpados y hace que se sienta como arenilla.  

Otros factores que influyen en esta dolencia son la exposición prolongada frente a pantallas de PC, móviles y tabletas. Igualmente, los desequilibrios en ciclos hormonales, cirugías refractivas, el uso sin descanso de las lentillas favorecen el síndrome de ojo seco.  

En los casos en los que sientas dolencias leves de sequedad de los ojos, se recomienda el uso de gotas oftalmológicas. Estos productos ayudan al aumento natural de la lubricación. No obstante, si observas que este síndrome se presenta con mayor frecuencia e intensidad, debes acudir al oftalmólogo para descartar una patología subyacente. 

El tratamiento de la sequedad ocular varía de acuerdo a su causa: Por condiciones climáticas o ambientales, por infecciones, por desequilibrios hormonales, por uso inadecuado de las lentillas, etc.  

Cómo prevenir la sequedad ocular

Es importante seguir cuidados de higiene visual para prevenir el ojo seco, infecciones y queratitis. Uno de ellos es evitar frotarse los ojos con brusquedad o hacerlo con las manos sucias. Otro es dejarse cosméticos por mucho tiempo en el párpado y en las pestañas.  

Los sistemas de calefacción, sobre todo, los que expulsan aire caliente, resecan el ambiente. Al utilizar estos sistemas en casa o en la oficina en invierno, debes seguir estos cuidados para prevenir el síndrome del ojo seco

  • Toma descansos mientras trabajas frente al ordenador
  • Ventila con frecuencia los dormitorios que utilizan calefacción
  • Utiliza humidificadores para evitar los índices altos de sequedad en el ambiente
  • Instala sistemas de calefacción que trabajan con radiadores de agua caliente. Estos resecan menos que los impulsados por aire acondicionado
  • Usa con frecuencia soluciones oftalmológicas hidratantes.
  • Evita exponerte directamente frente al aire caliente
  • Utiliza en menor medida las lentes de contacto.

También es importante cuidar tu alimentación e incorporar comestibles ricos en ácidos grasos omega 3, como frutos secos y pescado. También es aconsejable que evites el tabaquismo. Es recomendable visitar al oftalmólogo de forma preventiva una vez al año para descartar anomalías visuales que pudieran ocasionar la sequedad en los ojos. 

Si después de aplicar estas recomendaciones los síntomas persisten, debes acudir al oftalmólogo.

Cuidados para evitar la sequedad ocular en invierno 

En esta estación del año solemos pasar más tiempo en nuestras casas y oficinas frente a las pantallas digitales. Por eso, hay un aumento significativo de casos del síndrome del ojo seco y de fatiga visual, especialmente si en estos lugares cerrados están encendidos los sistemas de calefacción.   

Para disminuir el riesgo de padecer estos síntomas, es importante beber por lo menos 8 vasos de agua al día. También puedes usar soluciones oftalmológicas como las que te propone Bañoftal e instalar humificadores en estos espacios.  


Como proteger tus ojos en la nieve. Bañoftal Salud Ocular

¿Proteges bien tus ojos cuando vas a la nieve?

¿Proteges bien tus ojos cuando vas a la nieve?

Nuestros ojos son órganos esenciales para interactuar con lo que nos rodea y muchas de las tareas que realizamos dependen de su buen funcionamiento. Por eso, debemos prestarles el mayor cuidado y protegerlos de los agentes ambientales que puedan afectarlos.

Durante la temporada de invierno, cuando el viento es más frío, las temperaturas disminuyen y hay presencia de nieve, nuestros ojos pueden padecer. Tienen más tendencia a irritarse, padecer sequedad o llegar a presentar  lo que se conoce como síndrome del ojo seco.

Este problema se evidencia todavía más cuando vas a la nieve. Aquí, la lesión más frecuente es la queratitis solar o fotoqueratitis. No obstante, hay soluciones innovadoras y seguras que nos pueden ayudar con este problema que trae consigo la temporada de nieve.

Como proteger tus ojos en la nieve. Bañoftal Salud Ocular

¿Por qué es importante cuidar tus ojos cuando vas a lugares nevados?

Cuando viajamos a lugares en donde la nieve es predominante en el paisaje, buscamos el equipo necesario para pasarlo bien esquiando o, simplemente, disfrutando de unos días tranquilos en la montaña. Protegemos nuestro cuerpo del frío y de los vientos helados, pero muchas veces dejamos olvidadas las medidas para proteger nuestros ojos.

El viento helado reseca los ojos debido a que las lágrimas se evaporan con mayor rapidez. Y la reverberación de los rayos ultravioleta contra la nieve puede producir daños en la superficie ocular. Esto se debe a que la nieve refleja un porcentaje mucho más elevado de la radiación. Al punto de que el índice UV aumenta por cada 1000 metros de altitud hasta en un 10%

Estos factores generan molestos síntomas que pueden entorpecer el correcto funcionamiento del ojo y afectar nuestra tranquilidad. Entre las molestias más comunes tenemos: ardor, picazón, quemazón, sensación de tener arena en el ojo y hasta queratitis ocular.

Una solución segura y rápida para combatir la sequedad ocular

Una de las soluciones que los expertos proponen para el problema de la sequedad ocular es el uso de gotas oftálmicas. Estas están especialmente diseñadas para cuidar los ojos durante nuestros paseos a lugares nevados. Existen fórmulas a base de sustancias naturales y biocompatibles que no causan efectos secundarios y son muy efectivas.

Tal es el caso de Bañoftal Ojo Seco, una fórmula desarrollada a partir de 2 grupos de componentes: 

  • Lubricantes e hidratantes como el ácido hialurónico de alta concentración al 0,4%.
  • Protectoras y reparadoras gracias a los extractos vegetales de hinojo, arándano rojo, centella asiática y gingko biloba.

Consejos para proteger los ojos en ambientes nevados

  • Es importante hidratarse correctamente. Al existir menor humedad, los ojos se resecan con mayor facilidad, así que hay que compensar esta pérdida bebiendo suficiente agua.
  • Se deben utilizar gafas de sol homologadas y de tipo envolvente. Los expertos aconsejan las que bloquean el 99% los rayos UV, las polarizadas que reducen los reflejos de la luz y las que cuentan con recubrimientos foto-cromáticos que disminuyen la acción resecante del sol. Se deben usar aunque el día esté nublado.
  • Es necesario usar gotas oftálmicas diseñadas para hidratar los ojos. De esta forma, se compensa la falta de humedad y se reduce la fricción del párpado.
  • Al volver a las viviendas se debe evitar poner la calefacción demasiado alta. Esto producirá mayor sequedad ocular.
  • También es importante parpadear con mayor frecuencia para ayudar a que las lágrimas se distribuyan mejor por el ojo.
  • No es recomendable utilizar lentes de contacto puesto que se pueden incrementar los síntomas.
  • Es importante evitar salir a esquiar durante largos períodos o a horas centrales del día

Si seguimos las medidas indicadas por los expertos para proteger nuestros ojos no tendremos problemas molestos. Podremos disfrutar sin problemas de las actividades propias de los sitios con paisajes nevados.


sequedad ocular invierno ojos rojos banoftal picor 1

Sequedad ocular en invierno

Sequedad ocular en invierno

El síndrome del ojo seco es una afección que afecta a muchas personas en todo el mundo durante los meses fríos. Los cambios climatológicos y sus efectos influyen en la salud ocular por las fuertes corrientes del viento, el frío, la humedad del aire y la nieve. La sequedad ocular se produce debido a la escasa lubricación que pueden tener los ojos en temporada invernal.

Es posible que las personas experimenten algunas molestias como: picor, hipersensibilidad a la luz, sensación de un cuerpo extraño en el ojo, ardor, enrojecimiento, arenilla, visión borrosa y otros síntomas. Esto es fruto de la poca producción de lágrimas debido a las bajas temperaturas.

¿Cómo mantener lubricados nuestros ojos?

La sequedad ocular es una afección que para muchos dura todo el año y que se acentúa en invierno por el frío. Pero, ¿a qué es debido la falta de lubricación ocular? ¿Qué puede ayudarnos a combatir el ojo seco?

En primer lugar, hay que saber que las glándulas de Meibomio son las responsables de que nuestros ojos se mantengan lubricados. Se trata de un conjunto de glándulas sebáceas que bordean el interior del ojo, alrededor y debajo de los párpados. Estas producen algunos componentes de la lágrima para que al pestañear se produzca una lubricación continua y perfecta en nuestros ojos.

La sustancia segregada por estas glándulas tiene una misión: Proteger a la córnea del polvo, la entrada de sustancias externas, o cualquier factor externo que pueda entrar en el ojo.

Una de las causas principales de sequedad ocular es la disfunción de las glándulas de Meibomio. Aunque es una patología común en personas que trabajan con ordenadores, esta ataca a buena parte de la población debido a los ambientes secos que propician la calefacción, el frío, el viento y la nieve en invierno. Por eso, en realidad, las recomendaciones generales son aplicables a todos por igual.

En invierno, los lípidos y proteínas que segregan estas glándulas se evaporan demasiado rápido y por ello se produce esta dolencia. 

Exposición a frío o calor produce sequedad ocular

Otra causa del ojo seco es que en invierno las personas transcurren más tiempo en lugares con fuentes de calefacción para resistir el frío. El calor hace que los ojos se sequen más rápido. 

Si nos vamos al extremo opuesto tampoco encontramos solución. Aquellas personas que se exponen al exterior en días nevados sufren corrientes de aire frío que resecan los ojos. En ese caso, es recomendable el uso de gafas que protejan de las temperaturas exteriores. 

Fuentes médicas señalan que las mujeres son más propensas a sufrir sequedad ocular. Esto es debido a que en la edad madura algunas hormonas reducen sus funciones y causan alteraciones en las glándulas de Meibomio. 

Otra de las causas que pueden favorecer la aparición de sequedad ocular es el mismo virus de la gripe que puede también conllevar una conjuntivitis infecciosa, que como efecto secundario puede provocar también sequedad ocular.

Recomendaciones para evitar la sequedad ocular en invierno

Si en temporada de invierno sientes molestias oculares leves, debes seguir estos consejos para que cuides la salud de tus ojos:

  • En caso de sentir molestia o picor, evita tocar los ojos con las manos. Si están sucias puedes acrecentar el problema o provocar una infección ocular. No te frotes los ojos. Lávalos con un baño ocular para eliminar cualquier rastro de impurezas acumuladas en la superficie del ojo.
  • Usa gafas de sol o gafas de protección contra la nieve para evitar que se resequen más de lo normal en días nevados y se evapore la capa lagrimal protectora. Al mismo tiempo, protegerás tus ojos de los rayos ultravioleta.
  • Parpadea de forma consciente para que el ojo se mantenga lubricado.
  • Usa lágrimas artificiales de venta libre en cualquier farmacia. Idealmente, utiliza gotas sin conservantes ni aditivos adicionales. El uso de colirios te ayudará a evitar la sequedad ocular en temporada invernal.
  • Mejora la alimentación en los días de invierno. Ingiere frutas y verduras que contengan mucha agua, como el pepino, la sandía y el melón. Igualmente, incrementa el consumo de alimentos verdes que contengan beta caroteno, como el brócoli, las acelgas y espinacas.
  • Si trabajas de cara a un ordenador. toma pausas para descansar la vista. Estar mucho tiempo delante de una pantalla tiende a producir sequedad ocular. Está comprobado clínicamente que pestañeamos menos y no lubricamos la superficie ocular cuando fijamos la atención en el monitor.

 

Si has seguido todos los consejos y continúan las molestias en tus ojos, es necesario que consultes a un especialista. Él te indicará los cuidados clínicos asociados al síndrome del ojo seco o simplemente sequedad ocular. Esta es una molestia que cada día afecta a más y más personas en el mundo, no solo por el invierno sino por el uso prolongado de dispositivos electrónicos.

 

 


fatiga-digital-banoftal-salud-ocular

¿Qué es la fatiga ocular digital?

¿Qué es la fatiga ocular digital?

La fatiga ocular es un problema que sufrimos con bastante frecuencia en la actualidad a causa del uso constante de los dispositivos electrónicos. Estos equipos emiten lo que se conoce como luz azul.

En este artículo vamos a tratar este tema con mayor detenimiento.

Fatiga ocular, un problema en pleno crecimiento

Vivimos en un mundo donde estar frente al ordenador o el móvil es normal. No obstante, esto nos hace tener una serie de problemas a causa de la luz azul que emiten las pantallas, sobre todo si están muy cerca de los ojos.

Uno de los problemas más comunes que podemos sufrir por la luz azul es la fatiga visual, también conocida como síndrome visual informático o SVI. Se produce en los ojos cuando estos hacen un esfuerzo excesivo al mirar una pantalla durante mucho tiempo.

La fatiga visual provoca una serie de síntomas que afectan la capacidad de ver, ojos secos, picor en los ojos, sensación de arenilla, dolor de cabeza o hinchazón.

fatiga-digital-banoftal-salud-ocular

¿Cómo retrasar la fatiga visual?

Una forma efectiva para retrasar la aparición de fatiga visual es regular la iluminación del espacio donde se usan los dispositivos electrónicos. Lo mejor es que la cantidad de luz esté equilibrada, sin mucha o poca iluminación. De lo contrario, nuestros ojos se esforzarán más al intentar enfocar.

Además, debemos evitar los reflejos de luz. Parar de vez en cuando o buscar otros enfoques son maneras sencillas que pueden ayudarnos con este problema. Descansar un momento cuando los ojos comienzan a molestar es lo mejor que podemos hacer si pasamos mucho tiempo frente al ordenador.

Una técnica muy recomendada es mirar objetos que estén lejos de la pantalla de los equipos, así como alejar la pantalla o mirar al horizonte.

Hay una regla que se conoce como 20-20-20. Esta indica un descanso cada 20 minutos para ver objetos ubicados a 6 metros (20 pies) durante unos 20 segundos. Gracias a esto, nuestros ojos se reinician y recargan energías.

También podemos disminuir el resplandor y brillo de los dispositivos, así como usar la opción de “luz nocturna”. Esta genera una luz amarillenta más cálida para los ojos.

Bañoftal Blue Light Protect, Soluciones efectivas

En BAÑOFTAL contamos con soluciones oftálmicas innovadoras, seguras, sin efectos secundarios y fáciles de usar. Bañoftal Blue Light Protect, nuestro producto especial que protege de los daños causados por la luz azul y la radiación UV.  Con ingredientes de origen natural y biocompatibles, las cuales garantizan una óptima salud ocular.

La fatiga ocular es un problema que podemos tratar con buenas costumbres y con la ayuda de productos de BAÑOFTAL. De esta forma, garantizamos que nuestros ojos se mantendrán en las mejores condiciones.