mascarillas-ojo-seco-evaporativo-banoftal

El uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo

El uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo

Según ha alertado el Consejo General de Farmacia (CGF), los casos de ojo seco se han incrementado en nuestro país durante la crisis sanitaria producida por el COVID-19. Aunque algunos motivos de este crecimiento son el aumento de ciertas actividades diarias, como el teletrabajo, lo cierto es que el uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo están fuertemente relacionados.

mascarillas-ojo-seco-evaporativo-banoftal

Qué es el ojo seco evaporativo

Cuando hablamos de ojo seco, nos referimos a una afección ocular que llega a afectar a un tercio de la población española. Dicha afección puede clasificarse en dos tipos distintos: el conocido como ojo seco acuodeficiente y el ojo seco evaporativo.

Este último suele producirse debido a una disfunción de las glándulas de meibomio. Estas están localizadas en el borde de los párpados, y son las encargadas de segregar lípidos para que protejan a las lágrimas de una evaporación demasiado temprana.

Por lo general, una causa bastante habitual del ojo seco evaporativo puede ser una exposición directa del ojo a una corriente de aire. La falta de parpadeo puede ser otro motivo bastante común.

Síntomas más comunes

Según los oftalmólogos, esta modalidad de sequedad ocular puede manifestarse mediante los siguientes síntomas:

  • Irritación en el ojo.
  • Enrojecimiento.
  • Picor, escozor o sensación de arenilla.
  • Picor.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Visión borrosa.

¿Por qué la mascarilla contribuye a su aparición?

Como ya hemos mencionado, una corriente de aire, como la producida por el aire acondicionado, puede provocar que las lágrimas, que son las encargadas de proteger, limpiar e hidratar el ojo, se evaporen antes de tiempo y así no puedan cumplir su cometido con total eficacia.

Cuando llevamos puesta una mascarilla, el aire que expulsamos al respirar no sale con normalidad. Lo común es que salga hacia abajo, si exhalamos por la nariz, o hacia delante, si lo hacemos por la boca. Con la mascarilla, no obstante, este aire suele quedar retenido en su interior, por lo que es fácil que salga por la parte superior. Es decir, justo debajo de los ojos. Se trata, pues, de una continua corriente de aire que, a la larga, nos puede producir este tipo de sequedad ocular.

Consejos para evitar sufrir ojo seco evaporativo debido a la mascarilla

Aunque queda demostrado que la mascarilla, tras llevarla de un modo prolongado y continuado, puede ser un problema para nuestros ojos, lo cierto es que su uso sigue resultando esencial para prevenir la transmisión del coronavirus, especialmente en interiores. Por eso, si lo que queremos es reducir el riesgo de sufrir esta afección, los especialistas dan los siguientes consejos:

  1. Elegir una mascarilla con alambre nasal flexible. Además, hemos de cuidar la forma que adaptamos el alambre. Lo ideal es ajustarlo todo lo posible para evitar que el aire exhalado elija ese camino para salir.
  2. Descansar de su uso cada ciertas horas. Siempre que sea posible, será recomendable quitarse la mascarilla para respirar con normalidad.
  3. Aplicar gotas lubricantes. Haciendo esto de forma periódica ayudaremos a mantener la hidratación del ojo.
  4. Parpadear con más frecuencia. Esto ayudará a estimular nuevas lágrimas de forma natural.

conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

La conjuntivitis podría decirte si has contraído COVID-19

Tus ojos podrían decirte si has contraído COVID-19

La conjuntivitis leve es un síntoma del coronavirus en algunos casos. Así lo confirman estudios médicos basados en la cantidad de pacientes que acuden a consulta por ardor y enrojecimiento de los ojos. 

Investigaciones en Asia afirman que la conjuntivitis leve afecta solo a una de cada diez pacientes de COVID-19. Es una señal que ayuda a pronosticar reconocer y combatir a tiempo la infección.

conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

Tipos de conjuntivitis 

Existen dos tipos de conjuntivitis: adenovírica y folicular. Esta última tiende a ser de gravedad ligera o moderada. Por esa razón, algunos pacientes experimentan inflamación ocular, irritación, ardor, picazón o sensación de cuerpo extraño dentro de los ojos. 

En algunos casos, las conjuntivitis asociadas al coronavirus se resuelven solas. No obstante, si la molestia demanda atención médica, el tratamiento es similar al de la dolencia convencional. En este tipo de dolencia, lo prioritario es atacar la infección que produce el covid-19, ya que la irritación de los ojos es un daño colateral.

¿Cuál es la relación entre el Coronavirus y la conjuntivitis?

Estudios médicos avanzados sobre el Covid-19, señalan que los ojos y la mucosa son receptores del virus. Por eso, recomiendan el uso de gafas de seguridad y mascarillas en el exterior para evitar el contagio. 

En China, una investigación con pacientes infectados por coronavirus reveló que el enrojecimiento ocular estaba presente en 1 de cada 30 personas. La cifra representa una tasa baja pero no descartable si se pretende reforzar la prevención y el cuidado ocular en tiempos de pandemia.

La conjuntivitis por sí sola no es un síntoma de coronavirus. Esta debe ir acompañada de otras señales como fiebre, dolor de garganta o tos persistente para poder evidenciar que efectivamente el paciente ha contraído la infección. No obstante, saber la relación que existe entre el coronavirus y los ojos es muy importante en el momento de decidir si hacernos la prueba o no. 

En los niños hay que tener especial cuidado porque son más vulnerables al padecimiento de la conjuntivitis asociada al Covid-19.

¿Qué puedo hacer si tengo irritación ocular?

Antes de determinar si la irritación ocular se debe a una conjuntivitis derivada del coronavirus, puedes solicitar en la farmacia gotas para el ojo rojo, toallitas y baños oculares para garantizar la higiene ocular. Es importante buscar asesoría clínica para detener a tiempo el avance de la infección y recibir el tratamiento adecuado.

Aunque no tengas la certeza de que esta esté relacionada con el coronavirus, es pertinente que tomes medidas de protección. Antes de alarmarte por sospecha de coronavirus, observa el comportamiento de tus ojos y así descartar otras patologías como el ojo rojo, síndrome del ojo seco o la conjuntivitis convencional.

Recomendaciones en caso de sufrir conjuntivitis por coronavirus

  • Lavarse los ojos frecuentemente con solución fisiológica o agua, realizar baños oculares desechando la cantidad de líquido sobrante para cada ojo y limpiando la bañerita con agua caliente en cada aplicación y mantener una higiene apropiada.
  • Evitar frotarse los ojos en caso de sentir ardor o picazón. Esto es debido a que agrava la irritación de la mucosa.
  • No compartir maquillaje. La conjuntivitis es transmisible por medio de las brochas para delinear los ojos y cepillos para el rizado de pestañas.
  • Mantener una limpieza periódica de los lentes de contacto para prevenir la proliferación de bacterias que pueden ocasionar infecciones en la córnea.
  • Reforzar la higiene de las manos y evitar a toda costa tocarse los ojos con las manos sucias.
  • Usar mascarillas y gafas para cuidar los ojos de las amenazas externas.
  • Mantenerse en casa para no contagiar a las demás personas de coronavirus.

La prevención siempre será la principal medida para frenar la propagación del virus y favorecer la salud ocular.


complementos-alimenticios-cuidado-ojos-banoftal

Complementos alimenticios para el cuidado de tus ojos

Complementos alimenticios para el cuidado de tus ojos

¿Necesitas evitar la fatiga ocular y frenar la pérdida de visión? Entonces, te recomendamos que le prestes más atención a tu alimentación.

Una nutrición equilibrada garantiza la salud de nuestros ojos. Por eso, debemos consumir alimentos ricos en vitaminas A, B, C, D, E y minerales como el zinc y el selenio, así como ácidos grasos de tipo Omega 3.

No obstante, para garantizar los requerimientos diarios podemos recurrir también al consumo de complementos alimenticios que los contengan. De esta forma, sumamos así las cantidades necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

complementos-alimenticios-cuidado-ojos-banoftal

Las vitaminas y el cuidado de los ojos

Algunas vitaminas son de gran importancia para el cuidado de nuestros ojos. Por eso, es recomendable consumirlas en forma de complementos para evitar el deterioro ocular. Entre las más efectivas están:

  • Vitamina A: Esta vitamina actúa como antioxidante. Impide el efecto nocivo de los radicales libres (un tipo de molécula inestable y residual que ataca a otro tipo de moléculas en las células) sobre los tejidos del ojo. Varios estudios han comprobado que su consumo baja el riesgo de padecer degeneración macular. Por otra parte, su bajo consumo produce fatiga ocular y sequedad ocular.
  • Vitaminas del complejo B: Destacan la vitamina B1 (también llamada tiamina), la B2 o riboflavina, la B6, la vitamina B12 y el ácido fólico. Este grupo de nutrientes protegen contra los procesos degenerativos y contra las parálisis de los músculos oculares. Además, combaten el cansancio visual.
  • Vitamina C: Es un potente antioxidante que refuerza el sistema inmune protegiéndonos de infecciones y de úlceras corneales. También puede prevenir la aparición de glaucoma. La encontramos en frutas cítricas como el limón, la naranja y el pomelo.
  • Vitamina D y E: También protegen contra el estrés oxidativo, previniendo la degeneración macular y la visión borrosa. La vitamina D nuestro cuerpo la sintetiza cuando nos exponemos al sol.

Los minerales y ácidos grasos también te ayudan a proteger tus ojos

Los minerales y ácidos grasos también tienen un papel importante en la salud de tus ojos. Por eso, siempre será necesario incluir en tu dieta alimentos que los contengan, así como algún complemento en cápsulas o comprimidos. Entre los más indicados por los expertos están: 

  • El zinc y el selenio: Además de ser antioxidantes, estos minerales participan en la absorción de la vitamina A y de la vitamina E. Por eso, son fundamentales en nuestra dieta.
  • Omega 3: Este tipo de ácido graso es fundamental para la salud de nuestra retina y de los ojos en general. Múltiples estudios científicos han demostrado que su consumo diario puede evitar las retinopatías, así como la degeneración macular. También favorece la producción de lágrimas, por lo que es sumamente beneficioso para evitar la sequedad ocular.

Consejos adicionales para cuidado de tus ojos

Además de llevar un estilo de vida saludable,  tener una buena alimentación y en caso necesario y siempre por recomendación profesional, complementar con algunos complejos vitamínicos, también puedes incorporar una rutina de cuidado efectiva. Existen productos en el mercado que nos pueden ayudar a limpiar o refrescar nuestra vista al final de un día de trabajo, o cuando se encuentre agotada o irritada.

Dentro de estos productos se encuentra el baño ocular de Bañoftal. Esta es una solución elaborada a base de extractos de hamamelis y caléndula que garantizan la higiene y el confort de una vista cansada.

Es útil para la limpieza de ojos en caso de que estos estén expuestos a sustancias irritantes como humo, cloro, etc. Facilita el arrastre de sustancias que puedan haber entrado en el ojo, como polvo o cosméticos. También tiene un efecto desinflamante en los casos de conjuntivitis leves y proporciona alivio a la vista cansada después de pasar horas expuestos a la luz azul de las pantallas.

 


luz-azul-irritacion-ocular-ojo-seco-fatiga-digital-bañoftal

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

Aunque también aporta beneficios a la visión, la luz azul puede ser nociva para nuestra salud ocular, sobre todo si uno se expone demasiado a ella. No obstante, es imposible no estar expuesto de alguna manera, ya que se encuentra en todas partes (el sol, por ejemplo, la emite constantemente).

El tipo de iluminación que emiten los distintos dispositivos electrónicos es, hoy en día, una de las fuentes de luz azul a la que más nos exponemos. Aun así, el problema no es que sea dañina por sí misma, sino que no es recomendable estar expuestos a ella durante largos periodos de tiempo.

A continuación enumeramos algunas de las formas en las que la luz azul afecta a tu visión:

Luz azul y pantallas

En realidad, la luz azul emitida por las pantallas es bastante menor en comparación a la que emana el sol. El problema no es la cantidad de luz, sino el tiempo de exposición. 

Además, a día de hoy no es posible fabricar un dispositivo electrónico que no emita en mayor o menor medida, pues un tercio de toda la iluminación a la que nos exponemos diariamente (natural y no natural) es luz azul.

afecta-luz-azul-pantallas-a-ojos

Cómo afecta la alta exposición a pantallas

Para empezar, el condicionante principal es el tiempo de exposición. Aunque no nos demos cuenta, estar delante de una pantalla insta a los ojos a parpadear menos. Esto quiere decir que nuestros ojos lubricarán menos, favoreciendo la sequedad ocular.

Además, las mismas pantallas sugieren que miremos a un mismo punto (el cuál además está a una distancia relativamente corta) durante mucho tiempo. Esto a la larga genera fatiga visual. 

¿Entonces la luz azul no es peligrosa? La verdad es que, aunque uno se proteja los ojos, la luz azul sí es capaz de traspasar la córnea y el cristalino. Por eso, con el tiempo puede ser un factor determinante en la degeneración macular de nuestros ojos y afectar a la capacidad visual a medio-largo plazo. Aunque, de nuevo, solo en casos de exposición prolongada.

Recomendaciones

Hoy, las pantallas forman parte de nuestro entorno, tanto a nivel profesional como personal. Sin ellas sería casi imposible realizar la mayoría de nuestras actividades cotidianas. De hecho, muchos necesitan de estas para trabajar.

Para minimizar el efecto de la luz azul existen ciertos filtros físicos para smartphones y tablets, así como para los diferentes equipos portátiles y monitores de diferentes tamaños. Estos se encargan de absorber la luz mientras los utilizamos. También es recomendable activar el modo nocturno en todas las aplicaciones.

Recordemos que los ojos trabajan mucho, es importante darles descanso y un merecido cuidado para mantenerlos sanos y productivos.

Estos son algunos consejos para a evitar la fatiga digital e incomodidad en la salud ocular:

  • Parpadea para hidratar y disminuir la sequedad
  • En caso de sequedad ocular, es recomendable utilizar gotas oftálmicas que protegen los ojos de la luz azul y UVA, además de aliviar el picor y lubricar los ojos, como Bañoftal Blue Light Protect.
  • Ajusta los niveles de brillo y contraste de tus dispositivos electrónicos.
  • Mantén la distancia adecuada con la pantalla.
  • Da descanso a los ojos con frecuencia.
  • Limita el tiempo que utilizas tus dispositivos en la medida de lo posible.
  • Incrementa el tamaño de la letra cuando leas en pantallas.
  • Trabaja reduciendo el brillo de tus pantallas.
  • Escoge fondos de pantalla que no sean muy brillantes.

 


Irritación ocular en verano

Irritación ocular en verano

Irritación ocular en verano

Durante el verano son varios los factores que incrementan los riesgos de patologías y/ o molestias en los ojos. La prolongada exposición al sol, los aires acondicionados, los baños en las piscinas y en el mar, son los responsables de que haya una notable incidencia de conjuntivitis y queratitis, sobre todo en personas mayores y niños.

Eso significa que si hay una estación en la que debe tenerse un especial cuidado de los ojos, es el verano. Por supuesto que en todo el año la salud visual es importante y necesaria, pero en el verano deben tomarse más precauciones y cuidados.

Irritación ocular en verano
Irritación ocular en verano

Cómo cuidar los ojos en verano

Por lo general cuando se habla de verano, la mayoría de las personas que se disponen a disfrutar de sus vacaciones piensan, y con mucha razón, en el cuidado de la piel. Pero se olvidan con frecuencia que los ojos deben cuidarse con el mismo esmero.

Para esto es indispensable seguir una serie de recomendaciones para mantener una adecuada salud ocular:

Usar gafas de sol

Usarlas en todo momento de exposición solar, y eso incluye a los niños de todas las edades. Lo ideal es que estén homologadas y adquiridas en tiendas especializadas como ópticas y farmacias. Las homologadas tienen los filtros que bloquean la radiación ultravioleta. Y es mucho mejor si además de las gafas adecuadas se usa sombrero, gorro o visera.

No exponerse al sol demasiado tiempo

Es lógico que muchas personas quieran tener una piel bronceada y llamativa, pero la inmoderada exposición del sol, aparte de daños a la piel, aun con la aplicación de protectores, también afecta a los ojos.

Usar gafas de baño

Deben usarse tanto en el mar como en la piscina para evitar el contacto con ciertos agentes contaminantes, como bacterias, virus y hongos, y con irritantes, como el cloro.

Evitar la sequedad ocular

Dado que en verano se pasa más tiempo en ambientes con aire acondicionado, se aumenta la posibilidad de padecer de ojo seco. A eso se suma que el calor y la baja humedad resecan los ojos por una mayor evaporación de las lágrimas.

Por eso debe mantenerse la temperatura de los aires acondicionados entre 21 y 25 grados, y usar lágrimas artificiales y colirios con regularidad.

Lavarse las manos con frecuencia

Puesto que se está más tiempo expuesto a ciertos agentes que pueden ser irritantes y contaminantes, como el agua de las piscinas o la misma arena de la playa, el lavado de las manos es fundamental, sobre todo en los niños.

Siguiendo estas recomendaciones se garantiza mantener una adecuada salud ocular para disfrutar del verano plenamente. Se recomienda, en caso de que las molestias persistan a pesar de la aplicación de estas medias, acudir siempre al médico.

¿Qué hacer ante problemas oculares en verano?

Es importante incluir en el equipaje gafas, viseras, gotas oculares lubricantes, descongestionantes y calmantes para proteger los ojos de la irritación.

No obstante, si llegan a presentarse algunas molestias a pesar de todas las precauciones, no están de más algunas indicaciones:

  • En caso de irritación de los ojos por el cloro de la piscina, también llamada conjuntivitis irritativa, se recomienda acudir a la farmacia para que nos aconseje algun tratamiento ocular descongestionante para eliminar el ojo rojo y el picor, y lágrimas artificiales para aliviar el ojo de la sequedad producida por la irritación.
  • En caso de conjuntivitis infecciosas por hongos o bacterias, es necesario acudir al médico para que prescriba el colirio antibiótico para eliminar la infección y limpiar los ojos con un baño oftálmico para aliviar los síntomas y mantener una adecuada higiene que evite una mayor proliferación.
  • Si existe una lesión corneal debido a una prolongada exposición al sol, es importante acudir al médico para que nos prescriba algun ungüento a base de vitamina B12 que nos ayude  a acelerar la cicatrización de la herida producida y reducir el daño.
  • Por ojo seco o irritación en los ojos, debe usarse lágrimas artificiales para aliviar la irritación o sequedad.

Finalmente, si entra algún cuerpo extraño en el ojo, como los granitos de la arena de la playa, o alguna brizna de polvo, es importante realizarse baños oftálmicos con alguna solución estéril que nos limpie, descongestione y calme.