Consejos para una buena salud ocular

Casi nunca nos detenemos a pensar en el valor que tienen los ojos para nosotros. Solo lo hacemos cuando su pérdida resulta ser muy grave. Sin embargo, las patologías oculares, como por ejemplo el glaucoma, no siempre presentan síntomas y, a menudo, sólo se acude al especialista cuando ya se ha producido el inicio del daño ocular. Es por esto que es necesario procurar tener buena salud ocular para prevenir más complicaciones y mejorar nuestra calidad de vida.

consejos-para-una-buena-salud-ocular-banoftal

¿Cuáles son los consejos para tener una buena salud ocular?

Tener una buena salud ocular mejora la calidad de vida y el rendimiento académico y laboral. Los ojos son uno de los órganos más complejos y delicados de nuestro cuerpo, y debemos saber cuidarlos como se merecen y necesitan:

  1. Cuidar la alimentación. Es necesario consumir alimentos ricos en vitamina A, que es fundamental para la vista. Además de la zanahoria, la contienen otros alimentos: los espárragos, los albaricoques, las nectarinas y la leche. Además, hay que tener especial cuidado en personas diabéticas, hipertensas o con problemas de colesterol.
  2. Mantener los ojos hidratados. Sobre todo cuando trabajamos delante del ordenador, es necesario parpadear a menudo. También es recomendable ventilar la estancia y, si es necesario, usar humidificadores. Si aún así tenemos sequedad ocular, podemos recurrir a soluciones individuales de lágrima artificial. Y, por supuesto, beber mucha agua a lo largo del día.
  3. Vigilar la iluminación. Es importante tener suficiente luz al leer, trabajar en el ordenador, ver la televisión o cuando realicemos cualquier otro esfuerzo visual a corta distancia, con el fin de prevenir la fatiga ocular. También es recomendable realizar breves pausas, para que la vista descanse.
  4. Ver la televisión siempre a distancia. Es recomendable no acercarnos demasiado –por ejemplo, un aparato de 32 pulgadas debe estar a unos dos metros de distancia y uno de 46, a unos dos y medio-. También es importante modular el tiempo de exposición.
  5. Protegernos del ordenador. Con el objetivo de evitar la fatiga visual, hay que mantener el monitor a una distancia de al menos cincuenta centímetros de nuestros ojos y formando un ángulo de noventa grados. Si es posible, usar un filtro o protector de pantalla y ajustar el brillo del monitor para rebajar su intensidad.
  6. No olvidar las gafas cuando conduzcamos. Además de evitar la fatiga visual, aumentará nuestra seguridad y la de los demás, sobre todo de noche.
  7. Procura usar gafas de sol. Las radiaciones solares pueden ser muy dañinas para los ojos, por lo que debemos protegerlos con unas gafas de sol homologadas que cuenten con filtro para los rayos ultravioleta. Estas nos protegerán también de otros agentes ambientales agresivos para los ojos como el viento o el humo. 
  8. Cuidar la higiene de nuestras lentillas. Guarda tus lentes de contacto en un estuche limpio y libre de bacterias, y sigue al pie de la letra las instrucciones de limpieza diaria.
  9. Aprender a relajar la vista. Los masajes realizados con leves presiones alrededor de los ojos o sobre ellos son muy útiles para rebajar la tensión que se acumula en los propios ojos y los músculos que los rodean. También la práctica de ejercicios de cambio de enfoque o de relajación muscular permiten aliviar la fatiga visual.
  10. Acudir al oftalmólogo de manera regular. Muchos problemas oculares no presentan síntomas, por lo que es conveniente acudir al especialista al menos una vez al año para que realice un examen de nuestros ojos y del estado de nuestra visión. Si, además, estamos corrigiendo problemas de refracción con gafas o lentillas, resulta especialmente importante verificar de manera regular que la graduación no ha cambiado.