Conjuntivitis: ¿Bacteriana o Vírica?

Distinguir entre conjuntivitis vírica y bacteriana sin acudir al médico es complicado. Para ello, habría que entender a fondo cómo perjudica esta patología al ojoLa esclerótica es la parte blanca del ojo que está recubierta por una membrana delgada y transparente, conocida como conjuntiva. Este tejido es el de proteger al ojo de cuerpos externos. Cuando la conjuntiva se infecta provoca un enrojecimiento del ojo, o conjuntivitis. La causa de la infección puede ser un virus, una bacteria o la propia alergia, pero esta última no dura mucho tiempo y se debe a una reacción del cuerpo a un alérgeno.

En este artículo exploraremos las diferencias entre la conjuntivitis vírica y la bacteriana.

Conjuntivitis vírica

Constituye el 80 % de las conjuntivitis que sufrimos. La mayoría de los casos de conjuntivitis vírica están causados por el adenovirus, enterovirus y virus Coxsackie.

Esta clase de conjuntivitis tiende a ser más suave que la bacteriana y sus síntomas se expresan de manera más fuerte entre los días 3 y 7 días desde el inicio de la patología. Por otro lado, después de una semana con conjuntivitis vírica, el malestar empieza a bajar por sí mismo y la infección se cura sin necesidad de seguir ningún tratamiento específico. En los casos más persistentes los síntomas puede llegar a permanecer durante 3 semanas.

Cada caso de conjuntivitis vírica puede ser diferente, en relación del virus que la haya provocado. Entre los síntomas más recurrentes de la conjuntivitis vírica encontramos:

  • Enrojecimiento de la esclerótica (parte blanca de los ojos).
  • Inflamación de la conjuntiva y de los párpados.
  • Secreción que puede ser acuosa, amarillenta o blanquecina.
  • Producción excesiva de las lágrimas.
  • Ardor, irritación y comezón.
  • Sensación de arenilla bajo el ojo, seguida de la necesidad de frotarnos los ojos.
  • Fotosensibilidad.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos ubicados enfrente de las orejas.
  • Fiebre.
Te puede interesar  ¿Qué es la Degeneración Macular Asociada a la Edad?

A diferencia de la bacteriana, esta afección es mucho más contagiosa. Frente la presencia de uno o más síntomas de conjuntivitis vírica, es requisito asistir al oftalmólogo para que haga una revisión completa y diagnostique la patología. Esta condición tiende a curarse sin tratamiento, por otro lado, el experto médico recomendará la colocación de compresas frías en los ojos, el uso de gotas oftalmológicas y limpiar los dos ojos tres ocasiones al día con baños oculares para hacer mejor los síntomas mientras la infección recede.

Conjuntivitis bacteriana

La conjuntivitis bacteriana ocurre cuando ciertas bacterias infectan el ojo ocasionando la inflamación de la conjuntiva. Entre las bacterias más recurrentes que causan esta afección se encuentran: el streptococcus pneumoniaestaphylococcus aureuschlamydia y neisseria gonorrhoeae, esta última produce un tipo de conjuntivitis bacteriana conocida como gonocócica, la cual tiene lugar después del contacto sexual con un individuo infectado.

Este tipo de conjuntivitis puede durar entre 2 y 3 díasaunque algunas ocasiones la patología se complica y puede tardar en curarse hasta 3 semanas. La conjuntivitis bacteriana suele requerir la utilización de antibióticos para eliminar la bacteria por completo. Los síntomas de la conjuntivitis bacteriana pueden cambiar en relación del microorganismo que haya desencadenado la afección. Entre los más recurrentes encontramos:

  • Enrojecimiento de la esclerótica (parte blanca de los ojos), en uno o en ambos ojos.
  • Secreción de pus.
  • Inflamación de la conjuntiva y de los párpados.
  • Producción excesiva de las lágrimas.
  • Picazón; ganas de frotarse el ojo.
  • Sensación de arenilla debajo del párpado.
  • Costras en las pestañas.
  • Picazón, ardor y dolor en el ojo que contiene la bacteria.
  • Malestar general.
  • Fotosensibilidad.
Te puede interesar  Cómo aplicarnos las gotas oftálmicas a nosotros mismos

Diferencia entre ambas: 

  • La conjuntivitis vírica se manifiesta en los dos ojos, mientras que la bacteriana suele afectar solo uno. Cuando un individuo tiene conjuntivitis bacteriana, la infección puede traspasarse de un ojo a otro.
  • A menudo la conjuntivitis viral está acompañada de otras dolencias como gripe o infección respiratoria. La conjuntivitis bacteriana frecuenta manifestarse sola.
  • La conjuntivitis bacteriana puede ocasionar dificultades a la hora de abrir los ojos por la mañana debido a las costras en párpados y pestañas. La conjuntivitis viral hace que el ojo esté pegajoso, pero no dificulta el abrirlo.
  • La secreción producida por la conjuntivitis bacteriana es mucho más densa y de color amarillento a verdoso, en tanto que la secreción ocasionada por la vírica es más acuosa y blanquecina.
  • La conjuntivitis vírica no responde al régimen con antibióticos y la bacteriana sí.
  • La bacteriana frecuenta provocar un edema suave en el párpado, en tanto que la vírica ocasiona una inflamación bastante más pronunciada.
  • La conjuntivitis viral dura mucho más tiempo que la bacteriana.