cómo-afecta-la luz-solar-a-nuestros-ojos-banoftal

¿Cómo afecta la luz solar a nuestros ojos?

¿Cómo afecta la luz solar a nuestros ojos?

A lo largo del verano pasamos más tiempo al aire libre, y los estudios detallan que la exposición a la luz del sol puede aumentar el peligro de desarrollar cataratas, degeneración macular y tumores en el ojo. La exposición continua a la radiación solar puede afectar a nuestra salud ocular a largo plazo, por eso es necesario cuidarnos contra la luz solar.

cómo-afecta-la luz-solar-a-nuestros-ojos-banoftal

Los rayos UVA, UVB y UVC son tipos de rayos ultravioleta, un tipo de radiación invisible emitida por el sol. La mayoría se quedan en la capa de ozono, pero debido al rápido deterioro de la misma, cada vez se van colando más dentro de la atmósfera. Aun así, los rayos UVA constituyen el 95% de los rayos que consiguen atravesar la capa de ozono, por lo que es de ellos de los que debemos cuidarnos más. La exposición excesiva puede dañar significativamente la parte delantera del ojo, de la misma forma en la que nos quemamos la piel tomando el sol. 

La exposición excesiva a los rayos UV y UVA puede causarnos una o varias de las siguientes dolencias:

  • Cataratas: se empaña el cristalino del ojo.
  • Queratitis, si sentimos que nos arde la zona de la córnea. Es una dolencia intensa, pero temporal.
  • Pterigión: ocurre cuando se desarrolla una masa de piel no cancerígena en el ángulo del ojo, que puede obstruir la córnea. Por tanto, esta dolencia afecta a la visión.
  • Tumores de la piel alrededor de los párpados.

Recomendaciones para proteger nuestros ojos del sol:

  • Utilice gafas de sol que cubran toda el área de los ojos. Además, asegúrese de que sus gafas sean aptas para bloquear los rayos UVA y UVB.
  • Si utiliza lentillas, estas han de ofrecer siempre protección contra los rayos UVA y UVB. Aun así, recomendamos usar gafas de sol de todas formas. 
  • Si el día está nublado, utilice las gafas de sol de todas maneras. Los rayos UVA pueden atravesar la neblina y las nubes de poco espesor. El daño en los ojos causado por el sol puede suceder en alguna época del año, no solo en verano. 
  • Nunca mire de manera directa hacia el sol, porque la radiación de este puede provocar daños en la retina. 
  • Cuídese de exponerse al sol durante las horas en las que deslumbra más (entre las 10:00h y las 15:00). 
  • No se olvide de los niños ni de las personas mayores de la familia. Es recomendable que ellos también utilicen gafas de sol.

 


fotosensibilidad-hipersensibilidad-a-la-luz-banoftal

Fotosensibilidad, la hipersensibilidad a la luz

Fotosensibilidad, la hipersensibilidad a la luz

La fotosensibilidad es un síntoma causado por otras patologías oculares o neurológicas que puede ocasionar otras afecciones en los ojos frente condiciones de luz intensa. Es más común de lo que aparenta. Hablamos de una hipersensibilidad ocular a la luz y se muestra como síntoma de otras patologías oculares o neuronales. Este síntoma tiende a estar ocasionado por otros inconvenientes oculares o por causas neurológicas. Sin embargo, sufrir fotosensibilidad puede mermar la calidad de vida. Más allá de la extrañeza de su nombre, la sensibilidad es una condición por la que varios pacientes sienten mal o incapacidad de abrir los ojos cuando estos están expuestos a condiciones de luz intensa. Es imposible decir que esta afección sea una patología. Es más probable en la mayoría de los casos que sea un síntoma causado por otras patologías.

Nuestra recomendación para los que sufren esta clase de síntomas es que acudan a la consulta de su oftalmólogo para localizar el causante de la afección. Tratar la patología asociada es la manera más óptima de solventar este síntoma.

fotosensibilidad-hipersensibilidad-a-la-luz-banoftal

¿Cómo sabemos que somos fotosensibles?

Lo más común es que quienes sufren de esta característica sufran algunas afecciones en los ojos cuando tienen frente a ellos una luz intensa y brillante. Las condiciones lumínicas acostumbran a influir mucho en las afecciones oculares similares con la fotosensibilidad. El lagrimeo constante, la imposibilidad de abrir los ojos y el dolor en las órbitas oculares son los indicadores más recurrentes de que sufrimos fotosensibilidad. Por supuesto, esto sucede porque el ojo activa su mecanismo de defensa para protegerse frente las condiciones que, por situaciones, le resultan nocivas.

Actualmente no se conocen con claridad los argumentos fisiopatológicos que ocasionan este síntoma, pero sí que se conoce que tiende a ser una respuesta a algunos inconvenientes oculares o neurológicos. En este sentido, la gente que tienen los ojos más claros cuentan con una predisposición más grande a sufrir fotosensibilidad. Lo que sucede en el ojo es que el exceso de luz estimula rápidamente los receptores del mal que se ubican en el nervio trigémino. Este nervio se encuentra dentro de los que más sensibilidad tiene en todo el cuerpo. Entonces, si se presenta una patología inflamatoria ocular es viable que presente como síntoma la fotosensibilidad. 

No obstante, las causas neurológicas de este síntoma están asociadas al padecimiento de las migrañas. El tálamo trata la luz en el cerebro, provocando la dolencia al encender los fotorreceptores. 

¿Cuál es el tratamiento para la fotosensibilidad?

El tratamiento que nos puede ayudar a disminuir la fotosensibilidad en nuestros ojos pasa por tratar la patología que subyace y la origina.  El oftalmólogo podría distribuir gotas anestésicas en los ojos para hacer una exploración óptima, dado que la fotosensibilidad puede estar ocasionada por distintos componentes. Por otro lado, determinados medicamentos de uso común como los antihistamínicos, algunos antibióticos o anticonceptivos y también el consumo de drogas puede ocasionar fotosensibilidad, debido a que provocan la dilatación de la pupila. Al tener las pupilas dilatadas, la retina recibe un exceso de luz y así causar los síntomas propios de la fotosensibilidad. 

A los pacientes que sufren fotosensibilidad se les suele recomendar el uso de gafas de sol que cubran toda la zona ocular, para que la luz no tenga ninguna vía libre por la que pasar. En el hogar es preferible no encender las luces o tenerlas a máxima potencia.