Temblor ocular, o por qué a veces nos tiemblan los ojos

Los ojos son órganos sensoriales de extrema importancia que forman parte del complejo sistema visual. A través de ellos, una persona puede ver todo lo que está a su alrededor y tener una percepción individual del entorno.

Un síntoma que podría aparecer en determinado momento y de manera involuntaria es el temblor ocular. Pero, ¿por qué nos tiemblan los ojos a veces?, ¿cuáles son las principales causas de esta condición?, ¿qué hacer al respecto? En las siguientes líneas respondemos a todas estas cuestiones.

temblor-ocular-o-por-que-a-veces-nos-tiemblan-los-ojos-bañoftal

El temblor ocular

El temblor ocular, también conocido como tic en el ojo o mioquimia orbicular, consiste en una serie de espasmos. Estos se producen de forma repetitiva y rítmica en los músculos que rodean el ojo. En otras palabras, una anomalía en la función del párpado. El temblor en el ojo suele ser muy molesto y se manifiesta sin previo aviso. 

Se recomienda consultar a un especialista en oftalmología en caso de que los síntomas no desaparezcan después de una semana. Igualmente, es preferible consultar si los espasmos consiguen cerrar por completo el párpado o que afecte alguna otra parte del rostro.

Principales causas de los espasmos involuntarios en el ojo

Las causas más comunes de un espasmo ocular tienen que ver con:

  • La deficiencia de determinadas vitaminas o minerales.
  • El consumo excesivo de alcohol, cafeína u otras bebidas estimulantes.
  • El abuso de las pantallas. La exposición prolongada a diferentes dispositivos como el ordenador, el televisor, la tablet o incluso el smartphone, en poco tiempo pasan factura. En estos casos, la fatiga ocular se hace presente.
  • El descanso inadecuado o pocas horas de sueño.
  • La sequedad ocular podría provocar la irritación de la zona y, en consecuencia, el parpadeo involuntario.
  • Altos niveles de estrés, ansiedad o angustia.
  • Algunos trastornos del sistema nervioso producen contracciones más intensas hasta el punto de cerrar en su totalidad el párpado. A esto último se le conoce como blefaroespasmo.
  • Las alergias a veces generan lagrimeo, picor o enrojecimiento. En tales circunstancias, es común frotar el ojo. Esto provoca la liberación de histamina hacia su interior y la aparición del posible espasmo.
Te puede interesar  ¿Cómo afecta la luz azul a tus ojos?

¿Se puede prevenir el temblor en el ojo?

Para evitar los movimientos involuntarios es necesario proteger y cuidar el ojo. Seguir estas recomendaciones puede ser muy útil:

  • Descansar suficiente. Dormir unas 8 horas al día.
  • Evitar la alta exposición a pantallas. La luz que irradian estos dispositivos son perjudiciales para la salud ocular. Realizar pausas para descansar tras unos 60 minutos de exposición.
  • Mantener lubricado el ojo con lágrimas artificiales o soluciones naturales que impidan la sequedad ocular.
  • Hacer un buen uso de las lentillas y no exceder el número de horas diarias sugeridas.
  • Evitar situaciones estresantes. Controlar la ansiedad a través de distintas técnicas de relajación, practicar algún deporte o cualquier otra actividad que propicie el bienestar.
  • Limitar el consumo de cafeína, tabaco, alcohol o diferentes sustancias estimulantes.

Una buena salud ocular, la clave.

Durante los últimos 75 años, en Bañoftal hemos trabajado e investigado para ofrecer soluciones oftalmológicas de alta calidad. Fórmulas naturales que contribuyen a mantener la higiene ocular y combatir el ojo seco, irritado o cansado.

Y es que mantener una buena salud ocular es esencial para ver la vida de la mejor forma.