conjuntivitis-alergica-o-por-que-nos-pican-los-ojos-en-primavera-banoftal

Conjuntivitis alérgica, o por qué nos pican los ojos en primavera

Conjuntivitis alérgica, o por qué nos pican los ojos en primavera

Cuando llega la primavera, las alergias relacionadas con el polen empiezan a manifestarse, y sus síntomas pueden dañar a nuestros ojos, creando la llamada conjuntivitis alérgica. Los más frecuentes son el picor y el lagrimeo en los ojos, aunque también se puede manifestar a través de la visión borrosa temporal, secreciones e inflamación de los párpados.

Pero, ¿qué es realmente la conjuntivitis alérgica y cómo podemos paliar sus síntomas?

conjuntivitis-alergica-o-por-que-nos-pican-los-ojos-en-primavera-banoftal

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

Cuando nos exponemos a algún alérgeno, como el polen o las esporas, nuestro sistema inmunitario activa la producción de histamina e IgE como respuesta contra un elemento que considera invasivo para el metabolismo. A nuestro alrededor se acumulan en nuestro entorno todo tipo de agentes externos como los ácaros, el pelo de animal, y productos químicos que resultan ser incompatibles con algunas personas. Sin embargo, durante la primavera, la secreción del polen es mayor, y esta incrementa las posibilidades de contraer conjuntivitis alérgica o queratoconjuntivitis atópica. 

Durante este periodo de tiempo, aumentan los alérgenos de origen vegetal en las áreas verdes de las localidades y en las áreas más rurales. Estos pueden causar reacciones alérgicas exageradas, picor en los ojos e inflamación en las mucosas nasales, sobre todo si tenemos antecedentes genéticos. Es importante tratarlas a tiempo para evitar adversidades respiratorias. Las alergias también se manifiestan en patologías respiratorias más graves como la presencia de eczemas, la rinitis alérgica y la bronquitis asmática.

Síntomas de la conjuntivitis alérgica

Los síntomas de la conjuntivitis alérgica son:

  • Irritación ocular e inflamación de los párpados.
  • La sensación de tener arenilla debajo de los párpados.
  • Picor y ojos llorosos.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Visión borrosa.
  • Secreciones, tanto nasales como oculares.

En el caso de los niños también puede presentarse la conjuntivitis vernal. Esta se caracteriza por las secreciones oculares que dan un efecto pegajoso a las membranas.

En cualquier caso, lo primero que podemos hacer es evitar los ambientes naturales (áreas verdes, parques, plazas) con más presencia de polen. Si los síntomas persisten o empeoran, debemos acudir a un oftalmólogo para llevar a cabo el diagnóstico de rigor.

Medidas preventivas

Si sabemos que somos alérgicos al polen y a las esporas, podemos tener en cuenta estos pasos para reducir el efecto de los síntomas, especialmente en los ojos.

  • Cerrar las ventanas de noche.
  • Limpiar los filtros de los aires acondicionados de casa y del coche.
  • Evitar salir entre las 05:00h a 10:00h y las 19:00h a 22:00h. Estas son las franjas horarias de producción y liberación del polen de los árboles.
  • Revisar en las etiquetas de los cosméticos si contienen algún alérgeno.
  • Limpiarnos los ojos con baños oculares para eliminar los agentes alérgicos del área ocular, pestañas y párpados y utilizar gotas que alivien los síntomas propios como el picor, lagrimeo y el enrojecimiento ocular. Nosotros recomendamos Bañoftal Ojo Irritado, para combatir los síntomas de la alergia estacional en los ojos.

Si cumplimos estas medidas, pero la alergia ocular persiste, es posible que se deba a otro tipo de alérgeno. Podría ser un alimento, el aroma de un perfume, algún producto de maquillaje o cosmético, el pelo de nuestra mascota o del polvo acumulado en los filtros de los aires acondicionados. Además, los cambios estacionales suelen traer consigo enfermedades que pueden afectar a nuestra salud con diferentes dolencias, dependiendo de la fortaleza de nuestro sistema inmunitario. Para defendernos, es importante cumplir un régimen de alimentación saludable, mantenernos en buena forma con hábitos y rutinas de ejercicio y gestionar nuestro nivel de estrés.

 

 


conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

La conjuntivitis podría decirte si has contraído COVID-19

Tus ojos podrían decirte si has contraído COVID-19

La conjuntivitis leve es un síntoma del coronavirus en algunos casos. Así lo confirman estudios médicos basados en la cantidad de pacientes que acuden a consulta por ardor y enrojecimiento de los ojos. 

Investigaciones en Asia afirman que la conjuntivitis leve afecta solo a una de cada diez pacientes de COVID-19. Es una señal que ayuda a pronosticar reconocer y combatir a tiempo la infección.

conjuntivitis-coronavirus-covid19-ojo-rojo-banoftal

Tipos de conjuntivitis 

Existen dos tipos de conjuntivitis: adenovírica y folicular. Esta última tiende a ser de gravedad ligera o moderada. Por esa razón, algunos pacientes experimentan inflamación ocular, irritación, ardor, picazón o sensación de cuerpo extraño dentro de los ojos. 

En algunos casos, las conjuntivitis asociadas al coronavirus se resuelven solas. No obstante, si la molestia demanda atención médica, el tratamiento es similar al de la dolencia convencional. En este tipo de dolencia, lo prioritario es atacar la infección que produce el covid-19, ya que la irritación de los ojos es un daño colateral.

¿Cuál es la relación entre el Coronavirus y la conjuntivitis?

Estudios médicos avanzados sobre el Covid-19, señalan que los ojos y la mucosa son receptores del virus. Por eso, recomiendan el uso de gafas de seguridad y mascarillas en el exterior para evitar el contagio. 

En China, una investigación con pacientes infectados por coronavirus reveló que el enrojecimiento ocular estaba presente en 1 de cada 30 personas. La cifra representa una tasa baja pero no descartable si se pretende reforzar la prevención y el cuidado ocular en tiempos de pandemia.

La conjuntivitis por sí sola no es un síntoma de coronavirus. Esta debe ir acompañada de otras señales como fiebre, dolor de garganta o tos persistente para poder evidenciar que efectivamente el paciente ha contraído la infección. No obstante, saber la relación que existe entre el coronavirus y los ojos es muy importante en el momento de decidir si hacernos la prueba o no. 

En los niños hay que tener especial cuidado porque son más vulnerables al padecimiento de la conjuntivitis asociada al Covid-19.

¿Qué puedo hacer si tengo irritación ocular?

Antes de determinar si la irritación ocular se debe a una conjuntivitis derivada del coronavirus, puedes solicitar en la farmacia gotas para el ojo rojo, toallitas y baños oculares para garantizar la higiene ocular. Es importante buscar asesoría clínica para detener a tiempo el avance de la infección y recibir el tratamiento adecuado.

Aunque no tengas la certeza de que esta esté relacionada con el coronavirus, es pertinente que tomes medidas de protección. Antes de alarmarte por sospecha de coronavirus, observa el comportamiento de tus ojos y así descartar otras patologías como el ojo rojo, síndrome del ojo seco o la conjuntivitis convencional.

Recomendaciones en caso de sufrir conjuntivitis por coronavirus

  • Lavarse los ojos frecuentemente con solución fisiológica o agua, realizar baños oculares desechando la cantidad de líquido sobrante para cada ojo y limpiando la bañerita con agua caliente en cada aplicación y mantener una higiene apropiada.
  • Evitar frotarse los ojos en caso de sentir ardor o picazón. Esto es debido a que agrava la irritación de la mucosa.
  • No compartir maquillaje. La conjuntivitis es transmisible por medio de las brochas para delinear los ojos y cepillos para el rizado de pestañas.
  • Mantener una limpieza periódica de los lentes de contacto para prevenir la proliferación de bacterias que pueden ocasionar infecciones en la córnea.
  • Reforzar la higiene de las manos y evitar a toda costa tocarse los ojos con las manos sucias.
  • Usar mascarillas y gafas para cuidar los ojos de las amenazas externas.
  • Mantenerse en casa para no contagiar a las demás personas de coronavirus.

La prevención siempre será la principal medida para frenar la propagación del virus y favorecer la salud ocular.


conjuntivitis-bañoftal-salud-ocular.

¿Qué es la conjuntivitis y cómo se contagia?

¿Qué es la conjuntivitis y cómo se contagia?

Cuando se trata de problemas en los ojos, uno de los problemas más comunes que podemos sufrir es la conjuntivitis. Esta se puede producir por muchos factores, y de no tratarse de la forma correcta se puede complicar, dañando la salud ocular.

Todo sobre la conjuntivitis

La conjuntivitis es una enfermedad que provoca la inflamación de la conjuntiva. Esta es una membrana transparente que cubre parte blanca del globo ocular y la zona interna de los párpados. Provoca un aspecto rojizo a causa de la inflamación de los vasos sanguíneos de la conjuntiva.

Hay varios tipos de conjuntivitis y son causadas por factores distintos.

  • La más común es la infecciosa. Se produce a causa de bacterias o virus que entran en contacto con nuestros ojos.
  • La conjuntivitis alérgica se produce por la exposición a un alérgeno al cual seamos alérgicos. Generando la inflamación de los vasos sanguíneos de la conjuntiva. Estos alérgenos pueden ser ácaros del polvo, polen, plantas, hongos, animales y hasta sustancias que hay en los árboles.
  • La conjuntivitis por causas irritativas. Esta puede ser provocada por la inflamación del borde palpebral a causa de cosméticos. También puede ser por contacto de sustancias irritantes en el ambiente, como pinturas, cloro o disolventes, por ejemplo.

conjuntivitis-bañoftal-salud-ocular.

¿Cuáles son sus síntomas?

Son muchos los síntomas que podemos sufrir a causa de la conjuntivitis. Entre estos destacamos el enrojecimiento, el picor, la arenilla, la hinchazón, secreciones, o lagrimeo de los ojos.

Estos son los síntomas comunes de una conjuntivitis normal. Sin embargo, cuando se complica podemos sufrir cierto dolor al abrir y cerrar los párpados, una mayor hinchazón en los párpados o fotofobia. Incluso podemos generar una secreción espesa, amarilla o de color verde en gran cantidad, haciendo que los párpados se mantengan pegados.

¿Cómo tratar la conjuntivitis?

Ahora que sabemos más sobre cómo se produce la conjuntivitis, es importante conocer cómo tratarla para evitar que afecte la salud de nuestros ojos.

La mejor manera de hacerlo es con los productos de Bañoftal, empresa que desde hace 75 años desarrolla soluciones oftálmicas. Combinan componentes naturales y biocompatibles, los cuales no producen efectos secundarios. Además, son fáciles de usar y muy seguros a la hora de optimizar la salud ocular.

Lo podemos comprar en cualquier farmacia, dado que son productos de autoconsumo, lo que quiere decir que no hace falta receta. Gracias a sus soluciones (gotas para el ojo rojo o para la alergia ocular, toallitas limpiadoras, etc.) podemos mejorar el cuidado de los ojos ante la conjuntivitis.

¿Cómo prevenir el contagio?

Al tratarse de una infección podemos contagiar a las personas que se encuentren a nuestro alrededor. Por eso, se deben tomar medidas preventivas para controlarla.

  • No debemos tocar nuestros ojos con las manos.
  • Por supuesto, estas hay que lavarlas con frecuencia.
  • No compartir paños o toallas.
  • Cambiar la funda de la almohada con frecuencia.
  • Desechar y no compartir los cosméticos para los ojos, ni tampoco otros elementos personales para el cuidado de estos.

Tomar estas medidas son útiles para prevenir el contagio de la conjuntivitis en familiares y/o amigos. Ante el problema de la conjuntivitis podemos contar con productos eficientes y de calidad que ayuden a combatirla y en cualquier de sus tipos.