como-ven-los-daltonicos-banoftal

¿Cómo ven los daltónicos?

¿Cómo ven los daltónicos?

Aunque puede parecer una afección poco frecuente, lo cierto es que la Organización Mundial de la Salud indica que entre un diez y un doce por ciento de los hombres sufren daltonismo. También conocida como discromatopsia, en el caso de las mujeres el porcentaje sí se reduce mucho, rondando el 0,5%.

como-ven-los-daltonicos-banoftal

Así pues, es probable que varias de las personas con las que nos relacionamos todos los días sufran daltonismo, aunque no lo notemos. Y es que tan sólo ellos sufren los efectos, los cuales se resumen en percibir los colores de una manera muy distinta respecto a la habitual.

Tal vez en alguna ocasión, al pararnos en un semáforo, nos hayamos preguntado cómo ven este elemento lumínico y colorido los afectados por el daltonismo, así como tantas otras tonalidades presentes en nuestro día a día. Depende del tipo de afección.

Antes de profundizar en ellas, conviene destacar que la discromatopsia en la gran mayoría de casos viene dada por la genética. Es decir, existe un componente hereditario que da pie a que se produzca esta afección visual. Sin embargo, no siempre es así.

Y es que el simple hecho de recibir un golpe puede dar pie a que surja el daltonismo. Aquí no termina la lista de factores desencadenantes, puesto que hay múltiples enfermedades que con el paso del tiempo tal vez acaben traduciéndose en sufrir discromatopsia. Un claro ejemplo es el de la degeneración macular asociada a la edad, frecuentemente conocida por su acrónimo DMAE.

 

Diferencias en función del tipo de daltonismo

Empezamos por el tipo que más habitualmente sufre el ser humano. De hecho, lo padecen algo más de la mitad de hombres afectados por la discromatopsia, siendo en el caso de las mujeres un porcentaje similar. La incapacidad es conocida bajo el nombre de deuteranomalía.

A pesar de la presencia de las tres células a las que se llaman conos y que sirven para ver los colores, el funcionamiento de las mismas se ve afectado. En concreto, aquellos que tienen sensibilidad a las tonalidades verdosas no operan con normalidad.

Así pues, los daltónicos que sufren deuteranomalía ven la realidad con la ausencia total del color verde, el cual es sustituido por el marrón, siendo el rojo una especie de beige, mientras que el azul lo perciben algo más intenso u oscuro de lo que realmente es.

Continuamos con las personas afectadas por la protanomalía. Aunque no tiene un porcentaje de incidencia tan elevado como la discromatopsia, también es bastante frecuente. En este caso el color que está ausente al cien por cien es el rojo. Así pues, las tonalidades rojizas se convierten en marrones. También modifica la visión de aquellos colores que tienen un cierto porcentaje de rojo, siendo un claro ejemplo el morado que pasa a ser azulado. Por otra parte, el verde es visualizado casi de la misma manera que el naranja.

Finalmente, otro de los efectos es conocido como la tritanomalía. Y es que a pesar de estar muy poco presente, siendo el porcentaje tan sólo un 0,01% tanto en hombres como en mujeres, también supone un cambio radical respecto a cómo ven los daltónicos. Su caso es distinto, ya que el color que tienen ausente es el azul.

Si se sufre de tritanomalía, el rojo se ve a la perfección, aunque el naranja es observado con una tonalidad rosada que poco tiene que ver con la realidad. Las mayores diferencias llegan al tratar con colores como el amarillo (el cual se convierte en blanco/beige), el morado, el verde y, por supuesto, el azul, viéndose estos dos de manera casi idéntica.