El ojo seco y las lentillas, una estrecha relación 

Existen muchas causas por las que podemos tener sequedad ocular. Una de ellas es usar lentillas, aunque estas en sí no son las que nos provocan la sequedad ocular, sino que agravan las molestias del ojo seco a lo largo del tiempo. Esto se debe a que las lentillas, al ser un elemento externo, forman una separación entre el ojo y el oxígeno del aire, por lo que el lagrimal tiene más dificultades para lubricar el ojo. 

ojo-seco-lentillas-una-estrecha-relación-bañoftal

Además, las lentillas en sí necesitan agua y, cuando no la obtienen, la sacan del lagrimal. Esto nos produce la sequedad ocular, y con ella los síntomas que normalmente la acompañan: picor, hinchazón, sensación de arenilla bajo el párpado y ojos rojos. 

La sequedad ocular, además, disminuye la eficacia de las lentillas y por consiguiente también afecta a la calidad de la visión. En este artículo compartiremos algunos consejos para que podamos seguir utilizando las lentillas al mismo tiempo que tratamos la sequedad ocular.

Prevención 

Aunque padezcamos sequedad ocular, no significa que debamos dejar de emplear las lentillas. Estos son algunos consejos para paliar la sequedad ocular mientras las utilizamos:

  • Evitar usar lentillas con mucha agua, y usar en su lugar unas de hidrogel o silicona, que requieren menos agua y dejan pasar más oxígeno. Si pasa el oxígeno, el lagrimal se verá obligado a producir más agua, lo cual disminuirá las posibilidades de tener el ojo seco, o de que las lentillas nos molesten.
  • Limpiar nuestras lentes de contacto con el líquido adecuado para lentillas y tantas veces como sea necesario. La higiene ocular depende de que cuidemos nuestras lentillas, puesto que son elementos externos que entran en contacto directo con nuestros ojos. Cuidarlas es cuidar nuestra salud ocular
  • Lavarnos las manos cada vez que vayamos a ponernos las lentillas o a quitárnoslas. La higiene es fundamental para evitar enfermedades oculares. Llevarnos las manos a los ojos sin haberlas higienizado antes puede hacer que contraigamos enfermedades víricas o bacterianas, como la conjuntivitis. Además, si ya tenemos los ojos secos, y nos ponemos las lentes de contacto sin habernos lavado las manos, la falta de lubricación del lagrimal nos hace más vulnerables a estas enfermedades. 
  • Si nos exponemos constantemente a la luz de las pantallas, debemos tener en cuenta que la luz azul de estas también agravan los efectos del ojo seco. Esto, añadido a las lentillas, es una agravante. Las gotas oftálmicas especializadas pueden ayudar a calmar los efectos de la luz azul.
  • Utilizar gotas oftálmicas especialmente diseñadas para tratar la sequedad ocular y con el uso de lentillas. En Bañoftal contamos con Bañoftal Ojo Seco, pero es recomendable acudir al médico si el nuestro se trata de un caso grave.
Te puede interesar  ¿Cómo afecta la luz solar a nuestros ojos?

Con todo, siempre es recomendable visitar a nuestro oftalmólogo y preguntarle qué consejos puede ofrecernos sobre nuestro propio caso individual. No obstante, debemos tener en cuenta que la prevención es, si cabe, igual de importante para mantener nuestros ojos lo más sanos posible.