La deshidratación y cómo afecta a los ojos

La deshidratación es un problema que afecta a todo el organismo. Durante el verano, debido al calor, sudamos más y perdemos más agua. Algunos de los efectos de la deshidratación son los dolores de cabeza, la somnolencia o los mareos. Sin embargo, la deshidratación también puede afectar nuestra salud ocular

deshidratación-cómo-afecta-a-los-ojos-bañoftal

Los síntomas suelen ser variados, desde la sequedad en la boca y la piel (a pesar del sudor), la sed y la alta presión arterial. En los ojos, la deshidratación se traduce en sequedad ocular, pues los ojos carecen de la lubricación suficiente en el lagrimal para mantenerse hidratados. Esto afecta también al funcionamiento de la vista. 

El Ojo Seco

La sequedad ocular u ojo seco ocurre cuando los conductos lagrimales no producen la suficiente cantidad de lubricación para mantener el ojo hidratado. También puede ocurrir que las lágrimas carezcan de algunos de los componentes que las conforman, causando que se sequen prematuramente. Esta sequedad ocular ocurre porque el cuerpo prioriza sus reservas de agua en función de la importancia de los órganos que la requieren. Si no contamos con la suficiente agua, los ojos son unos de las primeras partes del cuerpo que pierden la lubricación. 

El ojo seco causa sensación de arenilla tras el párpado, visión borrosa o enrojecimiento. 

A su vez, si utilizamos lentes de contacto, debemos tener en cuenta que estas también dependen de la hidratación de nuestros ojos, por lo que podrían secarse si sufrimos deshidratación ocular. No obstante, las lentillas con alto contenido de agua no solucionan el problema, ya que suelen ser más gruesas. La mejor opción es usar aquella que requiera menos agua. 

Te puede interesar  ¿Qué es la blefaritis?

Visión Borrosa

La deshidratación también afecta a la visión. La fatiga ocular es una consecuencia de la falta de lubricación del párpado, que a su vez produce visión borrosa, dolores de cabeza y falta de rendimiento. La distorsión de la visión se debe a la falta de las lágrimas, ya sea por la deshidratación en sí o por estar mucho tiempo frente a las pantallas, lo que hace que parpadeamos menos. En ambos casos, es recomendable emplear gotas oftálmicas que hidraten nuestros ojos. En Bañoftal contamos con Bañoftal Ojo Seco.

No obstante, la visión borrosa no es solo un indicador de fatiga ocular, sino de otros problemas más graves, como el desprendimiento de la retina, las cataratas, la degeneración macular y la inflamación del nervio óptico, que pueden desembocar en la pérdida total de la visión. En caso de padecer visión borrosa repentina, sin ningún otro síntoma que indique deshidratación, es recomendable acudir al oftalmólogo lo más rápido posible. 

Manchas oculares

La deshidratación también puede provocar la aparición de manchas en el campo de visión, y ocurre cuando el humor vítreo (la sustancia que se encuentra dentro del ojo) se solidifica. Como la mayoría de su composición contiene agua, la deshidratación es, por tanto, una de las causas principales que provoca la aparición de las manchas en la visión, puesto que la sustancia empieza a cobrar forma sólida en algunas partes del ojo debido a la falta de agua.

Recomendaciones

  • Beber mucha agua, especialmente durante el verano. Beber agua previene las manchas oculares y elimina las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Descansar regularmente, especialmente de la exposición a las pantallas y a la luz azul.
  • Evitar el uso excesivo del aire acondicionado o los ventiladores.
  • Utilizar gotas oftálmicas para aliviar los síntomas de la deshidratación. 
Te puede interesar  Qué es el síndrome de Sjögren