luz-azul-irritacion-ocular-ojo-seco-fatiga-digital-bañoftal

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

Aunque también aporta beneficios a la visión, la luz azul puede ser nociva para nuestra salud ocular, sobre todo si uno se expone demasiado a ella. No obstante, es imposible no estar expuesto de alguna manera, ya que se encuentra en todas partes (el sol, por ejemplo, la emite constantemente).

El tipo de iluminación que emiten los distintos dispositivos electrónicos es, hoy en día, una de las fuentes de luz azul a la que más nos exponemos. Aun así, el problema no es que sea dañina por sí misma, sino que no es recomendable estar expuestos a ella durante largos periodos de tiempo.

A continuación enumeramos algunas de las formas en las que la luz azul afecta a tu visión:

Luz azul y pantallas

En realidad, la luz azul emitida por las pantallas es bastante menor en comparación a la que emana el sol. El problema no es la cantidad de luz, sino el tiempo de exposición. 

Además, a día de hoy no es posible fabricar un dispositivo electrónico que no emita en mayor o menor medida, pues un tercio de toda la iluminación a la que nos exponemos diariamente (natural y no natural) es luz azul.

afecta-luz-azul-pantallas-a-ojos

Cómo afecta la alta exposición a pantallas

Para empezar, el condicionante principal es el tiempo de exposición. Aunque no nos demos cuenta, estar delante de una pantalla insta a los ojos a parpadear menos. Esto quiere decir que nuestros ojos lubricarán menos, favoreciendo la sequedad ocular.

Además, las mismas pantallas sugieren que miremos a un mismo punto (el cuál además está a una distancia relativamente corta) durante mucho tiempo. Esto a la larga genera fatiga visual. 

¿Entonces la luz azul no es peligrosa? La verdad es que, aunque uno se proteja los ojos, la luz azul sí es capaz de traspasar la córnea y el cristalino. Por eso, con el tiempo puede ser un factor determinante en la degeneración macular de nuestros ojos y afectar a la capacidad visual a medio-largo plazo. Aunque, de nuevo, solo en casos de exposición prolongada.

Recomendaciones

Hoy, las pantallas forman parte de nuestro entorno, tanto a nivel profesional como personal. Sin ellas sería casi imposible realizar la mayoría de nuestras actividades cotidianas. De hecho, muchos necesitan de estas para trabajar.

Para minimizar el efecto de la luz azul existen ciertos filtros físicos para smartphones y tablets, así como para los diferentes equipos portátiles y monitores de diferentes tamaños. Estos se encargan de absorber la luz mientras los utilizamos. También es recomendable activar el modo nocturno en todas las aplicaciones.

Recordemos que los ojos trabajan mucho, es importante darles descanso y un merecido cuidado para mantenerlos sanos y productivos.

Estos son algunos consejos para a evitar la fatiga digital e incomodidad en la salud ocular:

  • Parpadea para hidratar y disminuir la sequedad
  • En caso de sequedad ocular, es recomendable utilizar gotas oftálmicas que protegen los ojos de la luz azul y UVA, además de aliviar el picor y lubricar los ojos, como Bañoftal Blue Light Protect.
  • Ajusta los niveles de brillo y contraste de tus dispositivos electrónicos.
  • Mantén la distancia adecuada con la pantalla.
  • Da descanso a los ojos con frecuencia.
  • Limita el tiempo que utilizas tus dispositivos en la medida de lo posible.
  • Incrementa el tamaño de la letra cuando leas en pantallas.
  • Trabaja reduciendo el brillo de tus pantallas.
  • Escoge fondos de pantalla que no sean muy brillantes.