La importancia de proteger los ojos del sol para disponer de una buena salud ocular. Recomendación de Bañoftal, expertos en salud ocular.

¿Cómo afecta el sol a los ojos y cómo debemos protegernos?

¿Cómo afecta el sol a los ojos y cómo debemos protegernos?

Diariamente, estamos expuestos a la luz del sol y los ojos son órganos muy sensibles a las radiaciones solares. De hecho, los rayos ultravioletas podrían afectar directamente la visión, provocando daños en las capas oculares. 

La exposición dependerá de las condiciones atmosféricas y las actividades al aire libre que se realicen, sobre todo, en primavera y verano. Por este motivo, las gafas de sol se convierten en el aliado perfecto para conservar salud ocular y prevenir la aparición de determinadas enfermedades de los ojos.

¿Por qué es importante usar las gafas de sol para mantener la salud ocular?

La actividad a desarrollar, el lugar, la duración y la hora del día en que se va a ejecutar esta son factores muy importantes que se deben tener en cuenta para proteger nuestros ojos de los efectos nocivos del sol

Las condiciones atmosféricas influyen considerablemente en la cantidad de rayos UV que recibimos. Por eso, utilizar gafas durante todo el año cuida y protege los ojos style="font-weight: 400;">. Recuerda que la exposición prolongada sin precaución puede causar dolor de cabeza, ojos irritados, secos y dificultad de concentración.

¿Qué condiciones debe cumplir una gafa de sol para cuidar la salud visual?

Para proteger los ojos de la radiación solar es necesario elegir las gafas adecuadas. Te sugerimos considerar los siguientes requisitos:

  • Comprobar que tienen el marcado CE.
  • Escoger el tipo de filtro solar.
  • Conjugar el color con la capacidad de absorción.
  • Solicitar asesoría de personal cualificado.
  • Preferir gafas en función del filtro de absorción y no por el aspecto.
  • Elegir el color en función del uso. Cada color ofrece características visuales diferentes.

¿Qué categoría elegir para que la gafa de sol proteja la salud ocular?

La selección de las gafas para la protección y cuidado óptimo de la salud ocular debe estar orientada en función a la exposición, tiempo y actividad a realizar. Estas se clasifican en:

  • Categoría 0: Reducen hasta un 20% luz visible. Son gafas muy claras para ser utilizadas a diario, en interiores, de noche y aptas para la conducción.
  • Categoría 1: Reducen la luz entre un 20 y 57%. Suelen ser ligeramente coloreadas y se usan en contextos lumínicos leves. Son ideales para actividades al aire libre y zonas urbanas.
  • Categoría 2: Reducen la luz entre un 57 a 82%. Son medianamente coloreadas y se emplean para deportes al aire libre.
  • Categoría 3: Reducen la luz de un 82 a un 92% gracias al tinte de sus lentes. Su uso es ideal para condiciones de luminosidad alta. Se usan para deportes en zonas de mucho sol.
  • Categoría 4: Reducen la luz de un 92 a un 98%. Son ideales para realizar actividades en alta montaña, esquí y deportes acuáticos intensos donde la incidencia del sol es extrema.

¿Cómo cuidar nuestros ojos ante exposición solar?

    • Es importante utilizar las gafas de sol aunque el día esté nublado. Recuerda que las nubes dejan pasar el 90% los rayos UV.
    • Prestar especial atención a la protección de los ojos frente al sol. Necesitan una mayor protección a horas centrales del día
    • Las gafas de sol para conducir no deben absorber más del 20% luz visible. Debes prevenir la pérdida de visibilidad en espacios cerrados.
    • Dale prioridad a las gafas de sol con lentes polarizadas para realizar actividades en playa, montaña o nieve.
    • Las personas de piel clara deben extremar las precauciones para proteger los ojos del sol. Estos tienen una pigmentación menor en la retina y por lo tanto son más vulnerables.
  • Utilizar lágrimas artificiales para aliviar las molestias de la sequedad ocular producida por el sol

 


Irritación ocular en verano

Irritación ocular en verano

Irritación ocular en verano

Durante el verano son varios los factores que incrementan los riesgos de patologías y/ o molestias en los ojos. La prolongada exposición al sol, los aires acondicionados, los baños en las piscinas y en el mar, son los responsables de que haya una notable incidencia de conjuntivitis y queratitis, sobre todo en personas mayores y niños.

Eso significa que si hay una estación en la que debe tenerse un especial cuidado de los ojos, es el verano. Por supuesto que en todo el año la salud visual es importante y necesaria, pero en el verano deben tomarse más precauciones y cuidados.

Irritación ocular en verano
Irritación ocular en verano

Cómo cuidar los ojos en verano

Por lo general cuando se habla de verano, la mayoría de las personas que se disponen a disfrutar de sus vacaciones piensan, y con mucha razón, en el cuidado de la piel. Pero se olvidan con frecuencia que los ojos deben cuidarse con el mismo esmero.

Para esto es indispensable seguir una serie de recomendaciones para mantener una adecuada salud ocular:

Usar gafas de sol

Usarlas en todo momento de exposición solar, y eso incluye a los niños de todas las edades. Lo ideal es que estén homologadas y adquiridas en tiendas especializadas como ópticas y farmacias. Las homologadas tienen los filtros que bloquean la radiación ultravioleta. Y es mucho mejor si además de las gafas adecuadas se usa sombrero, gorro o visera.

No exponerse al sol demasiado tiempo

Es lógico que muchas personas quieran tener una piel bronceada y llamativa, pero la inmoderada exposición del sol, aparte de daños a la piel, aun con la aplicación de protectores, también afecta a los ojos.

Usar gafas de baño

Deben usarse tanto en el mar como en la piscina para evitar el contacto con ciertos agentes contaminantes, como bacterias, virus y hongos, y con irritantes, como el cloro.

Evitar la sequedad ocular

Dado que en verano se pasa más tiempo en ambientes con aire acondicionado, se aumenta la posibilidad de padecer de ojo seco. A eso se suma que el calor y la baja humedad resecan los ojos por una mayor evaporación de las lágrimas.

Por eso debe mantenerse la temperatura de los aires acondicionados entre 21 y 25 grados, y usar lágrimas artificiales y colirios con regularidad.

Lavarse las manos con frecuencia

Puesto que se está más tiempo expuesto a ciertos agentes que pueden ser irritantes y contaminantes, como el agua de las piscinas o la misma arena de la playa, el lavado de las manos es fundamental, sobre todo en los niños.

Siguiendo estas recomendaciones se garantiza mantener una adecuada salud ocular para disfrutar del verano plenamente. Se recomienda, en caso de que las molestias persistan a pesar de la aplicación de estas medias, acudir siempre al médico.

¿Qué hacer ante problemas oculares en verano?

Es importante incluir en el equipaje gafas, viseras, gotas oculares lubricantes, descongestionantes y calmantes para proteger los ojos de la irritación.

No obstante, si llegan a presentarse algunas molestias a pesar de todas las precauciones, no están de más algunas indicaciones:

  • En caso de irritación de los ojos por el cloro de la piscina, también llamada conjuntivitis irritativa, se recomienda acudir a la farmacia para que nos aconseje algun tratamiento ocular descongestionante para eliminar el ojo rojo y el picor, y lágrimas artificiales para aliviar el ojo de la sequedad producida por la irritación.
  • En caso de conjuntivitis infecciosas por hongos o bacterias, es necesario acudir al médico para que prescriba el colirio antibiótico para eliminar la infección y limpiar los ojos con un baño oftálmico para aliviar los síntomas y mantener una adecuada higiene que evite una mayor proliferación.
  • Si existe una lesión corneal debido a una prolongada exposición al sol, es importante acudir al médico para que nos prescriba algun ungüento a base de vitamina B12 que nos ayude  a acelerar la cicatrización de la herida producida y reducir el daño.
  • Por ojo seco o irritación en los ojos, debe usarse lágrimas artificiales para aliviar la irritación o sequedad.

Finalmente, si entra algún cuerpo extraño en el ojo, como los granitos de la arena de la playa, o alguna brizna de polvo, es importante realizarse baños oftálmicos con alguna solución estéril que nos limpie, descongestione y calme.