sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

El síndrome del ojo seco es uno de los más frecuentes que se presenta en el invierno. Debido a la baja humedad en el ambiente, se evapora con más facilidad la película lagrimal que lubrica la superficie ocular. Esta dolencia se ve empeorada por el aire expulsado por los sistemas de calefacción

A continuación, te presentamos recomendaciones relacionadas con la calefacción para prevenir la sequedad ocular 

sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco
La sequedad ocular se ve agravada con la calefacción en invierno.

Síntomas de la sequedad ocular

Cuando sientas las siguientes dolencias, es posible que la sequedad del ambiente esté ocasionando desequilibrios en la lubricación de tu ojo. 

  • Inflamación de los párpados
  • Sensación de sequedad y de arenilla 
  • Visión borrosa 
  • Picor
  • Fatiga visual 
  • Fotofobia
  • Dolor
  • Exceso de lagrimeo
  • Ojos rojos

El aire expulsado por el sistema de calefacción reduce la lubricación de las capas de la película lagrimal. Esta sustancia es secretada por las glándulas de meibomio en los párpados y aumenta la evaporación de la lágrima. El ojo queda expuesto, recibe el roce de los párpados y hace que se sienta como arenilla.  

Otros factores que influyen en esta dolencia son la exposición prolongada frente a pantallas de PC, móviles y tabletas. Igualmente, los desequilibrios en ciclos hormonales, cirugías refractivas, el uso sin descanso de las lentillas favorecen el síndrome de ojo seco.  

En los casos en los que sientas dolencias leves de sequedad de los ojos, se recomienda el uso de gotas oftalmológicas. Estos productos ayudan al aumento natural de la lubricación. No obstante, si observas que este síndrome se presenta con mayor frecuencia e intensidad, debes acudir al oftalmólogo para descartar una patología subyacente. 

El tratamiento de la sequedad ocular varía de acuerdo a su causa: Por condiciones climáticas o ambientales, por infecciones, por desequilibrios hormonales, por uso inadecuado de las lentillas, etc.  

Cómo prevenir la sequedad ocular

Es importante seguir cuidados de higiene visual para prevenir el ojo seco, infecciones y queratitis. Uno de ellos es evitar frotarse los ojos con brusquedad o hacerlo con las manos sucias. Otro es dejarse cosméticos por mucho tiempo en el párpado y en las pestañas.  

Los sistemas de calefacción, sobre todo, los que expulsan aire caliente, resecan el ambiente. Al utilizar estos sistemas en casa o en la oficina en invierno, debes seguir estos cuidados para prevenir el síndrome del ojo seco

  • Toma descansos mientras trabajas frente al ordenador
  • Ventila con frecuencia los dormitorios que utilizan calefacción
  • Utiliza humidificadores para evitar los índices altos de sequedad en el ambiente
  • Instala sistemas de calefacción que trabajan con radiadores de agua caliente. Estos resecan menos que los impulsados por aire acondicionado
  • Usa con frecuencia soluciones oftalmológicas hidratantes.
  • Evita exponerte directamente frente al aire caliente
  • Utiliza en menor medida las lentes de contacto.

También es importante cuidar tu alimentación e incorporar comestibles ricos en ácidos grasos omega 3, como frutos secos y pescado. También es aconsejable que evites el tabaquismo. Es recomendable visitar al oftalmólogo de forma preventiva una vez al año para descartar anomalías visuales que pudieran ocasionar la sequedad en los ojos. 

Si después de aplicar estas recomendaciones los síntomas persisten, debes acudir al oftalmólogo.

Cuidados para evitar la sequedad ocular en invierno 

En esta estación del año solemos pasar más tiempo en nuestras casas y oficinas frente a las pantallas digitales. Por eso, hay un aumento significativo de casos del síndrome del ojo seco y de fatiga visual, especialmente si en estos lugares cerrados están encendidos los sistemas de calefacción.   

Para disminuir el riesgo de padecer estos síntomas, es importante beber por lo menos 8 vasos de agua al día. También puedes usar soluciones oftalmológicas como las que te propone Bañoftal e instalar humificadores en estos espacios.