salud-ocular-patologias-de-los-ojos-mas-frecuentes-en-otono-banoftal

Salud ocular: patologías de los ojos más frecuentes en otoño

Salud ocular: patologías de los ojos más frecuentes en otoño

Cada estación del año puede traer consigo la aparición de algunas afecciones oculares por las condiciones ambientales propias de cada temporada. Particularmente en otoño, cuando las temperaturas son más frescas y las hojas comienzan a caer, problemas como alergias pueden iniciar molestias en los ojos en personas de cualquier edad.

Otros factores, como la contaminación o la alta vaporización que existe en esta época del año, pueden contribuir al desarrollo de ciertas patologías. Algunas de estas pueden ser irritaciones, enrojecimiento, lagrimeo o fatiga visual.

Aunque estos cuadros se pueden prevenir, una vez que aparecen necesitarán de algunos cuidados para paliar mayores complicaciones.

salud-ocular-patologias-de-los-ojos-mas-frecuentes-en-otono-bañoftal

Síndrome del ojo seco

La sequedad ocular suele ser una de las patologías más frecuentes durante el otoño. Se caracteriza por una escasa lubricación natural en la superficie de la córnea. Esto ocurre cuando las glándulas de Meibomio no producen correctamente la sustancia aceitosa que evita que la capa lagrimal se evapore antes de tiempo.

Como consecuencia, quien lo padece tiene la sensación de tener pequeñas partículas de sedimentos dentro del ojo que interfieren con la visión. 

Las principales causas otoñales que la incentivan pueden ser: El cambio de temperatura, la humedad en el ambiente y la exposición a los vientos fuertes.

Orzuelo

El orzuelo es otra patología común durante la época. Esta se manifiesta con la formación repentina de una pequeña carnosidad en el borde del párpado. Suele producir dolor, inflamación y enrojecimiento.

Se origina por la infección de las glándulas de Meibomio o de un folículo piloso. Dependiendo del caso, se puede presentar orzuelo interno u orzuelo externo. El primero crece por dentro del párpado, y la segunda brota visiblemente hacia afuera.

Esta afección es pasajera, suele durar alrededor de una semana. Es propensa a empeorar en épocas de estrés como el otoño, cuando se retoman las clases y las actividades cotidianas.  

Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica se caracteriza por el enrojecimiento de la córnea y se produce como reacción ante el contacto con algún alérgeno. Entre los síntomas que la acompañan están el ardor, el picor y la sensibilidad a la luz. También pueden estar presentes la hinchazón o el lagrimeo incontrolado.

Es una patología muy típica de la temporada otoñal, ya que durante esta aumenta la incidencia de la alergia a los ácaros. Las lluvias y las temperaturas suaves propician la proliferación de estos microorganismos en el ambiente.

Cualquier persona puede desarrollar una conjuntivitis alérgica porque los ácaros se transportan por el aire.

¿Cómo prevenir patologías oculares en otoño?

Ante cualquier indicio de alguna de estas patologías, lo recomendable es acudir al oftalmólogo, quien será el encargado de realizar el diagnóstico. No obstante, la mayoría de estas afecciones se pueden evitar si se cumple con ciertos cuidados al llegar el otoño.

Conservar una correcta higiene contribuirá con la eliminación de agentes que puedan traer complicaciones. Para ello, se pueden utilizar toallitas limpiadoras especiales para el área de los ojos.

Igualmente, se recomienda evitar las corrientes de aire, así como alejarse del humo de cigarrillos y otros irritantes. En días de estrés, descansar la vista y parpadear más seguido resultará beneficioso para recuperar la humedad ocular.


blefaritis-orzuelo-banoftal-salud-ocular-ojo-seco-rojo-low

Ojo seco y blefaritis: una estrecha relación

Ojo seco y blefaritis: una estrecha relación

Aunque poco se hable de ella, la blefaritis, junto al ojo seco, son de los problemas oculares más comunes entre la población. Lo que pocos saben de estos, es que guardan una estrecha relación, aunque no es que sean precisamente lo mismo.

En el caso de la blefaritis, algunos estudios han determinado que puede ser una de las principales causas del ojo seco, de allí esta relación. Vamos a hablar un poco sobre esta condición y las opciones que hay para manejarla.

 

Todo lo que se debe saber de la blefaritis

Se trata de una inflamación o infección del párpado, que a su vez causa un enrojecimiento o hinchazón en toda el área. 

La principal causa de la blefaritis es el mal funcionamiento de las llamadas glándulas de Meibomio. Estas se encuentran justo en el margen del párpado y tiene una función específica: Producir una especie de secreción que se encargue de lubricar esta zona, evitando de esta forma que las lágrimas se evaporen.

Cuando las glándulas sufren alguna obstrucción, las secreciones se estancan o acumulan y forman sustancias ácidas que causan irritación en el ojo. La respuesta será segregar proteínas y mucosas que poco a poco se irán acumulando en la zona lateral de los párpados.

Consecuencias

Podríamos decir que la blefaritis es la acumulación de bacterias. Trae diferentes consecuencias como molestias ligeras en el ojo o incluso problemas de visión bastante graves, tales como:

  • Ojo seco: El ojo afectado con blefaritis se vuelve incapaz de producir lágrimas suficientes para mantener el ojo hidratado. También puede ocurrir que las que produce no son de la suficiente calidad para cumplir con su función.
  • Chalazión: Se trata de una secreción inflamatoria con textura grasa que se genera en las glándulas de los párpados.
  • Orzuelo: Protuberancia de color rojizo, bastante dolorosa que se produce como consecuencia de la infección generada.

Como puedes ver, la relación del ojo seco y la blefaritis es más que evidente. Al haber déficit de lágrimas, la sequedad empieza a sentirse y empiezan los síntomas.

Tratamiento

A pesar de ser considerada como una condición crónica, la blefaritis puede ser controlada aplicando diferentes medidas, sobre todo higiénicas.

Entre las principales recomendaciones, destacan:

  • Limpiar los párpados con compresas calientes o toallas limpias.
  • Pomadas relajantes o antibióticas, según sea el cuadro específico de cada paciente.
  • Micro exfoliación palpebral: Se trata de una limpieza intensa y precisa. El especialista se encarga de exfoliar las pestañas y los párpados, ayudando a disolver las sustancias que provoquen la obstrucción de las glándulas.
  • Consumir mayor cantidad de Omega 3: Diversos estudios han determinado que algunos pacientes con esta condición pueden mejorar cuando aumentan el consumo de Omega 3. Esto es gracias a que las glándulas sebáceas trabajarán de mejor forma.

 Alternativa quirúrgica

Cuando los casos son mucho más complejos o severos, hay una alternativa quirúrgica que puede mejorar mucho el panorama. Además, ayudará a mejorar un poco la parte estética de la zona al mismo tiempo.

Esta operación es bastante sencilla, de tipo ambulatorio y un proceso de recuperación bastante rápido.

 


deshidratación-cómo-afecta-a-los-ojos-bañoftal

La deshidratación y cómo afecta a los ojos

La deshidratación y cómo afecta a los ojos

La deshidratación es un problema que afecta a todo el organismo. Durante el verano, debido al calor, sudamos más y perdemos más agua. Algunos de los efectos de la deshidratación son los dolores de cabeza, la somnolencia o los mareos. Sin embargo, la deshidratación también puede afectar nuestra salud ocular

deshidratación-cómo-afecta-a-los-ojos-bañoftal

Los síntomas suelen ser variados, desde la sequedad en la boca y la piel (a pesar del sudor), la sed y la alta presión arterial. En los ojos, la deshidratación se traduce en sequedad ocular, pues los ojos carecen de la lubricación suficiente en el lagrimal para mantenerse hidratados. Esto afecta también al funcionamiento de la vista. 

El Ojo Seco

La sequedad ocular u ojo seco ocurre cuando los conductos lagrimales no producen la suficiente cantidad de lubricación para mantener el ojo hidratado. También puede ocurrir que las lágrimas carezcan de algunos de los componentes que las conforman, causando que se sequen prematuramente. Esta sequedad ocular ocurre porque el cuerpo prioriza sus reservas de agua en función de la importancia de los órganos que la requieren. Si no contamos con la suficiente agua, los ojos son unos de las primeras partes del cuerpo que pierden la lubricación. 

El ojo seco causa sensación de arenilla tras el párpado, visión borrosa o enrojecimiento. 

A su vez, si utilizamos lentes de contacto, debemos tener en cuenta que estas también dependen de la hidratación de nuestros ojos, por lo que podrían secarse si sufrimos deshidratación ocular. No obstante, las lentillas con alto contenido de agua no solucionan el problema, ya que suelen ser más gruesas. La mejor opción es usar aquella que requiera menos agua. 

Visión Borrosa

La deshidratación también afecta a la visión. La fatiga ocular es una consecuencia de la falta de lubricación del párpado, que a su vez produce visión borrosa, dolores de cabeza y falta de rendimiento. La distorsión de la visión se debe a la falta de las lágrimas, ya sea por la deshidratación en sí o por estar mucho tiempo frente a las pantallas, lo que hace que parpadeamos menos. En ambos casos, es recomendable emplear gotas oftálmicas que hidraten nuestros ojos. En Bañoftal contamos con Bañoftal Ojo Seco.

No obstante, la visión borrosa no es solo un indicador de fatiga ocular, sino de otros problemas más graves, como el desprendimiento de la retina, las cataratas, la degeneración macular y la inflamación del nervio óptico, que pueden desembocar en la pérdida total de la visión. En caso de padecer visión borrosa repentina, sin ningún otro síntoma que indique deshidratación, es recomendable acudir al oftalmólogo lo más rápido posible. 

Manchas oculares

La deshidratación también puede provocar la aparición de manchas en el campo de visión, y ocurre cuando el humor vítreo (la sustancia que se encuentra dentro del ojo) se solidifica. Como la mayoría de su composición contiene agua, la deshidratación es, por tanto, una de las causas principales que provoca la aparición de las manchas en la visión, puesto que la sustancia empieza a cobrar forma sólida en algunas partes del ojo debido a la falta de agua.

Recomendaciones

  • Beber mucha agua, especialmente durante el verano. Beber agua previene las manchas oculares y elimina las toxinas de nuestro cuerpo.
  • Descansar regularmente, especialmente de la exposición a las pantallas y a la luz azul.
  • Evitar el uso excesivo del aire acondicionado o los ventiladores.
  • Utilizar gotas oftálmicas para aliviar los síntomas de la deshidratación. 

cómo-afecta-insomnio-salud-ocular-bañoftal

¿Cómo afecta el insomnio a la salud ocular?

¿Cómo afecta el insomnio a la salud ocular?

Con el calor del verano a veces resulta imposible conciliar el sueño durante la noche, y la falta de sueño puede tener consecuencias graves para todo nuestro organismo. Sin embargo, una de los sentidos más afectados por el insomnio es la vista.

cómo-afecta-insomnio-salud-ocular-bañoftal

El sueño es una de las funciones básicas que nuestro cuerpo lleva a cabo para asegurar el funcionamiento de todo nuestro organismo. Si privamos nuestro cuerpo del descanso que le corresponde, es normal asumir que nuestro cuerpo, o algunos de sus órganos, no estén en perfectas condiciones los días en los que no hemos descansado bien, y menos aún si la falta de sueño se prolonga en el tiempo.

Las ojeras, la hinchazón de los párpados, el picor y el enrojecimiento son indicadores de la falta de sueño, tanto para nosotros como para los demás.

Afecciones debidas a la falta de sueño

Estas son algunas de las consecuencias de no dormir bien:

  • Ojo rojo y sequedad ocular. La irritación y la sequedad se deben a la falta de hidratación de los ojos, porque al no dormir los mantenemos abiertos durante más tiempo. Utilizar gotas oftálmicas de efecto hidratante como Bañoftal Ojo Seco pueden ayudarnos a calmar los efectos de la sequedad ocular y disminuir la sensación de fatiga visual.
  • Fatiga visual: suele venir acompañada de dolores de cabeza y se da cuando las personas con insomnio se dedican a ocupar su tiempo durante las noches, ya sea leyendo o delante de las pantallas. Esto provoca que al día siguiente no podamos fijar la vista con la misma facilidad que si estuviéramos descansados, y nos impide trabajar con normalidad. 
  • Visión borrosa: se debe de nuevo a la falta de hidratación del ojo. En días normales, la película del lagrimal es uniforme, pero en los días de insomnio, la falta de hidratación dificulta la vista en aquellas partes del ojo que no se han hidratado correctamente. Esta afección podría estar asociada a la vista cansada, por lo que requiere visitar a un oftalmólogo en caso de que los efectos se prolonguen en el tiempo.
  • Visión doble, o diplopía: también relacionada con la sequedad ocular y compatible con el estrabismo. 
  • Sensibilidad a la luz.
  • Mioquimias, o espasmos oculares: la falta de sueño puede afectar al sistema nervioso, que controla a los músculos. Estos, a su vez, se encargan de los movimientos de nuestros ojos, por lo que sí llevamos varios días sin descansar, no es de extrañar que se descontrolen. No obstante, los espasmos oculares no afectan a la visión, por lo que son más un inconveniente que un problema a largo plazo.
  • Glaucoma: es una dolencia que ocurre cuando se ejerce mucha presión en el ojo y que puede dar como resultado ceguera a largo plazo. La falta de calidad del sueño puede ser una de los factores de riesgo del glaucoma. 
  • Ojeras: aunque no sean una dolencia, sino un síntoma de la falta de sueño, son una señal para nosotros y para los demás de que no hemos descansado. En nuestras relaciones interpersonales, las ojeras proyectan una imagen de nosotros mismos que quizá no tendríamos si hubiéramos descansado. La falta de sueño se traduce en pocos niveles de energía, y en consecuencia, esto afecta a nuestras relaciones sociales. 

Para prevenir estas dolencias, es necesario dormir al menos 7 u 8 horas en total cada noche. En caso de sufrir de insomnio prolongado, es recomendable acudir a nuestro médico para discutir las posibles soluciones. El no descansar puede causarnos consecuencias graves a lo largo del tiempo.


ojo-seco-lentillas-una-estrecha-relación-bañoftal

El ojo seco y las lentillas, una estrecha relación

El ojo seco y las lentillas, una estrecha relación 

Existen muchas causas por las que podemos tener sequedad ocular. Una de ellas es usar lentillas, aunque estas en sí no son las que nos provocan la sequedad ocular, sino que agravan las molestias del ojo seco a lo largo del tiempo. Esto se debe a que las lentillas, al ser un elemento externo, forman una separación entre el ojo y el oxígeno del aire, por lo que el lagrimal tiene más dificultades para lubricar el ojo. 

ojo-seco-lentillas-una-estrecha-relación-bañoftal

Además, las lentillas en sí necesitan agua y, cuando no la obtienen, la sacan del lagrimal. Esto nos produce la sequedad ocular, y con ella los síntomas que normalmente la acompañan: picor, hinchazón, sensación de arenilla bajo el párpado y ojos rojos. 

La sequedad ocular, además, disminuye la eficacia de las lentillas y por consiguiente también afecta a la calidad de la visión. En este artículo compartiremos algunos consejos para que podamos seguir utilizando las lentillas al mismo tiempo que tratamos la sequedad ocular.

Prevención 

Aunque padezcamos sequedad ocular, no significa que debamos dejar de emplear las lentillas. Estos son algunos consejos para paliar la sequedad ocular mientras las utilizamos:

  • Evitar usar lentillas con mucha agua, y usar en su lugar unas de hidrogel o silicona, que requieren menos agua y dejan pasar más oxígeno. Si pasa el oxígeno, el lagrimal se verá obligado a producir más agua, lo cual disminuirá las posibilidades de tener el ojo seco, o de que las lentillas nos molesten.
  • Limpiar nuestras lentes de contacto con el líquido adecuado para lentillas y tantas veces como sea necesario. La higiene ocular depende de que cuidemos nuestras lentillas, puesto que son elementos externos que entran en contacto directo con nuestros ojos. Cuidarlas es cuidar nuestra salud ocular
  • Lavarnos las manos cada vez que vayamos a ponernos las lentillas o a quitárnoslas. La higiene es fundamental para evitar enfermedades oculares. Llevarnos las manos a los ojos sin haberlas higienizado antes puede hacer que contraigamos enfermedades víricas o bacterianas, como la conjuntivitis. Además, si ya tenemos los ojos secos, y nos ponemos las lentes de contacto sin habernos lavado las manos, la falta de lubricación del lagrimal nos hace más vulnerables a estas enfermedades. 
  • Si nos exponemos constantemente a la luz de las pantallas, debemos tener en cuenta que la luz azul de estas también agravan los efectos del ojo seco. Esto, añadido a las lentillas, es una agravante. Las gotas oftálmicas especializadas pueden ayudar a calmar los efectos de la luz azul.
  • Utilizar gotas oftálmicas especialmente diseñadas para tratar la sequedad ocular y con el uso de lentillas. En Bañoftal contamos con Bañoftal Ojo Seco, pero es recomendable acudir al médico si el nuestro se trata de un caso grave.

Con todo, siempre es recomendable visitar a nuestro oftalmólogo y preguntarle qué consejos puede ofrecernos sobre nuestro propio caso individual. No obstante, debemos tener en cuenta que la prevención es, si cabe, igual de importante para mantener nuestros ojos lo más sanos posible. 


que-es-sequedad-ocular-evaporativa-banoftal

¿Qué es la sequedad ocular evaporativa?

¿Qué es la sequedad ocular evaporativa?

El ojo seco evaporativo (EDE) se encuentra dentro de las aflicciones más recurrentes del ojo. Si sentimos que nuestros párpados están hinchados y los ojos están secos y con picazón, que tienden a empeorar por las mañanas, entonces podríamos sufrir de ojo seco evaporativo o EDE. La sequedad ocular evaporativa se produce cuando las glándulas de los párpados se obstruyen y empezamos a carecer de lubricación en el ojo. Las glándulas sebáceas que recubren las esquinas o los márgenes de nuestros párpados se bloquean y hacen que las lágrimas se sequen. Las personas con diabetes o con piel grasa tienen más posibilidades de contraer esta afección, y es a su vez más común en ancianos.

que-es-sequedad-ocular-evaporativa-banoftal

Causas de ojo seco evaporativo

Las lágrimas están compuestas de aceite, agua y moco. Estas son las encargadas de crear una cubierta protectora sobre el área de los ojos, lo que provoca que esta parezca lisa y también esté protegida de las infecciones. Las lágrimas tienen que estar compuestas de estas tres cosas en su justa proporción. Cuando las glándulas de Meibomio se bloquean, la proporción de agua, aceite y moco se altera. Entonces, las lágrimas dejan de producir la cantidad precisa de aceite que impide que se evaporen. Es esto lo que causa el ojo seco evaporativo. A raíz de esto, las glándulas de Meibomio se bloquean.

Algunas causas que pueden provocar el bloqueo de las glándulas de Meibomio son:

  • Llevar lentes de contacto durante un período prolongado.
  • Trastornos de la piel, como psoriasis.
  • Medicamentos como terapia de reemplazo hormonal, antihistamínicos, antidepresivos, etc.
  • Anomalías de la salud, como diabetes, tiroiditis, artritis reumatoide, etc.
  • Alergias.
  • Cirugía ocular previa.
  • Deficiencia de vitamina A.
  • Lesión ocular.

Diagnóstico del ojo seco evaporativo

Si sufrimos irritación ocular, o si notamos que la visión se está volviendo borrosa, es recomendable contactar con el médico.  Si es necesario, el médico general nos derivará a un oftalmólogo. Acto seguido, se realizarán algunas pruebas para saber si hemos contraído ojo seco evaporativo. Estas pruebas miden el volumen y la calidad de las lágrimas. Algunas de estas pruebas incluyen:

  • Los tintes se intercalan con gotas oculares para contribuir a ver la área del ojo y medir la agilidad de evaporación de las lágrimas.
  • Una lámpara de hendidura, que es una fuente de luz fuerte y de baja capacidad. Después, el médico utilizará un microscopio para ver la área del ojo.
  • La prueba para medir el volumen de las lágrimas se conoce como la prueba de Schirmer. En esta prueba, se colocan tiras de papel secante debajo de los párpados inferiores para medir la proporción de humedad que se produce después de cinco minutos.

Tratamiento del ojo seco evaporativo

El tratamiento del ojo seco evaporativo dependerá de si existe o no una causa sistémica subyacente de sus síntomas. Entre otras cosas, si un medicamento que estamos tomando nos está ocasionando ojo seco evaporativo, el nuestro médico podría sugerirnos un medicamento alternativo. Si se sospecha un trastorno como el síndrome de Sjögren, entonces se nos recomendará un experto para llevar a cabo otro tipo de tratamiento.

La incorporación de ciertos hábitos a nuestro día a día, como limpiar las lentes de contacto con una solución diferente o utilizar un humidificador para añadir humedad al aire pueden aliviar los síntomas del ojo seco evaporativo. Una compresa caliente sobre los párpados dos veces al día también nos ayudará a soportar el bloqueo moderado de las glándulas de Meibomio que nos causa la sequedad. Sugerimos también el uso de las gotas oculares y lágrimas artificiales para mantener húmedos nuestros ojos y aliviar los síntomas. Nosotros recomendamos Bañoftal Ojo Seco.


mascarillas-ojo-seco-evaporativo-banoftal

El uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo

El uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo

Según ha alertado el Consejo General de Farmacia (CGF), los casos de ojo seco se han incrementado en nuestro país durante la crisis sanitaria producida por el COVID-19. Aunque algunos motivos de este crecimiento son el aumento de ciertas actividades diarias, como el teletrabajo, lo cierto es que el uso de mascarillas y el ojo seco evaporativo están fuertemente relacionados.

mascarillas-ojo-seco-evaporativo-banoftal

Qué es el ojo seco evaporativo

Cuando hablamos de ojo seco, nos referimos a una afección ocular que llega a afectar a un tercio de la población española. Dicha afección puede clasificarse en dos tipos distintos: el conocido como ojo seco acuodeficiente y el ojo seco evaporativo.

Este último suele producirse debido a una disfunción de las glándulas de meibomio. Estas están localizadas en el borde de los párpados, y son las encargadas de segregar lípidos para que protejan a las lágrimas de una evaporación demasiado temprana.

Por lo general, una causa bastante habitual del ojo seco evaporativo puede ser una exposición directa del ojo a una corriente de aire. La falta de parpadeo puede ser otro motivo bastante común.

Síntomas más comunes

Según los oftalmólogos, esta modalidad de sequedad ocular puede manifestarse mediante los siguientes síntomas:

  • Irritación en el ojo.
  • Enrojecimiento.
  • Picor, escozor o sensación de arenilla.
  • Picor.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Visión borrosa.

¿Por qué la mascarilla contribuye a su aparición?

Como ya hemos mencionado, una corriente de aire, como la producida por el aire acondicionado, puede provocar que las lágrimas, que son las encargadas de proteger, limpiar e hidratar el ojo, se evaporen antes de tiempo y así no puedan cumplir su cometido con total eficacia.

Cuando llevamos puesta una mascarilla, el aire que expulsamos al respirar no sale con normalidad. Lo común es que salga hacia abajo, si exhalamos por la nariz, o hacia delante, si lo hacemos por la boca. Con la mascarilla, no obstante, este aire suele quedar retenido en su interior, por lo que es fácil que salga por la parte superior. Es decir, justo debajo de los ojos. Se trata, pues, de una continua corriente de aire que, a la larga, nos puede producir este tipo de sequedad ocular.

Consejos para evitar sufrir ojo seco evaporativo debido a la mascarilla

Aunque queda demostrado que la mascarilla, tras llevarla de un modo prolongado y continuado, puede ser un problema para nuestros ojos, lo cierto es que su uso sigue resultando esencial para prevenir la transmisión del coronavirus, especialmente en interiores. Por eso, si lo que queremos es reducir el riesgo de sufrir esta afección, los especialistas dan los siguientes consejos:

  1. Elegir una mascarilla con alambre nasal flexible. Además, hemos de cuidar la forma que adaptamos el alambre. Lo ideal es ajustarlo todo lo posible para evitar que el aire exhalado elija ese camino para salir.
  2. Descansar de su uso cada ciertas horas. Siempre que sea posible, será recomendable quitarse la mascarilla para respirar con normalidad.
  3. Aplicar gotas lubricantes. Haciendo esto de forma periódica ayudaremos a mantener la hidratación del ojo.
  4. Parpadear con más frecuencia. Esto ayudará a estimular nuevas lágrimas de forma natural.

sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

Sequedad ocular y calefacción, una estrecha relación

El síndrome del ojo seco es uno de los más frecuentes que se presenta en el invierno. Debido a la baja humedad en el ambiente, se evapora con más facilidad la película lagrimal que lubrica la superficie ocular. Esta dolencia se ve empeorada por el aire expulsado por los sistemas de calefacción

A continuación, te presentamos recomendaciones relacionadas con la calefacción para prevenir la sequedad ocular 

sequedad_ocular_calefaccion_banoftal_gotas_ojoseco
La sequedad ocular se ve agravada con la calefacción en invierno.

Síntomas de la sequedad ocular

Cuando sientas las siguientes dolencias, es posible que la sequedad del ambiente esté ocasionando desequilibrios en la lubricación de tu ojo. 

  • Inflamación de los párpados
  • Sensación de sequedad y de arenilla 
  • Visión borrosa 
  • Picor
  • Fatiga visual 
  • Fotofobia
  • Dolor
  • Exceso de lagrimeo
  • Ojos rojos

El aire expulsado por el sistema de calefacción reduce la lubricación de las capas de la película lagrimal. Esta sustancia es secretada por las glándulas de meibomio en los párpados y aumenta la evaporación de la lágrima. El ojo queda expuesto, recibe el roce de los párpados y hace que se sienta como arenilla.  

Otros factores que influyen en esta dolencia son la exposición prolongada frente a pantallas de PC, móviles y tabletas. Igualmente, los desequilibrios en ciclos hormonales, cirugías refractivas, el uso sin descanso de las lentillas favorecen el síndrome de ojo seco.  

En los casos en los que sientas dolencias leves de sequedad de los ojos, se recomienda el uso de gotas oftalmológicas. Estos productos ayudan al aumento natural de la lubricación. No obstante, si observas que este síndrome se presenta con mayor frecuencia e intensidad, debes acudir al oftalmólogo para descartar una patología subyacente. 

El tratamiento de la sequedad ocular varía de acuerdo a su causa: Por condiciones climáticas o ambientales, por infecciones, por desequilibrios hormonales, por uso inadecuado de las lentillas, etc.  

Cómo prevenir la sequedad ocular

Es importante seguir cuidados de higiene visual para prevenir el ojo seco, infecciones y queratitis. Uno de ellos es evitar frotarse los ojos con brusquedad o hacerlo con las manos sucias. Otro es dejarse cosméticos por mucho tiempo en el párpado y en las pestañas.  

Los sistemas de calefacción, sobre todo, los que expulsan aire caliente, resecan el ambiente. Al utilizar estos sistemas en casa o en la oficina en invierno, debes seguir estos cuidados para prevenir el síndrome del ojo seco

  • Toma descansos mientras trabajas frente al ordenador
  • Ventila con frecuencia los dormitorios que utilizan calefacción
  • Utiliza humidificadores para evitar los índices altos de sequedad en el ambiente
  • Instala sistemas de calefacción que trabajan con radiadores de agua caliente. Estos resecan menos que los impulsados por aire acondicionado
  • Usa con frecuencia soluciones oftalmológicas hidratantes.
  • Evita exponerte directamente frente al aire caliente
  • Utiliza en menor medida las lentes de contacto.

También es importante cuidar tu alimentación e incorporar comestibles ricos en ácidos grasos omega 3, como frutos secos y pescado. También es aconsejable que evites el tabaquismo. Es recomendable visitar al oftalmólogo de forma preventiva una vez al año para descartar anomalías visuales que pudieran ocasionar la sequedad en los ojos. 

Si después de aplicar estas recomendaciones los síntomas persisten, debes acudir al oftalmólogo.

Cuidados para evitar la sequedad ocular en invierno 

En esta estación del año solemos pasar más tiempo en nuestras casas y oficinas frente a las pantallas digitales. Por eso, hay un aumento significativo de casos del síndrome del ojo seco y de fatiga visual, especialmente si en estos lugares cerrados están encendidos los sistemas de calefacción.   

Para disminuir el riesgo de padecer estos síntomas, es importante beber por lo menos 8 vasos de agua al día. También puedes usar soluciones oftalmológicas como las que te propone Bañoftal e instalar humificadores en estos espacios.  


Ojo seco

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

Son muchos los problemas que dañan el bienestar de nuestros ojos y uno de los mas comunes es el síndrome del ojo seco. Esta dolencia afecta mayormente a las personas adultas. Conocer más sobre esta enfermedad, desde sus causas y síntomas, puede ayudarnos a saber cómo tratarla de forma correcta. De esta forma, podremos mejorar la salud ocular.

Una molestia muy común

El síndrome de ojo seco es un problema oftalmológico que afecta a gran parte de la población adulta. Provoca alteraciones en la lágrima y la superficie ocular de los ojos, lo que genera molestias y problemas visuales.

Aunque no sea una enfermedad grave, si no la tratamos de la manera correcta se pueden producir complicaciones irreversibles. Por citar algunas, podría derivar en hiperqueratosis conjuntival o elastosis corneal.

Este problema no tiene cura. Los tratamientos son sintomáticos y su uso dependerá de los cambios que provoquen en los ojos.

Los síntomas del síndrome son secundarios. Se producen por: 

  • Alteración en la hidratación de la conjuntiva y la córnea.
  • A causa de la inestabilidad de la lágrima.
  • Por el aumento de la osmolaridad lagrimal.
  • Por inflamación.

Entre los síntomas mas comunes se encuentra: Escozor y quemazón ocular, picor, sensación de cuerpo extraño, visión borrosa y molestias inespecíficas que dependerán de cada paciente. También hay algunos signos de ojo seco a tener en cuenta, como la queratitis corneal, la cual afecta la zona inferior o total del ojo.

¿Qué provoca el síndrome del ojo seco?

Las causas del ojo seco son varias. Dependiendo de cuales sean, se puede clasificar el síndrome en dos grupos: 

  • El primero es el ojo seco cualitativo o xeroftalmia. Se produce por la blefaritis posterior, por hipovitaminosis A y por la formación de cicatrices en la conjuntiva, como quemaduras o tracoma.
  • También está el síndrome del ojo seco hiposecretor o queratoconjuntivitis seca. En este caso, existe un déficit de producción de la película lagrimal. Se puede producir por vivir en climas muy secos, por la edad, por linfomas o por el síndrome de Sjögren.

El síndrome del ojo seco se produce en adolescentes de 18 años en adelante, así como en adultos de 50 años. Es más propenso a aparecer en mujeres que en hombres.

Bañoftal, la opción de confianza 

Bañoftal dispone de productos elaborados con ingredientes de origen natural y biocompatibles. Ofreciendo soluciones oftálmicas innovadoras, sin efectos secundarios y fáciles de usar.

En Bañoftal conocemos la importancia de la salud ocular para nuestras actividades diarias. Por eso, desarrollamos Bañoftal Ojo Seco, la fórmula más innovadora para el ojo seco, irritado o rojo.

El síndrome de ojo seco es un problema bastante común que puede afectar nuestra visión y bienestar. Por eso, debemos actuar de manera precisa con productos específicos de alta calidad.