Salud ocular: patologías de los ojos más frecuentes en otoño

Cada estación del año puede traer consigo la aparición de algunas afecciones oculares por las condiciones ambientales propias de cada temporada. Particularmente en otoño, cuando las temperaturas son más frescas y las hojas comienzan a caer, problemas como alergias pueden iniciar molestias en los ojos en personas de cualquier edad.

Otros factores, como la contaminación o la alta vaporización que existe en esta época del año, pueden contribuir al desarrollo de ciertas patologías. Algunas de estas pueden ser irritaciones, enrojecimiento, lagrimeo o fatiga visual.

Aunque estos cuadros se pueden prevenir, una vez que aparecen necesitarán de algunos cuidados para paliar mayores complicaciones.

salud-ocular-patologias-de-los-ojos-mas-frecuentes-en-otono-bañoftal

Síndrome del ojo seco

La sequedad ocular suele ser una de las patologías más frecuentes durante el otoño. Se caracteriza por una escasa lubricación natural en la superficie de la córnea. Esto ocurre cuando las glándulas de Meibomio no producen correctamente la sustancia aceitosa que evita que la capa lagrimal se evapore antes de tiempo.

Como consecuencia, quien lo padece tiene la sensación de tener pequeñas partículas de sedimentos dentro del ojo que interfieren con la visión. 

Las principales causas otoñales que la incentivan pueden ser: El cambio de temperatura, la humedad en el ambiente y la exposición a los vientos fuertes.

Orzuelo

El orzuelo es otra patología común durante la época. Esta se manifiesta con la formación repentina de una pequeña carnosidad en el borde del párpado. Suele producir dolor, inflamación y enrojecimiento.

Te puede interesar  Buenos alimentos para tu salud ocular

Se origina por la infección de las glándulas de Meibomio o de un folículo piloso. Dependiendo del caso, se puede presentar orzuelo interno u orzuelo externo. El primero crece por dentro del párpado, y la segunda brota visiblemente hacia afuera.

Esta afección es pasajera, suele durar alrededor de una semana. Es propensa a empeorar en épocas de estrés como el otoño, cuando se retoman las clases y las actividades cotidianas.  

Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica se caracteriza por el enrojecimiento de la córnea y se produce como reacción ante el contacto con algún alérgeno. Entre los síntomas que la acompañan están el ardor, el picor y la sensibilidad a la luz. También pueden estar presentes la hinchazón o el lagrimeo incontrolado.

Es una patología muy típica de la temporada otoñal, ya que durante esta aumenta la incidencia de la alergia a los ácaros. Las lluvias y las temperaturas suaves propician la proliferación de estos microorganismos en el ambiente.

Cualquier persona puede desarrollar una conjuntivitis alérgica porque los ácaros se transportan por el aire.

¿Cómo prevenir patologías oculares en otoño?

Ante cualquier indicio de alguna de estas patologías, lo recomendable es acudir al oftalmólogo, quien será el encargado de realizar el diagnóstico. No obstante, la mayoría de estas afecciones se pueden evitar si se cumple con ciertos cuidados al llegar el otoño.

Conservar una correcta higiene contribuirá con la eliminación de agentes que puedan traer complicaciones. Para ello, se pueden utilizar toallitas limpiadoras especiales para el área de los ojos.

Igualmente, se recomienda evitar las corrientes de aire, así como alejarse del humo de cigarrillos y otros irritantes. En días de estrés, descansar la vista y parpadear más seguido resultará beneficioso para recuperar la humedad ocular.

Te puede interesar  Cuida de tus ojos en otoño: alergia otoñal y otros síntomas