Cómo hacer un baño ocular

A lo largo del día, puedes notar que tus ojos empiezan a sufrir molestias oculares, pero es completamente normal. Los ojos están expuestos a factores ambientales que son muy perjudiciales para ellos. Entre estos factores encontramos la polución, el humo de los coches, la sequedad ambiental y la entrada de cuerpos extraños en el ojo.  Las partículas se  introducen en ellos y pueden resecar, e incluso irritar, el ojo. Para evitarlo, existen los baños oculares. ¿Alguna vez has dedicado tiempo limpiar tus ojos? Si la respuesta es no, ¡debería tomar esa rutina!

 

como-hacer-un-bano-ocular-banoftal

 

¿Qué es un baño ocular?

Los expertos definen el baño ocular como aquella disolución acuosa, y también estéril, que está dedicada a limpiar o bañar el ojo. Esta solución está compuesta por activos, sobre todo antisépticos y suero fisiológico, pero también por ingredientes refrescantes y astringentes.

En este sentido, el uso de un baño ocular se tendrá que realizar de manera rutinaria si se padecen una serie de patologías. Te lo contamos en el siguiente apartado

 

¿Cuándo se debe realizar un baño ocular?

Como adelantamos, se debe hacer un baño ocular cuando sufras alguna de las siguientes molestias oculares. ¡Atento a esta lista!

No olvides que los baños oculares pueden realizarse entre una y tres veces al día, aunque el proceso para hacerlo te lo contamos un poco más adelante.

  • Cansancio ocular
  • Quemazón y picor de ojos
  • Irritación ocular
  • Ojos rojos
  • Estrés visual
  • Visión borrosa
  • Sensibilidad a la luz
  • Enrojecimiento por el cloro
  • Presencia de cuerpos extraños
  • Intolerancia a las lentillas o lentes de contacto
  • Alergias
  • Ojos secos o pegados (por ambientes secos o por polución)
  • Cansancio ocular

 

El paso a paso para hacer un baño ocular

Estos son los 6 pasos a seguir para hacer un baño o una limpieza ocular. Sin duda, es la mejor forma de calmar unos ojos congestionados, así que, presta atención.

  • En primer lugar, lavarse bien las manos. El primer paso para hacerse un baño ocular es limpiarse bien las manos para eliminar cualquier resto de bacterias que pueden existir en ellas.
  • En segundo lugar, limpiar la bañerita en cada aplicación con agua caliente ( mínimo 40º).
  • En tercer lugar, limpiar la zona de los párpados. Es importante utilizar un poco del líquido del baño ocular en un algodón y limpiar tus párpados, así como las pestañas. De esta forma, eliminarás cualquier resto de polvo o residuo.
  • En cuarto lugar, vaciar la bañera ocular y llenarla con la solución ocular. Con la bañera ocular pasada por agua hirviendo, tendrás que rellenarla con el líquido. Después tendrás que meter la cabeza hasta cubrir los ojos con agua. ¡Los ojos tienen que estar abiertos!
  • En quinto lugar, mantener el ojo abierto y en movimiento. Después de lavarte el ojo en esta solución líquida, tendrás que inclinar la cabeza hacia atrás y mover el ojo en todas las direcciones. El objetivo es empapar, así, toda la superficie del ojo. ¡Este proceso durará entre 15  y 30 segundos!
  • Por último, eliminar el líquido que sobra. Para terminar, solo tiene que eliminar cualquier resto de líquido que quede en el ojo con un algodón  y limpiar la bañerita con agua caliente para eliminar cualquier presencia de virus o suciedad.

Es más fácil de lo que parece, ¿verdad? Pues existe otra variante mucho más sencilla: hacer un baño ocular con gotas. Estas gotas (entre 3 y 4) se echan directamente en el ojo.