¿Cómo afecta el sol a los ojos y cómo debemos protegernos?

Diariamente, estamos expuestos a la luz del sol y los ojos son órganos muy sensibles a las radiaciones solares. De hecho, los rayos ultravioletas podrían afectar directamente la visión, provocando daños en las capas oculares. 

La exposición dependerá de las condiciones atmosféricas y las actividades al aire libre que se realicen, sobre todo, en primavera y verano. Por este motivo, las gafas de sol se convierten en el aliado perfecto para conservar salud ocular y prevenir la aparición de determinadas enfermedades de los ojos.

¿Por qué es importante usar las gafas de sol para mantener la salud ocular?

La actividad a desarrollar, el lugar, la duración y la hora del día en que se va a ejecutar esta son factores muy importantes que se deben tener en cuenta para proteger nuestros ojos de los efectos nocivos del sol

Las condiciones atmosféricas influyen considerablemente en la cantidad de rayos UV que recibimos. Por eso, utilizar gafas durante todo el año cuida y protege los ojos. Recuerda que la exposición prolongada sin precaución puede causar dolor de cabeza, ojos irritados, secos y dificultad de concentración.

¿Qué condiciones debe cumplir una gafa de sol para cuidar la salud visual?

Para proteger los ojos de la radiación solar es necesario elegir las gafas adecuadas. Te sugerimos considerar los siguientes requisitos:

  • Comprobar que tienen el marcado CE.
  • Escoger el tipo de filtro solar.
  • Conjugar el color con la capacidad de absorción.
  • Solicitar asesoría de personal cualificado.
  • Preferir gafas en función del filtro de absorción y no por el aspecto.
  • Elegir el color en función del uso. Cada color ofrece características visuales diferentes.

¿Qué categoría elegir para que la gafa de sol proteja la salud ocular?

La selección de las gafas para la protección y cuidado óptimo de la salud ocular debe estar orientada en función a la exposición, tiempo y actividad a realizar. Estas se clasifican en:

  • Categoría 0: Reducen hasta un 20% luz visible. Son gafas muy claras para ser utilizadas a diario, en interiores, de noche y aptas para la conducción.
  • Categoría 1: Reducen la luz entre un 20 y 57%. Suelen ser ligeramente coloreadas y se usan en contextos lumínicos leves. Son ideales para actividades al aire libre y zonas urbanas.
  • Categoría 2: Reducen la luz entre un 57 a 82%. Son medianamente coloreadas y se emplean para deportes al aire libre.
  • Categoría 3: Reducen la luz de un 82 a un 92% gracias al tinte de sus lentes. Su uso es ideal para condiciones de luminosidad alta. Se usan para deportes en zonas de mucho sol.
  • Categoría 4: Reducen la luz de un 92 a un 98%. Son ideales para realizar actividades en alta montaña, esquí y deportes acuáticos intensos donde la incidencia del sol es extrema.

¿Cómo cuidar nuestros ojos ante exposición solar?

    • Es importante utilizar las gafas de sol aunque el día esté nublado. Recuerda que las nubes dejan pasar el 90% los rayos UV.
    • Prestar especial atención a la protección de los ojos frente al sol. Necesitan una mayor protección a horas centrales del día
    • Las gafas de sol para conducir no deben absorber más del 20% luz visible. Debes prevenir la pérdida de visibilidad en espacios cerrados.
    • Dale prioridad a las gafas de sol con lentes polarizadas para realizar actividades en playa, montaña o nieve.
    • Las personas de piel clara deben extremar las precauciones para proteger los ojos del sol. Estos tienen una pigmentación menor en la retina y por lo tanto son más vulnerables.
  • Utilizar lágrimas artificiales para aliviar las molestias de la sequedad ocular producida por el sol