Fatiga digital y fatiga Ocular producida por la exposición a pantallas digitales

Cómo prevenir la fatiga digital

Cómo prevenir la fatiga digital

Si pasas más de 3 horas continuas frente al ordenador o móvil al día, debes considerar tomar medidas para cuidar la visión. Cada día, hay más gente que acude al oftalmólogo por molestias que podrían haber evitado fácilmente. El 90% de las personas que usan dispositivos digitales sufren fatiga ocular, incluidos niños y adolescentes.

¿Qué es la fatiga ocular?

La fatiga ocular o astenopía es el cansancio de los ojos debido al esfuerzo excesivo. El sistema ocular contiene el cristalino, controlado por el músculo ciliar, el cual permite realizar los enfoques visuales correctamente. Cuando el músculo ciliar se agota por sobrecarga aparecen los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza, especialmente en la zona frontal.
  • Ojos y párpados enrojecidos.
  • Sensación de presencia de arenilla, picor y ardor en los ojos.
  • Visión borrosa.
  • Sequedad e irritación.

La fatiga ocular puede deberse a enfermedades como astigmatismo, presbicia o hipermetropía. Es normal en personas que realizan cierto tipo de trabajos como choferes y costureras. La fatiga digital o Síndrome Visual Informático está relacionada con individuos que usan el ordenador o móvil constantemente por múltiples razones: trabajo, entretenimiento, comunicación, etc.

Fatiga digital y fatiga Ocular producida por la exposición a pantallas digitales
Fatiga digital y fatiga Ocular producida por la exposición a pantallas digitales

Síndrome Visual Informático

El SVI es la fatiga ocular causada por el uso excesivo de pantallas digitales. En estos dispositivos informáticos entran en juego diferentes factores: iluminación, brillo, contraste de la pantalla, entre otros. Estos hacen que la intensidad del trabajo ocular sea mayor y afectan negativamente a los cristalinos y músculos ciliares. 

Puedes prevenir el SVI y también corregirlo si sigues los siguientes consejos:

  • Descansa los ojos. Debes dejar de observar el ordenador cada cierto tiempo. La famosa regla 20-20-20 de la oftalmología es útil. Cada 20 minutos fijar la mirada en un punto fijo, durante 20 segundos, a una distancia de 6 m (20 pies).
  • Mantener los ojos hidratados. La sequedad en los ojos es el síntoma más recurrente en la fatiga digital. Puedes usar gotas oculares hidratantes, llamadas también lágrimas artificiales. No son fármacos, por lo que no requieren receta médica para obtenerlas y efectivamente alivian el malestar.
  • Parpadear conscientemente. Tendemos a olvidar el parpadeo al fijar la vista durante mucho tiempo. Es importante hacerlo para evitar la sequedad ocular.
  • Realizar los ajustes necesarios en los dispositivos. El brillo se debe nivelar con la luz del ambiente. A mayor contraste, menor fatiga; a mayor resolución, imagen más nítida. El tamaño de las letras debe adecuarse a la visión del usuario. Es importante que la iluminación en el lugar sea suficiente. Por eso, no es aconsejable trabajar en la oscuridad.
  • Usar el filtro protector antirreflejo. Las pantallas LCD actuales tienen filtro protector incorporado para evitar el reflejo de los objetos y/o luces en ellas. No obstante, se puede instalar en cualquier dispositivo.
  • Considerar medidas ergonómicas establecidas. Una distancia de aproximadamente 50 cm del ordenador al usuario. Con respecto a teléfonos móviles y tabletas, 35 cm es lo adecuado.
  • Usar gafas de protección. La luz azul que emiten los monitores y pantallas digitales son causantes del SVI. Además, se asocian a la somnolencia y a la falta de memoria. Puedes disminuir la exposición a la luz azul con gafas especiales para el uso de ordenadores.
  • Mantener las pantallas libres de huellas, polvo, marcas. Desfavorecen la focalización de la imagen.

Visita al especialista

Para asegurar que estás haciendo lo correcto por la salud de tus ojos, visita al oftalmólogo por lo menos una vez al año, aunque no tengas molestias en la visión. Siempre deberás informar al doctor cuánto tiempo usas el ordenador o cualquier dispositivo digital, sin obviar el televisor.

En el caso de usar gafas graduadas, una revisión periódica ayuda a evitar el SVI. Quienes usan lentillas son más propensos a padecerlo. Para ellos, las lágrimas artificiales son más aconsejables.