por-qué-se-producen-los-ojos-rojos-bañoftal

¿Por qué se producen los ojos rojos?

¿Por qué se producen los ojos rojos?

Los ojos rojos aparecen cuando los vasos sanguíneos de la esclera -la parte blanca del globo ocular– se hinchan y dilatan, provocando una irritación. Normalmente, es síntoma de dolencias recurrentes, como la conjuntivitis, pero también puede ser una señal de que padecemos patologías más serias.

Cuando los vasos sanguíneos del ojo se empiezan a ver a través de la esclera, sabemos que tenemos los ojos rojos. La afección puede ocurrir tanto en uno solo como en los dos. A veces, en lugar de los vasos sanguíneos, todo el conjunto de la esclera se pondrá rojo o rosa y, en algunas ocasiones, los ojos rojos quizás no muestren síntomas, a excepción del propio enrojecimiento. Sin embargo, normalmente, suele venir acompañado de distintos síntomas: dolor, picazón, secreción, irritación, sensibilidad a la luz, visión borrosa, etc.

Esta afección puede ser el indicador de varios factores, desde una pequeña irritación debido a la exposición de nuestros ojos a las pantallas, hasta una enfermedad ocular como el glaucoma

por-qué-se-producen-los-ojos-rojos-bañoftal

Causas más comunes

Las razones por las que podemos tener los ojos rojos son muy variadas. Las más recurrentes se deben a una reacción alérgica o por contacto con un agente químico como el champú o la contaminación. Estos agentes externos provocan la irritación del ojo porque provocan que los vasos sanguíneos acumulen más sangre y se dilaten, provocando así el enrojecimiento de nuestros ojos, tanto en la esclera como en la membrana que la recubre.

El nivel de enrojecimiento no es directamente proporcional a la gravedad de la patología que causa la irritación, pero es conveniente prestar atención en caso de que afecte a la vista. También puede ser una respuesta a males menores como la sensibilidad o la sequedad ocular. Sin embargo, también puede tener relaciones con patologías que revisten enorme gravedad. Recomendamos siempre acudir a un profesional, especialmente en caso de que el enrojecimiento venga acompañado de dolor o picazón, puesto que podría deberse a algo más grave.

Otros factores que pueden provocarnos ojos rojos son:

  • Síndrome del ojo seco, que se manifiesta cuando nuestros ojos no generan suficientes lágrimas. Si es crónica, la irritación es recurrente. Las gotas oftalmológicas ayudan a bajar el enrojecimiento. En Bañoftal ofrecemos Bañoftal Ojo Seco.
  • La conjuntivitis<span style="font-weight: 400;"> se origina cuando la membrana que recubre la esclera, conocida como la conjuntiva, está infectada. Es una de las patologías oculares más frecuentes y contagiosas.
  • Fatiga visual. Los ojos tienden a parpadear menos cuando nos encontramos frente a un monitor y la luz azulada de las pantallas provoca que los ojos se sequen, escuezan o se irriten.

La pérdida de visión son señales que nos indican la necesidad de un examen médico para descartar otras patologías graves como el glaucoma –aumento de la presión intraocular que puede perjudicar al nervio óptico– o uveítis que puede llegar a deteriorar otras partes del ojo, como el iris.  En ocasiones, incluso si los ojos no presentan dolor alguno, hay casos que sorprenden. El hiposfagma, por ejemplo, es una hemorragia superficial que no interfiere al interior del ojo y que suele presentarse súbitamente. Está comúnmente relacionada con aumentos puntuales de la tensión arterial.

Cómo tratar los ojos rojos

Si los ojos rojos están causados por una afección común, las gotas oftalmológicas ayudarán a que disminuya la sequedad, el escozor y la inflamación. Además, en caso de que la afección se deba al uso prolongado de las pantallas, es recomendable reposar los ojos al menos cada dos horas, además de parpadear varias veces. También debemos intentar no tocarnos los ojos bajo ningún concepto y acudir al oftalmólogo de vez en cuando en caso de que el enrojecimiento sea usual.

En caso de que la dolencia persista, incluso después de seguir estos consejos, y tras la utilización de las gotas, necesitaremos la opinión por parte del experto para descartar una patología más grave.

 

 


que-es-la-blefaritis-banoftal

¿Qué es la blefaritis?

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es la inflamación, irritación, comezón y enrojecimiento de los párpados. Esta se producen con más frecuencia en el borde del párpado donde crecen las pestañas. Los residuos semejantes a la caspa también pueden acumularse en la base de las pestañas y agravar los casos de blefaritis.

que-es-la-blefaritis-banoftal

Causas

Varias dolencias están asociadas con la blefaritis, como la atopia, las patologías inflamatorias intestinales, la psoriasis, la menopausia, los desajustes hormonales, el uso crónico de lentes de contacto o el uso de medicamentos tópicos para el glaucoma que tienen dentro prostaglandinas. La utilización prolongada de los ordenadores o los dispositivos móviles también es una causa recurrente de blefaritis, gracias a la disminución del parpadeo. Varios medicamentos orales también se han asociado con estas dolencias, como las píldoras anticonceptivas o los antidepresivos, así como ciertos medicamentos para la piel como la isotretinoína usada para el acné.

Cualquier cirugía ocular previa también tiene la posibilidad de influir en la blefaritis debido a la disminución de la sensibilidad de la córnea, lo cual nos lleva a parpadear menos.

¿Cuáles son los síntomas de la blefaritis?

Los síntomas de la blefaritis son inespecíficos y variados:

  • Ojo rojo y sensación de ardor después de un uso prolongado de las pantallas.
  • Sensación de arenilla bajo los párpados al despertar, o de picazón.
  • Lagrimeo elevado cuando hay exposición a climas fríos, al viento o a la calefacción.
  • Orzuelo recurrente.
  • Visión fluctuante o deslumbramiento.
  • Disminución de la agudeza visual, fotofobia y dolor en casos extremos

Cómo prevenir la blefaritis

Una buena higiene del párpado es clave para impedir la blefaritis, principalmente para las personas predispuestas a tener la afección. Aconsejamos el uso de toallitas oftalmológicas y los baños oculares. Para los que se maquillen los ojos, se aconseja desmaquillarse a fondo, sin dejar residuos en los ojos. También sugerimos evadir la aplicación de productos de maquillaje en el borde del párpado, dado que esto puede tapar los poros de las glándulas de Meibomio y provocar la patología obstructiva de la glándula de Meibomio.

También se sugiere una dieta rica en ácidos grasos omega 3 para un desempeño saludable de las glándulas de Meibomio. Las fuentes de ácidos grasos omega 3 tienen dentro nueces, algas, semillas de chía y semillas de lino.

Tratamiento

Debe ser individualizado y dirigido a la causa que origina la afección. La blefaritis anterior se trata con la correcta higiene del párpado usando toallitas oftalmológicas, para eso. En casos de infección, el experto puede recetar algunos antibióticos tópicos, principalmente en casos de infección por estafilococos.  La microexfoliación puede ser recomendarse en casos extremos o cuando no se cumple con la higiene de los párpados.

En relación a la blefaritis posterior, el tratamiento tiende a ser con compresas tibias y masajes en los párpados. En algunas ocasiones, el experto puede prestar terapia con luz pulsada intensa regulada (IRPL) para los casos poco comunes.

Tanto en la blefaritis previa como en la posterior, la suplementación con lágrimas o gotas será fundamental hasta que se consiga la regulación de la calidad de las lágrimas del paciente.